Condado de Huelva

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Condado de Huelva
Región vitivinícola de España
DO Condado de Huelva location.svg
Localización de la zona de producción.
Datos generales
Tipo apelativo Denominación de origen
Situación Andalucía
Viñedos 3.223 ha. (2010)[1]
Designación oficial 1932[2]
Sede Bollullos Par del Condado
Producción
Variedades aptas Zalema, Palomino Fino, Listán B, Garrido Fino, Moscatel de Alejandría, Pedro Ximénez
Viticultores 1.899 (2010)[1]
Producción 115.497 hl (2010)[1]
Bodegas 36 (2010)[1]
Fuente Fuente: MAPA
Sitio web

Condado de Huelva es una denominación de origen vinícola española que ampara legalmente la crianza y comercialización de los vinos producidos en los municipios andaluces de la comarca de El Condado de Huelva, zona vitivinícola localiza en el sureste de la provincia de Huelva y cuyo nombre histórico es Condado de Niebla. Produce los conocidos como Vinos del Descubrimiento de América.

La zona vitivinícola que actualmente ampara las denominaciones de origen Condado de Huelva y Vinagre del Condado de Huelva abarca a 18 términos municipales: Almonte, Bollullos Par del Condado, Beas, Bonares, Chucena, Gibraleón, Hinojos, La Palma del Condado, Lucena del Puerto, Manzanilla, Moguer, Niebla, Palos de la Frontera, Rociana del Condado, San Juan del Puerto, Trigueros, Villalba del Alcor y Villarrasa. Según el Consejo Regulador, todos estos municipios son aptos para la producción de uva de las variedades autorizadas.

Por otra parte, la zona de crianza y envejecimiento de los vinos amparados por estas DD.OO. comprende tan sólo los términos de Almonte, Bollullos Par del Condado, Chucena, La Palma del Condado, Manzanilla, Moguer, Rociana del Condado, San Juan del Puerto y Villalba del Alcor.

La superficie protegida es de, aproximadamente, 6.000 ha, con una producción media de uva de 40 millones de kg (400.000 Qm.) equivalente a unos 320.000 hl de mosto. El número de viticultores en la zona de producción –socios cooperativistas e independientes– es, aproximadamente, de 3.100.

El entorno[editar]

El viñedo de la zona amparada por estas DD.OO. se extiende sobre terrenos llanos o ligeramente ondulados. En general, son suelos neutros o ligeramente básicos, francos y de fertilidad media, con zonas de insuperable calidad para el cultivo de la vid. La altitud media de los viñedos es de 25 metros, los suelos son arenosos con alto contenido en cal.

En cuanto al clima, el Condado de Huelva goza de unas condiciones ideales para el cultivo de la vid; benigno en invierno y primavera y con veranos largos y cálidos de evidente influencia atlántica, con una temperatura media anual en la comarca de 18 °C, una humedad relativa oscilante entre el 60% y el 80% y un nivel de precipitaciones de 700 mm anuales de media.

El Condado de Huelva abarca una amplia comarca situada al sureste de la provincia de Huelva y que limita: al norte, con la comarca de El Andévalo; al sur, con el océano Atlántico; al este, con las provincias de Cádiz y Sevilla; y al oeste, con la capital onubense. Se extiende por la llanura del bajo Guadalquivir, desde la divisoria de aguas que marca su afluente, el Guadiamar, hasta la ría del Tinto. Tierras que constituyen el entorno del Parque Nacional de Doñana.

Historia[editar]

El inicio fehaciente y documentado de la historia del cultivo de la vid por esta zona onubense denominada El Condado hay que fecharlo en el siglo XIV, si bien existen legendarias referencias de los intercambios llevados a cabo entre los tartesos y los griegos, de partidas enviadas a Roma y de la tolerancia de los musulmanes con el cultivo y elaboración del vino.

