Comillas (Cantabria)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Comillas
Municipio de España
Bandera de Comillas.png
Bandera
Escudo de Comillas.svg
Escudo

Mosaico de Comillas
Comillas ubicada en España
Comillas
Comillas
Ubicación de Comillas en España.
Comillas ubicada en Cantabria
Comillas
Comillas
Ubicación de Comillas en Cantabria.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Cantabria (Official).svg Cantabria
• Provincia Flag of Cantabria (Official).svg Cantabria
• Comarca Costa occidental
• Partido judicial San Vicente de la Barquera
• Capital Comillas
Ubicación 43°23′13″N 4°17′22″O / 43.386944444444, -4.2894444444444Coordenadas: 43°23′13″N 4°17′22″O / 43.386944444444, -4.2894444444444
• Altitud 23 msnm
(mín.:0, máx.:210)
• Distancia 48 km a Santander
Superficie 18,61 km²
Población 2320 hab. (2014)
• Densidad 124,66 hab./km²
Gentilicio comillano, na
Alcaldesa (2011) María Teresa Noceda Llano (PRC)
Sitio web Ayunt. de Comillas
[editar datos en Wikidata]
Fuente de los Tres Caños, en Comillas.
Edificio de la Universidad Pontificia de Comillas, sede de la Fundación Comillas.
Vista parcial del puerto de Comillas

Comillas es un municipio y localidad de la comunidad autónoma de Cantabria (España). Está situado en la Comarca de la Costa Occidental de dicha región. Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con Udías, al este con Ruiloba y Alfoz de Lloredo y al oeste con Valdáliga.

Además de por sus edificios medievales y barrocos, Comillas destaca por ser uno de los pocos lugares fuera de Cataluña en el que intervinieron artistas modernistas como Antoni Gaudí, siendo sus obras abundantes y visibles por toda la villa.

La localidad da nombre a la Universidad Pontificia de Comillas ubicada originalmente en esta villa cántabra hasta su traslado a Madrid. Los antiguos edificios de la universidad son uno de los mejores ejemplos del modernismo de la localidad.

Historia[editar]

Prehistoria[editar]

La peculiar orografía de Comillas, con numerosas simas y cavernas, propició el asentamiento hace miles de años de hombres primitivos que vivieron y expresaron su arte representando pinturas y figuras con técnicas y coloridos extraordinarios.

Situada en el municipio de Comillas, en Ruiseñada, tiene una gran sala inicial con indicios magdalenienses, azilienses y de la Edad del Bronce. Presenta una pintura abstracta formada por líneas sinuosas de puntuaciones en rojo y una mano en negativo, casi con seguridad Paleolíticas.

  • Cuevas de Portillo

Situadas en el límite entre Comillas y Ruiloba, algunas tienen una gran profundidad y numerosas galerías. Se han encontrado numerosos concheros de origen Neolítico, lo que demuestra la actividad pesquera que ya realizaban en la prehistoria, fue una cultura muy especializada en el marisqueo aunque también cazaba, por lo que se buscó asentamientos que tuvieran cerca la montaña y la mar.

  • Mina Numa

Situada en La Molina (Ruiseñada) esta mina explotada desde la antigüedad y en la que se han encontrado utensilios y monedas de época romana, así como un ara dedicada al dios Júpiter. También se han encontrado restos de puntas de flechas.

Edad Antigua[editar]

A esta época pertenece el castro de la Peña del Castillo, del que aún se pueden ver los restos de su muralla entremezclados con los restos del castillo que fue erigido en época medieval.

Edad Media[editar]

Los documentos más antiguos que conocido relativos a Comillas datan del siglo XI, aunque la mayor parte de ellos se perdió tras un incendio en la Casa Consistorial.

Mapa de la costa de Comillas en 1630

Garcilaso de la Vega edificó a comienzos del siglo XIV una torre (conocido en la villa como El Torreón) junto al surgidero de Comillas, para disputar a San Vicente de la Barquera su dominio marítimo en ese sector de la costa. Tras el Pleito de los Valles, la villa pasó a formar parte de la realenga Provincia de Nueve Valles. Históricamente este municipio fue uno de los cuatro que integraban el Alfoz de Lloredo, que a su vez era uno de los famosos nueve valles que pleitearon contra los marqueses de Santillana en defensa de su condición de realengo.

