Conducto deferente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Conducto deferente
Gray1149.png
Sección vertical del testículo, conducto deferente (ductus deferens) etiquetado a la derecha.
Latín [TA]: ductus deferens
(plural: ducti deferentes)
TA A09.3.05.001
Arteria Arterias vesicales superiores, arteria del conducto deferente
Linfa Ganglios linfáticos ilíacos externos, ganglios linfáticos ilíacos internos
Precursor Conducto de Wolff
Enlaces externos
Gray Tema #259 1245
MeSH Vas+Deferens
[editar datos en Wikidata ]

Los conductos deferentes constituyen parte de la anatomía masculina de algunas especies, incluyendo la humana. Son un par de tubos musculares rodeados de músculo liso, cada uno de 35 a 45 cm aproximadamente, que conectan el epidídimo con los conductos eyaculatorios intermediando el recorrido del semen entre éstos.

Durante la eyaculacion los tubos lisos se contraen, enviando el semen a los conductos eyaculatorios y luego a la uretra, desde donde es expulsado al exterior.

La vasectomía es un método de anticoncepción mediante el cual se cortan los conductos deferentes.

Los conductos deferentes se encuentran en el interior del cordón espermático. El cordón espermático es la estructura que pasa por el conducto inguinal masculino y, en su desarrollo embriológico como gubernáculo, hace que los testículos desciendan hacia una "bolsa" llamada escroto.

Además de tener en su interior al conducto deferente, posee múltiples estructuras neurovasculares.

El cordón espermático está compuesto por tres capas o fascias:

  1. Fascia espermática externa: proveniente de la aponeurosis del músculo oblicuo externo.
  2. Fascia cremastérica: proveniente de la aponeurosis del músculo oblicuo interno.
  3. Fascia espermática interna: proveniente de la aponeurosis del músculo transverso del abdomen.

El cordón espermático puede no cerrarse o hacerlo de una forma incompleta en el desarrollo embriológico, ocasionando así "hidrocele", lo cual puede corregirse con el tiempo, pero a pesar de eso, representa un futuro riesgo de que ese niño en la etapa adulta forme una hernia indirecta (hernia lateral a los vasos epigástricos inferiores).

La hernia directa por otro lado se desarrolla en el Triángulo de Hesselbach, ubicado medial a los vasos epigástricos, superior al ligamento inguinal y lateral al músculo recto del abdomen y al músculo piramidal.[1]

Referencias[editar]

  1. Richard L. Drake; ,Wayne Vogl, Adam W. M. Mitchell. «Gray anatomía para estudiantes» pág. 408 págs. 1030. Google Books. Consultado el 22 de octubre de 2010.