La repoblación que se inicia en Andalucía tras la Reconquista hace que en el siglo XIV comience a cultivarse la viña en el Condado de Niebla, origen de la actual comarca. El maestre de la Orden de Calatrava, Don Juan Mestre, fue repoblador de Villalba del Alcor en 1327. Ocho años más tarde, el maestre dona a Don Romero Díaz cien aranzadas de montes jarales para que en el plazo de un año lo descuajara, rozara y plantara de viñas. Dado el trabajo excesivo encomendado, se le conceden a Romero nuevos plazos y la autorización para que las tierras pudieran ser cultivadas por colonos. Es a partir de aquí cuando comienza la progresiva y actual riqueza del Condado.

Durante todo el siglo XIV, los pueblos de la comarca aumentan su importancia tanto social como económica. Tal es el grado de calidad y volumen de la producción de vinos que la ciudad de Sevilla –que se extendía hasta el municipio de Manzanilla– se ve obligada a aprobar nuevas ordenanzas proteccionistas del vino para salvaguardar su mercado. Sin embargo, dado el prestigio e impulso de los caldos de Bollullos, Villalba, Almonte y La Palma, éstos siguieron comercializándose en el mercado sevillano. En el siglo XV continúa la época de esplendor. Las zonas de cultivo crecen, se cuidan y mejoran las técnicas de crianza y el vino de Manzanilla desplaza al exportado en rama. Desde los puertos de Palos de la Frontera y Moguer salían los vinos más solicitados, de “romania” y los vinos de Manzanilla, hacia Inglaterra y Países Bajos. Y, sin duda, de estos puertos zarparon estos vinos, y posteriormente, sus cepas, hacia el Nuevo Mundo pues muchos de los descubridores que acompañaron a Colón en su aventura eran de estos pueblos.

Los vinos del Descubrimiento de América[editar]

Existen documentos que fechan en enero de 1502 la salida de la primera partida de vinos –concretamente de Villalba del Alcor– hacia las Indias, llegando en realidad a América. Esta partida sumó la cantidad total de 1.422 maravedíes y partió de Sevilla en la misma flota en la que viajaba hacia La Española frey Nicolás de Ovando. La tradición exportadora de la comarca se prolongó durante varios siglos, alcanzando su máximo esplendor en el siglo XVI.

La segunda mitad del siglo XVIII es el punto de inicio del decaimiento de este comercio vinatero con las Indias desde el puerto de Sevilla, debido al traslado de la Casa de la Contratación a Cádiz. Los vinos del Condado se trasladan a los puertos de Cádiz, Puerto Real, Puerto de Santa María y Sanlúcar –llegando a esta última sobre todo vinos manzanilla–, desde donde parten a América.

El final del siglo se caracteriza por el inicio de la afluencia e instalación de familias vinateras riojanas en la comarca –entre ellas la de Juan Ramón Jiménez– quienes devolvieron de nuevo el esplendor a esta zona durante el siglo XIX. Sin embargo, a finales de éste, una plaga de filoxera trajo de nuevo la decadencia de la comarca prolongándose hasta, aproximadamente, los años 20 del siglo pasado.

Con la introducción de portainjertos resistentes comienza la recuperación pero los vinos de esta zona habían perdido el prestigio de siglos anteriores y pasaron a abastecer todo el territorio nacional hasta bien entrado el siglo XX.

No obstante, conscientes de la necesidad de producir y elaborar con criterios de calidad e intentar recuperar el esplendor de antaño, se crea la Denominación de Origen Huelva el día 10 de mayo de 1962 y, por Orden del Ministerio de Agricultura, se aprueba, en 1963, el Reglamento de la Denominación de Origen Condado de Huelva, que aúna a todos los sectores comprometidos en la gran empresa de redescubrir al mundo la excelencia de los Vinos del Descubrimiento.

Un paso más en el reconocimiento de la calidad y tradición vitivinícola del Condado de Huelva es la recientemente creada Denominación de Origen Vinagre del Condado de Huelva, aprobada por Orden de la Consejería de Agricultura y Pesca el 31 de julio de 2002. En esta fecha también se ordena el nuevo Reglamento de la D.O. Condado de Huelva y de su Consejo Regulador, que nació hace más de 40 años y que ahora velará por la calidad de ambas denominaciones

Variedades de uva[editar]

Las variedades de vid cultivadas en esta comarca y autorizadas para la elaboración de vinos protegidos por las Denominaciones de Origen Condado de Huelva y Vinagre del Condado de Huelva son: Zalema, Palomino Fino, Listán de Huelva, Garrido Fino, Moscatel de Alejandría y Pedro Ximénez.

