Comisiones Obreras

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Comisiones Obreras (CC.OO.)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Confederación Sindical
de Comisiones Obreras
Logotipo de Comisiones Obreras.svg
Secretario/a general Ignacio Fernández Toxo
Fundación 1976[1]
Ideología política Socialismo democrático[1]
Marxismo[cita requerida]
Republicanismo
Internacionalismo[1]
Ámbito Sindicato de clase y sociopolítico
Afiliación internacional Confederación Europea de Sindicatos
Confederación Sindical Internacional
Afiliados 1 139 591 (31 de diciembre de 2012)[2]
Delegados sindicales 117 016 (37,8 %) (31 de diciembre de 2011)[3]
Sede central C/ Fernández de la Hoz, 12. 28010 Madrid, España
Sitio web www.ccoo.es
1 Vinculado originariamente al PCE.
[editar datos en Wikidata ]

Comisiones Obreras (CC. OO.) es una confederación sindical española, organizada en sus orígenes por activistas comunistas, de ideario católico y de otras identidades políticas, vinculada en su fundación al Partido Comunista de España, aunque independiente de cualquier partido político.[4] Actualmente es la primera fuerza sindical de España.[5]

Según sus Estatutos, CC. OO. se define como un sindicato: reivindicativo, de clase, unitario, democrático, independiente, participativo, de masas, de hombres y mujeres, sociopolítico, internacionalista, pluriétnico y multicultural. Ideológicamente, se orienta hacia la supresión de la sociedad capitalista y la construcción de una sociedad socialista democrática.[1]

Historia del sindicato[editar]

Nacimiento y papel durante la dictadura[editar]

Sede de CC. OO. en Barcelona

La victoria de Franco en 1939 inauguró una larga dictadura de casi cuarenta años, fundada sobre el terror: exilio, decenas de miles de desapariciones y ejecuciones, tribunales de excepción, etcétera. En ese contexto, el movimiento obrero fue severamente reprimido: ilegalización de sus organizaciones, incautación de sus bienes y encarcelamiento, ejecución y exilio de sus militantes y cuadros. Empresarios y trabajadores fueron obligados a encuadrarse en los llamados sindicatos verticales, un aparato de control creado por la dictadura.

Al acabar la II Guerra Mundial, con la esperanza de restaurar la República, se produjeron las últimas huelgas protagonizadas por los sindicatos de preguerra: UGT y CNT, entre 1945 y 1947.

En los años cincuenta reapareció la conflictividad en las fábricas. Se trataba de luchas por reivindicaciones elementales relativas al trabajo y las condiciones de vida. Al mismo tiempo, a partir de 1953, militantes de oposición –singularmente comunistas, miembros de la Acción Católica y otros trabajadores descontentos sin adscripción ideológica-, tratan de articular candidaturas alternativas a las oficiales en las elecciones que organizan los sindicatos verticales. Esas luchas y los intentos de organizar candidaturas alternativas brindaban la oportunidad para crear comisiones de trabajadores.

Estas comisiones estaban compuestas por los hombres y mujeres más combativos –en general, militantes- que se atrevían a representar a sus compañeros y compañeras, bien tratando de arrancar reivindicaciones en la empresa o presentándose a las elecciones sindicales. Este fenómeno aparecerá en las zonas urbanas e industriales (Barcelona, Madrid, Vizcaya, Asturias, etc.) y en él se sitúa el origen de las Comisiones Obreras. Un origen que en la tradición del sindicato se singulariza en la mina gijonesa de La Camocha, paralizada por la huelga de enero de 1957 que organizó una Comisión Obrera.