Edad Moderna[editar]

Cuenta la tradición, entrado el S. XVI, que el templo donde actualmente se sitúa el cementerio fue abandonado por la población tras un percance suscitado durante la misa mayor de un domingo entre varios vecinos y el administrador del duque del Infantado, por la cesión de unos asientos reservados a los feudatarios de estas tierras. Unos hechos que eran la continuación del enfrentamiento y hastío del pueblo contra el Duque del Infantado, hartos de sufrir la opresión y continuos desprecios de dicho duque estos se rebelan ya abiertamente contra el administrador, el Duque y el párroco. Todos a una los feligreses juraron no volver a pisar la iglesia y decidieron abandonarla, lo que derivo en un “pleyto” entre el Duque y la Iglesia de un lado y el Pueblo de otro. La Iglesia sintiéndose injuriada manda sancionar al pueblo de Comillas con la excomunión y entredicho, motivo por el que durante cerca de un año no pudiesen recibir los Santos Sacramentos, hasta que la intervención del regidor de la villa, bajo juramento, acordó con sus convecinos construir un nuevo templo en el que no existieran privilegios si se les levantaba la pena, a lo que la Iglesia accedió pidiendo para conseguir el perdón, que en señal de penitencia los hidalgos y pecheros del municipio fuesen a la iglesia un domingo en procesión vestidos solamente de jubones, desnudos de cintura para arriba pero con dogal y con coroza, mientras el pregonero declare sus delitos.

La construcción de la nueva parroquia se comenzó veinticinco años después. Durante este tiempo, los oficios religiosos se celebraron en la ermita de San Juan, situada en el lugar que ocupaba el edificio de la Casa de la Villa, hoy centro de interpretación turística.

Con el tiempo, la antigua parroquia fue reutilizada como cementerio.

Pleito distinto fue el que ganaron los comillanos, apoyados en este caso por los mencionados marqueses, frente a la villa de San Vicente de la Barquera, que sostenía que su fuero de 1.210 les otorgaba el monopolio para comerciar y pescar en la costa occidental de Cantabria, fuero que prohibia faenar a la pesca a dos leguas al este y al oeste de San Vicente de la Barquera, teniendo los pescadores de Comillas que atracar sus barcos en Puertu Calderón de la vecina Oreña durante la duración del pleito que a la final fallarón los Reyes Católicos en el año 1.500 a favor de Comillas, demostrando estos para su defensa que desde muy antiguo se venia faenando las gentes de la mar en dicha villa. Al final Comillas logró romper el monopolio barquereño y durante la Edad Moderna fue un activo puerto pesquero, destacando sus pescadores en la difícil empresa de la captura de la ballena.

Secaderu de redes en el puerto de Comillas

Industria ballenera[editar]

Una de las actividades principales de Comillas fue la captura de las ballenas, la ballena franca del Cantábrico, la más lenta de todas las especies y que además tenía la particularidad de que al ser arponeadas al morir no se hundían al fondo sino que permanecían a flote, lo que facilitaba las capturas. Estaban presentes en las costas cantábricas de noviembre a marzo. Eran oteadas desde las atalayas (situadas en Portillo, Santa Lucía, Trasvía y Oyambre) y desde ellas el atalayero daba el aviso al resto de sus compañeros, con señales de humo, cuernos o banderas.

Esqueleto de rorcual común.

Las pinazas se lanzaban al mar, con el arponero en la proa. Lanzado el primer arpón, el cetáceo quedaba herido y unido a la barcaza por la cuerda, lo que facilitaba que el resto de embarcaciones desangrasen al animal hasta que, debilitado, podía ser conducido a tierra.

Ya en la playa, en la conocida como “Piedra de la Ballena” era despiezada. Parece ser que según las costumbres de la época, el primer trozo era para el atalayero, una parte para la Iglesia y otra para el Consistorio. Luego, era transportada a la Casa Consistorial Ballenera (hoy cuartel de la guardia civil) y a las cabañas, donde se procedía a su transformación en aceite o saín. Además de los marineros comillanos, para estas costeras se censaban en la temporada de invierno los marineros vascos, con el fin de poder participar en las capturas y comerciar con sus productos.

