Concepto formal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

1ª acepción. Concepto formal son los conceptos que no se tienen contenido material alguno. No significan sino una forma aplicable a multitud de cosas.

Todos los conceptos son universales, tienen algo de formal, pero son aplicables a una sola clase de objetos.

Los conceptos formales suponen una total generalidad de objetos sin determinar, incluso indeterminables, por eso se consideran sin contenido y, por tanto, formales.

Los ejemplos más comunes son los números: "2" no tiene contenido material alguno, y sólo cuando se le aplica a objetos adquiere contenido, 2 mesas.

Las fórmulas matemáticas y lógicas representan ejemplos de conceptos formales ax+by=c.

En el lenguaje ordinario usamos algunas palabras como conceptos formales por su aplicabilidad a cualquier cosa. "Ser", "ente", "cosa", "algo", son formales siempre que no determinen un contenido.

Los términos gramaticales que establecen las relaciones entre las palabras pueden considerarse también conceptos formales: conjunciones y preposiciones.

2ª acepción. Francisco Suárez distinguió entre concepto formal y concepto objetivo. Esta distinción ha tenido éxito entre los escolásticos de todo signo.

El concepto formal es el concepto de la mente, es decir, lo que la mente crea para representarse un objeto. Por el contrario, el concepto objetivo es, justamente, el contenido, u objeto, del concepto formal. El concepto formal es una realidad psicológica. El concepto objetivo es un signo formal que representa de manera natural el objeto.