A lo largo de los años cincuenta, estas experiencias fueron codificadas por el Partido Comunista en la fórmula de Oposición Sindical Obrera La OSO fue una tentativa de agrupamiento de activistas de oposición sindical. Las comisiones obreras se fueron organizando de una manera más estable, durante los años 1960 en las zonas urbanas en las que habían iniciado su actividad durante la década anterior: Asturias, Cataluña, Madrid y las provincias vascas de Guipúzcoa y Vizcaya como movimiento surgido de conflictos laborales para su dirección al margen del sistema franquista. Se trataba de órganos de representación de los trabajadores elegidos en asamblea. Fueron impulsadas por el Partido Comunista de España (PCE), movimientos cristianos obreros (JOC y HOAC) y otros colectivos opuestos al régimen franquista, lo que hizo pasar de las comisiones momentáneas surgidas de los conflictos a un movimiento estable y organizado.[6]

Para algunos historiadores, uno de los primeros lugares donde se formaron las Comisiones Obreras fue en Laciana (León), dentro de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP). En otros casos, se ha hablado del Marco de Jerez. Con frecuencia se cita también la mina La Camocha (Gijón), en el año 1957, con ocasión de una huelga tal y como se ha señalado más arriba. En realidad, el origen es multifocal, situándose siempre en zonas industriales y urbanas con presencia de activistas en las empresas..[4]

Las Comisiones Obreras utilizaron para su desarrollo la táctica del entrismo, es decir: infiltrarse en los Sindicatos Verticales franquistas. Desde mediados de los años 50 en efecto, se utilizaron las elecciones sindicales, organizadas por los sindicatos franquistas, para presentar candidaturas alternativas a las oficiales y obtener puestos de enlaces sindicales y jurados de empresa. Ello redundó en una mayor capacidad para de movilización y organización. Las elecciones sindicales serían convocadas en 1953-54, 1957, 1960, 1963, 1966, 1971 y 1975. Tras las elecciones de 1966 el sindicato vertical inició una purga de enlaces y jurados de CCOO. En 1971 sólo se renovaron el 50 por ciento de los cargos. En las elecciones sindicales de 1975, en plena agonía del régimen franquista, donde CC. OO. conseguiría la abrumadora mayoría de los delegados elegidos en las principales empresas del país. Del mismo modo y con el mismo propósito, las Comisiones Obreras participaron en la negociación colectiva que a partir de 1958 instauró la dictadura. Se trataba de la negociación de convenios en el marco del sindicato vertical, pero el periodo de negociaciones era aprovechado para movilizar a los trabajadores por sus reivindicaciones laborales y por demandas democráticas.

En 1966 las Comisiones Obreras aprobaron el documento titulado “Ante el futuro del sindicalismo”. En él se definían como un movimiento unitario de la clase trabajadora, de carácter sociopolítico y abogaban por un congreso sindical constituyente que diera paso a un sindicato unitario. También planteaba la combinación de reivindicaciones sociolaborales y democráticas.

A pesar de que las Comisiones Obreras durante la dictadura trataron de huir de las formas de acción clandestina, combinando las acciones legales e ilegales, no escaparon a la represión. La mayoría de las personas encausadas por el Tribunal de Orden Público, el tristemente célebre TOP, fueron hombres y mujeres de CCOO que resultaron multados o encarcelados. El más célebre proceso contra las CCOO fue el denominado Proceso 1001, mediante el cual una decena de sus dirigentes fueron condenados en 1973 a más de 160 años de cárcel. Asimismo, las CCOO pagaron por su actividad un tributo de sangre, con la muerte de personas fallecidas a resultas de la intervención de la fuerza pública franquista: en Granada, en 1970; en Madrid y Barcelona, en 1971; en Ferrol, en 1972; en San Adrián de Besós en 1973; etcétera.

CCOO, se convirtió en el principal movimiento de oposición a partir de los años sesenta en alianza con otros movimientos como el estudiantil, el vecinal, etcétera. Esto le haría arrancar con fuerza con la caída del [[régimen para estar a la cabeza de las numerosas huelgas y movilizaciones obreras que conquistaron los derechos sociales, políticos y laborales para la clase trabajadora.