En 1720 concluyó la actividad ballenera en Comillas, pero fue tal la fama de los arponeros comillanos que 60 años después, aún eran reclamados en Canarias.

Aún hoy se sigue recordando a Ignacio Fernández de Castro como el más importante ballenero comillano.

Comillas fue considerada la capital de las villas marineras en la pesca de la ballena desde el siglo XVI al siglo XVIII, siendo el último puerto ballenero del Cantabrico.

Cuando desaparecieron los cetáceos (siglo XIX), la reducida flota se recalificó en la captura de la sardina.

Edad Contemporánea[editar]

Como deciamos, la pesca en Comillas ya se realizaba desde antaño siendo esta una de las principales actividades económicas. En un principio, se realizaba con pinazas que varaban en la playa. El fin era satisfacer las necesidades de la población o bien efectuar el trueque con pueblos vecinos. El puerto que hoy conocemos no se empieza a construir hasta el año 1603, concluyéndose algo más de un siglo después, en 1716. El puerto de Comillas nunca fue un puerto comercial, aunque a finales del siglo XIX se embarcara mineral de zinc procedente de los yacimientos de la comarca. Fue en la segunda mitad del siglo XIX cuando realmente experimentó una importante eclosión de la mano de un incipiente turismo de ‘baños de ola’, que atrajo al norte de la Península a veraneantes de diferentes regiones españolas y extranjeras y, sobre todo, a un personaje, Antonio López del Piélago y López de Lamadrid, primer marqués de Comillas, quien se volcó con su villa natal tras salir airoso de sus negocios al otro lado del Atlántico, y de su hijo, Claudio López Bru, segundo marqués de Comillas.

En el año 1881 Antonio López y López, primer Marqués de Comillas, invita al rey español Alfonso XII, con quien le unía una gran amistad, a su tierra natal. La visita, que se fijó para el 6 de agosto, fue determinante para el posterior devenir de Comillas. Ésta se vio inmersa durante meses en un continuo ajetreo con una única finalidad, transformar la villa en un lugar digno de reyes. Y sin duda lo consiguieron.

La villa se engalanó en sus accesos con magníficos arcos de bienvenida que representaban los distintos oficios de la localidad. Pero sin duda, uno de los hechos más espectaculares para aquel día fue la disposición a lo largo de la villa de 30 farolillos que debían iluminarse con la llegada del rey. Este hecho determinó que Comillas se convirtiese en el primer pueblo de España con luz eléctrica en sus calles.

Para esta ocasión, Alfonso XII vino acompañado de su mujer María Cristina, sus hermanas y su hija. Se alojaron en la casona-palacio de Ocejo, cuyos interiores habían sido transformados al gusto de la época por varios decoradores y artesanos catalanes. En los jardines, se instaló un kiosco-fumador diseñado por un joven Gaudí, aún desconocido. Y esta casa fue escenario además, de la celebración el 5 de septiembre de un congreso de ministros, para lo cual Comillas tuvo que convertirse por un día en capital de España. Asistieron, además del propio rey, el entonces presidente del Consejo, Sagasta y los generales Pavía y Martínez Campos.

Los otros dos grandes acontecimientos en aquellos días, fueron, la presentación al Rey del primer buque español con casco de acero y la inauguración de la Capilla-Panteón.

El rey repite su visita a la villa al año siguiente, el 26 de julio de 1882. En esta ocasión acudió solo, si bien el 23 de agosto se unen a él su madre, Isabel II y las infantas Paz y Eulalia. La llegada de la reina supuso para Comillas algo similar a lo vivido el año anterior. Se repite la recepción con arcos de bienvenida, cañonazos, cohetes y repique de campanas, a su llegada a Portillo. Isabel II y sus hijas permanecen en la villa hasta el 27 de septiembre, dedicando su tiempo a baños en la playa (los llamados baños de ola), visitas a otras localidades, fiestas en la Coteruca o en la casa de Ocejo e incluso romerías, como la celebrada el 24 de agosto en la Cruz Verónica. Pero uno de los acontecimientos más especiales fue la celebración en el Ayuntamiento de diversas conferencias con sesiones teóricas y experimentales sobre las aplicaciones de la electricidad, llevadas a cabo por los mejores especialistas de la época.

