Concilio de Jamnia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Concilio de Jamnia es el nombre dado a un concilio que se habría hecho en el primer siglo, bajo la dirección del rabino Yochanan ben Zakai.

El así llamado Concilio de Jamnia, realizado a finales del primer siglo dC, tenía la intención de buscar un camino al judaísmo después de la destrucción del Templo de Jerusalén en el año 70 que el Consejo decidió considerar la participación como textos canónicos del judaísmo sólo lo que existía en hebreo y que se remonta al profeta Esdras.

A pesar de la crítica moderna de decir que muchos libros que aparecen en el canon hebreo y después del tiempo de Esdras (tales como el Libro de Daniel), estudiosos explican que los fariseos no tenían el método científico que existe hoy en día para hacer un libro de citas, o incluso para asignarle un autor. De todas formas, los criterios adoptados por los excluía los libros deuterocanónicos del canon hebreo (o judío). Los judíos de Alejandría, formaban parte de la mayoría judía después de la diáspora, recordemos que el lenguaje principal después de la diáspora, era el griego, hoy en día los judíos de Alejandría se ven representados por el judaísmo etíope y reconocen la Septuaginta como inspirados. La preponderancia del canon en el judaísmo moderno en Jamnia se debía a que de los judíos de Europa, la mayoría en Israel, sigue esta tradición en la costa de Alejandría. El Consejo de Jamnia no contó con la participación de rabinos en Alejandría por razones políticas y teológicas.

Antes del Concilio de Jamnia habían dos cánones Bíblicos, el que era utilizado por la mayoría judía de habla griega (el idioma griego fue principal después de la diáspora), llamado Canon Alejandrino y el Canon Palestinense, para los judíos de habla hebrea, ambos eran utilizados de forma paralela antes del Concilio de Jamnia, aunque posteriormente se procuró un estándar en cuanto a los libros y evitar controversias sobre todo políticas, se adoptó de forma gradual esta decisión y aún hoy en día pequeñas comunidades judías utilizan el Canon Alejandrino.

El canon hebreo de 39 libros, en realidad fue establecido en el Consejo de Jamnia, posiblemente en el año 90 después de Cristo. Sin embargo, estudiosos como Leonard Rost demuestran que las decisiones tardaron demasiado en ser aceptadas y no ha tenido aceptación en algunas comunidades judías, como el caso de los judíos de Egipto, Eritrea y Etiopía.

El Consejo de Jamnia rechazó todos los libros y otros escritos y su consideración como apócrifos, o no tenía ninguna prueba de la inspiración de Dios y fuente de la fe. Ha habido muchos debates sobre la adopción de ciertos libros, como Ester y Cantar de los Cantares, como registro Mishina.

La tesis de que el trabajo de este consejo era sólo ratificar lo que ya era aceptado por todos los judíos a lo largo de los siglos, no tiene ningún fundamento científico y es rechazada por unanimidad por los expertos.