CCOO en la Transición[editar]

Sede de CC. OO. en Madrid, en la calle de Fernández de la Hoz

En la transición democrática CCOO se transforma de movimiento sociopolítico en un sindicato, de clase y confederal a lo largo de 1976 y 1977. En julio de 1976 celebró la conocida como Asamblea de Barcelona, donde se sentaron las bases para dicha transformación. En septiembre de ese mismo año, la Coordinadora General adopta la decisión final de afiliar a los trabajadores y organizarse en sectores de actividad y territoritorialmente.

El 24 de enero de 1977 tiene lugar el asesinato de los abogados laboralistas del despacho de la calle de Atocha número 55 de Madrid a manos de un grupo terrorista de extrema derecha vinculado a las cloacas del estado franquista. Hubo un masivo seguimiento de su funeral. Tres meses después llegaría por fin la legalización, tanto de CCOO como del resto de sindicatos democráticos.

El mes de octubre de 1977, tras la victoria electoral de la UCD, las fuerzas políticas parlamentarias firman los Pactos de la Moncloa, que apoyaría CCOO. Desde entonces y hasta 1986 tuvo un lugar un proceso de concertación social centralizada. CCOO suscribió algunos de estos acuerdos y rechazó otros. En todo caso, estos acuerdos respondían a la siguiente lógica: la moderación salarial facilitaría la recomposición del excedente empresarial. A su vez, éste facilitaría nuevas inversiones y, como corolario, nuevos empleos. Al mismo tiempo, la moderación laboral proporcionaría estabilidad al proceso de transición.

Durante los años de la transición y hasta mediados de los años ochenta el país conoció un amplio proceso de desindustrialización en sectores clave como la siderurgia, la construcción naval, la gama blanca, etcétera, lo que significó miles de despidos. CCOO se enfrentó a este proceso de reconversión industrial.

Al año siguiente de su legalización, en 1978, CCOO celebró su I Congreso Confederal, donde fue reelegido Marcelino Camacho como secretario general, al igual que lo haría en el II Congreso (1981) y en el III (1984). Tanto en estos congresos como en los posteriores el funcionamiento democrático del sindicato se pone de manifiesto mediante la composición de los órganos de dirección elegidos, que expresan la pluralidad interna.

Demás del I Congreso Confederal, en 1978 tuvieron lugar asimismo las primeras elecciones sindicales de carácter democrático. Celebradas inicialmente cada dos año y después cada cuatro, las elecciones sindicales son el mecanismo mediante el cual los grandes sindicatos –CCOO y UGT- vienen obteniendo representatividad, audiencia y legitimidad entre los trabajadores.

En 1980 un sector de la Unión Sindical Obrera, la corriente socialista autogestionaria, se integró en CCOO.

En la democracia[editar]

Ignacio Férnandez Toxo es el actual secretario general de Comisiones Obreras

Desde el IV Congreso (1987) el secretario general del sindicato fue Antonio Gutiérrez, reelegido en el V Congreso (1991), durante cuyo mandato se impulsó un alejamiento del PCE y un fomento de la negociación y el pacto social, duramente criticado por el que pasó a denominarse Sector Crítico como ala izquierda contestataria de la dirección del sindicato, apoyado por Marcelino Camacho y Agustín Moreno, a partir del VI Congreso (1996).

Desde el VII Congreso (2000) el secretario general fue José María Fidalgo, que fue reelegido en el VIII Congreso de abril de 2004.[7] En 2002 CC. OO. y UGT convocaron una huelga general contra el decreto del gobierno de José María Aznar que abarataba el despido, eliminaba subsidios agrarios y fomentaba la precariedad laboral, conocido como decretazo. Después de las protestas la medida fue retirada casi en su totalidad. En este ciclo CC. OO. supera el millón de afiliados.