Estas visitas regias ejercerán como un imán para burgueses enriquecidos y aristócratas en su afán de estar próximos a la corte y serán además, uno de los puntos desencadenantes de la gran transformación que sufrirá un pueblo, hasta entonces desconocido para la mayor parte de España, y que pasa a convertirse en el lugar de ensayo del Modernismo.

Las visitas reales a la villa, se sucederán posteriormente con Alfonso XIII, quien aún cuando tenía fijada su residencia veraniega en el Palacio de La Magdalena, en Santander, frecuentó Comillas varios veranos.

Economía[editar]

Aunque en tiempos pasados la economía de la "Villa de los Arzobispos", como también es conocida Comillas, estuviera decantada hacia agricultura y pesca, en la actualidad está volcada totalmente hacia el sector terciario y en concreto hacia el turismo. Prueba de ello es el aumento de población que experimenta el municipio en los meses estivales.

Baños de Ola en la playa de Comillas en el año 1881.

A finales del siglo XIX, se produce un fenómeno de lo que hoy llamamos turismo, los "Baños de Ola". En Comillas, al igual que Santander, San Sebastián, Biarritz, Deauville, Cannes o Niza (villas estas donde se generó el turismo) empezó a ser frecuentada por la burguesía con el fin de tomar los baños de ola, los baños eran recomendados por los facultativos por motivos de salud siguiendo las corrientes médicas higienistas y su utilización como parte de recreo entre la alta burguesía, y así surge en las playas de Comillas y Oyambre, al igual que ocurre en otras ciudades costeras españolas y europeas, la práctica de los baños de ola. Esta actividad balnearia trae consigo un gran cambio en las costumbres sociales y culturales de los veraneos de la época que motiva la aparición de nuevas edificaciones e infraestructuras, así como la ampliación de las vías de comunicación que unen las playas, hasta entonces prácticamente aisladas, con el centro de Comillas.

En un principio, las casas para los baños de mar eran muy modestas y tenían un carácter provisional. Sin embargo, esta nueva terapia de baño de oleaje fue cada vez más practicada. Numerosas personas se desplazaban, especialmente desde Barcelona, Madrid, Sevilla y Bilbao, para pasar el verano en Comillas. Este aumento de afluencia de turistas hace que se creen nuevas infraestructuras de carácter permanente. Las casas de baño comienzan a construirse con mejores materiales.

El aumento de gente en las playas de Comillas se acrecentará cuando, a finales del siglo XIX el rey Alfonso XII (y posteriormente, su hijo, Alfonso XIII ) y su familia convierten a Comillas en la capital del veraneo regio pasando los veranos en la villa. El Palacio de Ocejo y el Palacio de Sobrellano, residencia del monarca y su familia durante dos años consecutivos, será testigo de las fastuosas fiestas allí celebradas. Este hecho dará lugar al aumento de la edificación en la zona para alojar a la aristocracia y la burguesía que imitaba las costumbres reales, precisando también lugares para el ocio y la diversión.

Como grandes atractivos, la villa cuenta además de la playa con un extenso patrimonio artístico marcado por el exitoso regreso los indianos. La Universidad Pontificia, el Capricho de Gaudí y el Palacio de Sobrellano son sólo algunos de los ejemplos de arquitectura de Comillas.

Fiestas[editar]

Las principales fiestas de la villa son:


  • Cabalgata de Reyes Magos Se celebra la tarde del 5 de enero.

Los tres Magos, acompañados de sus pajes y ayudantes, desfilan por las calles de Comillas lanzando caramelos a todos los niños, rememorando el camino que recorrieron en su día hasta Belén para adorar al niño Jesús.

