Complejo de especies

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La orquídea Cattleya labiata es una integrante de un complejo de especies.
El lobo (Canis lupus) es una integrante de un complejo de especies en el género Canis el cual se forma como perro-lobo-coyote-dingo.
La cobra india o cobra de anteojos (Naja naja) es una integrante de un complejo de especies.
La babosa negra (Arion ater) es una integrante de un complejo de especies.

En biología, un complejo de especies es un grupo de especies estrechamente relacionadas, donde la línea de demarcación precisa entre ellas es a menudo poco clara o críptica debido a su evolutivamente reciente formación, por lo que generalmente sigue siendo incompleto el aislamiento reproductivo.

Generalidades[editar]

Algunos ejemplos de complejos de especies son los anillos de especies, las superespecies y los complejos crípticos de especies. Tales grupos de especies relacionadas en un complejo se pueden producir ordenándose en forma de línea al experimentar una rápida especiación o donde esas especiaciones se han producido recientemente, por lo que los mecanismos de separación entre especies aún no se ha desarrollado completamente. Tales casos pueden dejar algunas especies parafiléticas a nivel de especie y especies híbridas, lo que hace su análisis filogenético muy difícil.

Dificultades para su estudio[editar]

Desentrañar las funciones que los procesos evolutivos juegan en la delimitación de las especies en estos complejos es particularmente difícil. En general al estudiar cada especie se acepta que se debe examinar un conjunto de marcadores morfológicos y moleculares y analizar estos datos usando métodos estadísticos complementarios. Frecuentemente es necesario acumular un conjunto diverso de datos moleculares y factores morfológicos, además de aplicar un enfoque multidisciplinario para intentar resolver el problema. De esta manera, se puede lograr un visión objetiva y rigurosa de la historia evolutiva de cada taxón integrante de un complejo de especies, evitando al mismo tiempo las limitaciones inherentes asociadas con el uso de un único método de análisis y un único locus o carácter.[1]

Ejemplos de complejos de especies[editar]

Los complejos de especies son más comunes entre las plantas, pero también existen en animales, posiblemente los más conocidos son el complejo en el género Canis de perro-lobo-coyote-dingo, y las cobras del género Naja. A menudo, estos complejos sólo se hacen evidentes cuando una especie externa se introduce en el sistema, al eliminarse las barreras entre las especies. Un ejemplo es la introducción de la babosa española en el norte de Europa, donde se cruza con la nativa de babosa negra y la babosa roja, ambas tradicionalmente consideradas como especies claramente separadas y que no se cruzaban, demostrando que una posibilidad es que sean subespecies de una misma especie.[2]

Listado con algunos de los complejos de especies ya reconocidos[editar]

En animales[editar]

En vegetales[editar]

  • El género de árboles de caoba Carapa de la familia de las Meliaceae, de África tropical.
  • El complejo de especies Cattleya labiata, el cual agrupa a la orquídea Cattleya labiata junto a un variable conjunto de especies monofoliadas del género Cattleya.[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Duminil Jérôme, David Kenfack, Vincenzo Viscosi, Laurent Grumiau, Olivier J. Hardy. Molecular Phylogenetics and Evolution 62 (2012) 275–285 (ed.): «Testing species delimitation in sympatric species complexes: The case of an African tropical tree, Carapa spp. (Meliaceae)» (en inglés). Consultado el 30 de junio de 2012.
  2. Engelke, S (2006). «Til Snegleforeningen (Note to the Danish Slug-society)» (en danés). Consultado el 30 de junio de 2012.
  3. Barluenga M, Meyer A. (26 de octubre de 2010). BMC Evol Biol. (ed.): . Consultado el 30 de junio de 2012.
  4. Pahl, J; Castiglione, G & Vaamonde, R (2007). «Some considerations about Venezuelan unifoliate Cattleya». Orchidnews.