La primera de éstas, la Zalema, es la vinífera que predomina en los viñedos de la zona, con un 86% del total plantado.

Respecto a los sistemas de plantación existentes, predominan las plantaciones en forma de cepas bajas con una densidad máxima de 2.500 cepas/Ha. Para las plantaciones alambradas en espaldera, el máximo autorizado es de 3.000 cepas/Ha. En cuanto al sistema de poda en el Condado de Huelva, el realizado tradicionalmente es el denominado poda en vaso, y si la variedad a podar es la Palomino Fino o Listán de Huelva, el sistema empleado es el de vara y pulgar.

Tipos de vino[editar]

Los tipos y características de los vinos amparados por la Denominación de Origen «Condado de Huelva», son los siguientes:

  • Blancos: graduación alcohólica volumétrica natural mínima de 10 por 100.
    • Condado de Huelva joven: vinos jóvenes, muy pálidos, de aroma afrutado y con una graduación alcohólica adquirida comprendida entre 10 por 100 vol. y 12 por 100 vol. y sometidos en su elaboración a un riguroso control de la temperatura de fermentación, que en ningún caso es superior a 20.o C.
    • Condado de Huelva: vinos con graduación alcohólica adquirida comprendida entre 10 por 100 vol. y 14,5 por 100 vol., de fermentación tradicional
    • Condado de Huelva tradicional: son lo vinos Condado de Huelva sometidos a un proceso de envejecimiento tradicional, de un año.
  • Generosos: graduación alcohólica volumétrica natural mínima de 10,5 por 100 vol.
    • Condado Pálido: vino pálido, de color amarillo, seco, levemente amargo, ligero y fragante al paladar, y con una graduación alcohólica adquirida comprendida entre 15 por 100 a 17 por 100 vol.
    • Condado Viejo: vino de mucho cuerpo, lleno y aterciopelado, aromático, seco o abocado (en cuanto a contenido en azúcares), de color ámbar, con graduación alcohólica comprendida entre 15 por 100 y 22 por 100 vol.
  • Generosos de licor: vinos de graduación alcohólica adquirida, comprendida entre 15 por 100 y 22 por 100 vol., siempre que el grado volumétrico total no sea inferior a 17,5 por 100 vol., y que están sometidos a proceso mínimo de crianza de dos años y tradicionalmente comercializados como «paledry», «medium», «cream» y «pale cream».

Los vinos generosos están sometidos a proceso de crianza mínima de tres años biológica o «en flor» en los Condado Pálido y oxaditiva o biológica, o ambas en los Condado Viejo. También pueden utilizarse los nombres conocidos en el mercado mundial que hagan referencia a algunas de las cualidades organolépticas de estos vinos, como pálido, seco, oscuro, dulce, etc., en cualquier idioma.

Añadas[editar]

Añada 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004
Calificación Buena Buena Buena Buena Regular Buena Buena Buena Buena Muy Buena Excelente Muy Buena Buena Buena Muy Buena

Bodegas[editar]

Las normas recogidas en el Reglamento de las Denominaciones de Origen Condado de Huelva y Vinagre del Condado de Huelva establecen que sólo puede aplicarse esta denominación a los vinos y vinagres procedentes de bodegas inscritas en los registros correspondientes y que hayan sido producidos, elaborados y criados o envejecidos según las propias normas del reglamento y que reúnan las condiciones enológicas y organolépticas que deben caracterizarlos

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Ministerio de Agricultura y Medio Rural y Marino (ed.): «Estadísticas DOPs 2009-2010». Consultado el 07 de octubre de 2011.
  2. Ministerio de Agricultura y Medio Rural y Marino (ed.): «Relación cronológica de las DOPs». Consultado el 07 de octubre de 2011.

Enlaces externos[editar]