Esta es una de las cabalgatas más antiguas de Cantabria, empezarón haciéndola los jesuitas de la Universidad Pontificia de Comillas en los primeros años del siglo XX. Hoy en día es una cabalgata muy peculiar con estampas costumbristas, animales de granja, parejas de bueyes, carrozas representando las casitas típicas de Cantabria montadas en remolques de tractor, en ellas llevan tortos de harina, asan panceta, morcillas, que era la comida típica de la zona, y que se va regalando a la gente, colaboran todos los pueblos y asociaciones de la zona preparando carrozas que se hacen desinteresadamente, los reyes vienen en caballos y las carrozas pasan con antorchas, y luego en la iglesia se reparten sobaos pasiegos y caramelos a todos los niños.

  • Carnaval de Comillas
  • Fiesta de la Caballa Tres semanas antes de Semana Santa.
  • Folkomillas Festival folclórico durante el tercer fin de semana de junio.
  • Noche de Sanjuan Noche del 23 de junio en la playa.
  • Día de San Pedro El 29 de junio. Fiesta local de Comillas.
  • San Cristóbal El 10 de julio, patrón de Comillas.
  • Fiestas del santo Cristo del Amparo El 16 de julio, fiesta grande y local de Comillas.
  • Feria y Arrastre de Comillas Tercer fin de semana de agosto. Esta actividad consiste en el arrastre de unos bloques de hormigón dispuestos una especie de trineo (narria), por por vacas y bueyes.
  • Día del Indiano Último fin de semana de agosto. Esta fiesta es un homenaje a la gesta de los comillanos que a mediados del siglo XIX se aventuraron a cruzar el Atlántico para hacer fortuna en América. i

Gastronomía[editar]

De la tradición marinera de Comillas provienen las sopas y prparaciones de pescado y de marisco (lubinas, cabrachos, bocartes o salmonetes, angulas, bueyes de mar, langostas, bogavantes centollos, nécoras, mejillones, y muergos o erizos de mar). El plato más conocidos es el sorropotún, un guiso de bonito con patatas, cebolla, pimiento y tomate.

Curiosidades[editar]

En el Siglo XIX Comillas fue (simbólicamente) capital de España por un día. Ya que en Comillas reunió Alfonso XII al Consejo de Ministros en la Casa Ocejo durante su primer veraneo en la villa en 1881.

Comillas fue la primera población española en la que se instaló alumbrado público alimentado por electricidad, idea del primer marqués de Comillas con motivo de una visita veraniega de los reyes de España.[1] [2] Hacia menos de un año que Thomas Alva Edison había inventado la lámpara incandescente y se trajeron desde sus laboratorios en Newcastle y París, la maquinaria de vapor que lo alimentaba se trajo desde Barcelona.

En Comillas también fue instalado el primer teléfono de Cantabria, en el Palacio de Sobrellanu, mandado instalar por el Marqués de Comillas para facilitar la comunicación de los reyes de España con Madrid.

La primera zona de acampada (camping) de Cantabria fue el de Comillas.

La primera instalación de un terreno de golf en la península ibérica fue el de Oyambre, término municipal de Valdaliga pero vinculado y dirigido por Comillas en donde solían jugar Alfonso XII y posteriormente su hijo Alfonso XIII, motivo por el que fue declarado Real Club.

Nacimiento, a principios de 1.900, del deporte de las Carrovelas (aeroplages o aeroplayas) en la playa de Oyambre, con sede en el Real Club de Oyambre.[3]

Este municipio ha propuesto al Parlamento de Cantabria la adopción del lábaro cántabro como bandera oficial de Cantabria, y coloca dicha bandera en el balcón de la Casa Consistorial durante la celebración de las fiestas locales.[4]

La película Primos fue rodada íntegramente en Comillas en la primavera de 2010. Es una de las comedias más importantes del cine español en 2011, fue dirigida por Daniel Sánchez Arévalo y contó con la participación de Quim Gutiérrez, Inma Cuesta, Raúl Arévalo, Antonio de la Torre y Adrián Lastra.

Localidades[editar]

Núcleo de población[editar]

Comillas a su vez es la capital del municipio. Está ubicada a 23 metros sobre el nivel del mar y dista 48 kilómetros de la capital regional. Se la llama también «la villa de los arzobispos». Otros edificios destacados son: El antiguo Ayuntamiento (1780), El espolón (XVIII), interesante edificio de estilo neoclásico. Esta localidad cuenta con una playa propia: la Playa de Comillas, de arena dorada fina.