En diciembre de 2008 celebró su IX Congreso Confederal, al que llega como la primera central sindical del país, con 1 200 000 afiliados y 120 000 delegados en las empresas y centros de trabajo de toda España. En el IX Congreso fue elegido secretario general Ignacio Fernández Toxo, superando por 28 votos a José María Fidalgo.[8]

Secretarios Generales[editar]

Periodo
Secretario General
1976-1987 Marcelino Camacho
1987-2000 Antonio Gutiérrez
2000-2008 José María Fidalgo
2008- Ignacio Fernández Toxo

Organización[editar]

Sedes de Comisiones y de otros sindicatos en Tarragona.

Comisiones Obreras se organiza a nivel comarcal, provincial, regional y nacional, con federaciones territoriales, y a nivel de ramo de la producción. Sus federaciones de rama son:

  • Federación de Industria (FI).
  • Federación Agroalimentaria (FEAGRA).
  • Federación de Construcción y Servicios
  • Federación de Enseñanza (FE).
  • Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC)
  • Federación de Servicios
  • Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios (FSS).
  • Federación de Pensionistas y Jubilados (FPJ).

Sus órganos de decisión son el Congreso Confederal, el Consejo Confederal y la Comisión Ejecutiva Confederal.

Secretaría General

Ignacio Fernández Toxo

Comisión Ejecutiva
  • Secretaría de Protección Social y Políticas Públicas: Carlos Bravo Fernández
  • Secretaría de Participación Institucional: José Campos Trujillo
  • Secretaría de Finanzas, Administración y Servicios: María Cardeñosa Peñas
  • Secretaría de Acción Sindical y Políticas Sectoriales: Ramon Gorriz Vitalla
  • Secretaría de Mujer e Igualdad: Ana María Herranz Sainz- Ezquerra
  • Secretaría de Organización y Comunicación: Fernando Lezcano López
  • Secretaría de Salud Laboral y Medio Ambiente: Pedro José Linares Rodríguez
  • Secretaría de Formación para el Empleo y Formación Sindical: Francisco Javier López Martín
  • Secretaría de Internacional y Cooperación: Montserrat Mir Roca
  • Secretaría Movimientos y Redes Sociales: Empar Pablo Martínez
  • Secretaría de Juventud: Tania Pérez Díaz

Corrientes internas[editar]

En CC. OO. coexisten, a grandes rasgos, tres corrientes o tendencias:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c «Estatutos de CC. OO. aprobados en el 9º Congreso Confederal» (en español). Estatutos (2008). Consultado el 15 de junio de 2009.
  2. http://www.abc.es/espana/20130526/abci-afiliados-partidos-crisis-201305242232.html
  3. «Memoria de Actividad al X Congreso Confederal de CC. OO.» (en español). Memoria de Actividad al X Congreso Confederal de CC. OO. (2013). Consultado el 16 de febrero de 2013.
  4. a b «CC. OO. Breve historia» (en español). Conoce CC. OO. 01.03.2009 (2007). Consultado el 1 de marzo de 2009.
  5. «Los responsables de organización impulsan el liderazgo de CC. OO. en las elecciones sindicales» (en español) (2011). Consultado el 3 de marzo de 2011.
  6. Web de CC. OO. ;

    Esas primeras Comisiones Obreras espontáneas, que fueron impulsadas por el Partido Comunista de España (PCE), movimientos cristianos obreros y otros colectivos opuestos al régimen franquista, que nacen y mueren con cada conflicto, son las primeras CC. OO. que con este u otros nombres hacen su aparición. La historia de CC. OO. ha comenzado. Es la etapa de CC. OO. como movimiento espontáneo.

    .
  7. Fidalgo triunfa en el 8º Congreso de CC. OO., que califica de plural «sin miedo», El Día, 25/04/2004
  8. Toxo vence a Fidalgo por 28 votos y se hace con la Secretaría General de CC. OO. , ADN, 19/12/2008
  9. Resumen de prensa CC. OO. Comunicacíon y transporte

Enlaces externos[editar]