Patrimonio[editar]

Bienes de interés cultural[editar]

El Ángel Exterminador (1895) de Josep Llimona, esculpido en mármol, símbolo de Comillas.
Banda de gaitas actuando frente al Palacio de Sobrellano.

El municipio de Comillas cuenta con varios bienes de interés cultural:

Además, la iglesia de San Adrián, en Ruiseñada, es un Bien inventariado.

Otros bienes patrimoniales[editar]

Demografía[editar]

La población censada en Comillas actualmente ronda los 2.000 habitantes y ésta es la población que vive de forma regular en el municipio durante todo el año. Aun así, durante el verano, al igual que otros municipio costeros de Cantabria multiplica su población, especialmente en el mes de agosto; aunque es difícil dar una cifra aproximada de la población de Comillas en esas fechas, se suela hablar de que en momentos puntuales se pueden llegar a superar los 40.000 habitantes, debido a la afluencia de personas que cuentan con una segunda residencia en Comillas y que vienen de otras partes de Cantabria y sobre todo de Castilla y León y Madrid. Antaño esta multiplicación de la población provocaba problemas de abastecimiento de agua en algunas horas del día, así como la saturación de los sistemas de alcantarillado, aunque en los últimos años, la construcción en el pueblo de una depuradora y las mejores conexiones de agua han solucionado los problemas.

Gran parte de la población permanente que vive en Comillas se dedica al turismo como actividad económica, ya sea en la restauración o en el sector del hospedaje. Muchos negocios comillanos solo abren sus puertas en verano y los grandes ingresos que producen durante julio y agosto les permiten mantenerse todo el año cerrados o abiertos pero con una actividad mínima.

Evolución demográfica
1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1980 1990 2000 2006
2.754 3.120 3.106 3.261 3.589 3.610 3.234 2.408 2.397 2552 2.359 2.469

Fuente: INE


Gráfica de evolución demográfica de Comillas entre 1988 y 2008
Gráfica de evolución demográfica de Comillas entre 1900 y 2000

Política y gobierno[editar]

La alcaldesa de Comillas es María Teresa Noceda (PRC), quien ocupa el cargo desde el 2003,[5] tras ganar las elecciones municipales de 2011 siendo la lista más votada.[6] Los partidos políticos con representación en el ayuntamiento son el Partido Regionalista de Cantabria, el Partido Socialista de Cantabria, el Partido Popular de Cantabria y la Agrupación por el Progreso y la Igualdad en Comillas.[7]

Elecciones municipales, 25 de mayo de 2003
Partido Votos % Concejales
PP 1115 47,43 % 5
PRC 738 32,29 % 4
PSC-PSOE 499 17,77 % 2
  • Alcalde electo: María Teresa Noceda Llano (PRC).
Elecciones municipales, 27 de mayo de 2007
Partido Votos % Concejales
PRC 801 43,75 % 6
PSC-PSOE 383 20,92 % 2
PP 366 19,99 % 2
IU-BR 165 9,01 % 1
  • Alcalde electo: María Teresa Noceda Llano (PRC).
Elecciones municipales, 22 de mayo de 2011
Partido Votos % Concejales
PRC 662 37,92 % 5
PSC-PSOE 382 21,88 % 3
PP 363 20,79 % 2
APIC 170 9,74 % 1
  • Alcalde electo: María Teresa Noceda Llano (PRC).

Ciudades hermanadas[editar]

Playa de Comillas.

Notas[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Portal Cantabria
  2. Educa.aragon.es
  3. Carrovelas
  4. Conceju-CNC comienza una campaña para el reconocimiento del Lábaru como Bandera de Cantabria
  5. Parlamento de Cantabria. «María Teresa Noceda Llano». Consultado el 10 de abril de 2012. 
  6. El Diario Montañés (12 de junio de 2011). «La regionalista Teresa Noceda mantiene la Alcaldía gracias a la abstención de APIC». Consultado el 10 de abril de 2012. 
  7. Ministerio del Interior del Gobierno de España. «Municipales > Mayo 2011 / C.A. Cantabria / Prov. Cantabria / Mun. Comillas». Consultado el 10 de abril de 2012. 

Enlaces externos[editar]