Combate de Sángrar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Combate de Sangra»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Combate de Sángrar
Guerra del Salitre
Sangra2.jpg
Combate de Sangrar, 26 de junio de 1881.
Fecha 26 de junio de 1881
Lugar Hacienda de Sángrar, Canta, Sierra de Lima, Perú
Resultado Ambas fuerzas se adjudican la victoria.
Beligerantes
Bandera de Chile República de Chile Flag of Peru (1825 - 1950).svg República Peruana
Comandantes
Bandera de Chile José Luis Araneda Flag of Peru (1825 - 1950).svg Manuel Encarnación Vento
Fuerzas en combate
83 militares 150 a 300 hombres.[1]
40 guerrilleros
Bajas
24 muertos
18 heridos
2 prisioneros
41 bajas (4 muertos)
[editar datos en Wikidata]

El Combate de Sángrar o Combate de Sangra fue una de las acciones armadas en la Campaña de la Breña o de la Sierra realizada en la hacienda de Sángrar en la provincia de Canta en la sierra de Lima durante la guerra del Pacífico que enfrentó a un destacamento del ejército chileno y un destacamento peruano.

Pese a que el nombre de la localidad es Sángrar, en Chile se le conoce como Combate de Sangra.

Expedición de Letelier[editar]

Entre otros de los deberes encomendados, Letelier debía imponer cupos de guerra a los pueblos a que llegara para contribuir al mantenimiento de la tropa. Este jefe, sin embargo, transgrediendo las órdenes que tenía, ordenó cupos indebidos y permitió que oficiales subalternos también lo hicieran. El cometido de la expedición fue empañado por los abusos de poder que tuvieron lugar en cada pueblo por donde pasaba la división realizando saqueos, incendios, violaciones y asesinatos. Cuando el Contraalmirante Patricio Lynch, ya nombrado General en Jefe, se enteró de esta situación, ordenó de inmediato el proceso de Letelier y dos jefes divisionarios y el retorno de la división a Lima.

La división de Letelier tuvo varios combates con fuerzas guerrilleras peruanas. Además de las fuerzas peruanas que se organizaban en Junín y hacia Canta, también el Prefecto de Lima, coronel José Agustín Bedoya, organizó algunas fuerzas para enfrentar a los chilenos.

El 21 de junio de 1881, se recibió en Canta una nota amenazante del Teniente Coronel Letelier desde Cerro de Pasco a las autoridades de la provincia de Canta, conminándolas a deponer las armas. Una junta de vecinos determinó efectuar acciones defensivas con el Batallón Canta N°1, que estaba al mando del coronel Manuel de la Encarnación Vento. Dos compañías del batallón habían sido enviadas a Laraos, provincia de Huarochirí, a someter a los guerrilleros que en ese lugar cometían algunos excesos permitidos por el comandante Aparicio.

Para proteger el repliegue de la división Letelier a Lima, el 20 de junio el comandante Méndez envió desde Casapalca, una compañía del Batallón Buin 1º de Línea para protegerla en su retirada, al mando del Capitán José Luis Araneda al poblado de Cuevas, a 3 leguas de distancia, en la provincia de Canta. Araneda fijó su campamento en la hacienda Sángrar, de propiedad de Norberto Vento, padre del coronel Vento, dejó 15 soldados al mando de un sargento en Cuevas, envió un grupo a buscar reses y se quedó con 52 soldados en Sángrar.[2]

Fuerzas enfrentadas[editar]

Las fuerzas chilenas estaban conformadas por 78 hombres de tropa, 3 subtenientes y un corneta, todos al mando del Capitán Araneda,[3] en total, 83 hombres.

Las fuerzas peruanas eran fuerzas del Batallón Canta N°1, incompleto, al mando del Coronel Vento, más una partida de voluntarios que se unieron en el camino como guerrilleros, al mando del subprefecto Emilio Fuentes, que sirvieron de auxiliares. En el parte oficial peruano se menciona que el Canta N°1 contaba con 100 hombres y los guerrilleros con 40 hombres, pero testimonios posteriores elevan la cifra del batallón completo de 150 hasta 240 hombres.[4] Las tropas del batallón Canta N°1 habían luchado en la batalla de San Juan y Chorrillos.

El combate[editar]

El 26 de junio de 1881, cerca de la 1:00 pm, la avanzada peruana se encuentra con una columna chilena de 7 soldados al mando del sargento 2° Zacarías Bisivinger, la cual sorprenden con una desacarga de fusilería por cada flanco escondidos tras grandes piedras. Los peruanos eliminan estas fuerzas y toman como prisionero a un soldado herido, José Sepúlveda, quien murió después.

Este hecho alerta a los chilenos de la cercanía de las fuerzas peruanas. El Coronel Vento pensó en pasar la noche donde estaba y atacar de madrugada a los chilenos, pero se produjo el siguiente diálogo:

[Manuel Vento]: "Basta con lo hecho ya; pasemos aquí la noche y en la madrugada bajaremos". [Nazario Igreda]: "No señor, hay tiempo y ahora mismo nos vamos sobre ellos: sabemos que ahora son 100 y los tomaremos de sorpresa; quizá mañana sea mayor el número y entonces estaremos perdidos: Hoy o nunca" [Manuel Vento] "Hágase lo que se quiere"[5]

Vento, quien conocía la hacienda de su padre, Norberto Vento, divide sus tropas en tres secciones: una al mando del Teniente Marcos Icochea, otra al mando del capitán Victoriano Calderón y otra la mando del propio Vento. El combate se inicia a las 4:30 pm de la tarde.

Araneda dividió sus fuerzas: él estaba en alrededor de las casas, y una fuerza al mando del subteniente Ismael Guzmán, estaba en unos corrales. Araneda envió 3 propios a avisar a las fuerzas chilenas en Cuevas para que los refuerce, pero los dos primeros murieron en el camino y sólo el tercero llegó a dar aviso, pero cuando el destacamento de Cuevas fue a reunírse con el grueso en Sángrar, fueron rechazados por los peruanos; sin posibilidad de mantener la defensa o de reunirse con Araneda, se retira a Casapalca, donde había una guarnición chilena.

Cerca de las 6 de la tarde Vento ordena avanzar y tomar las posiciones chilenas. El corneta de Bernardino Igreda anuncia el asalto a 300 metros acercándose los canteños a las defensas chilenas. En la capilla, Juan Solano repica la campana.

En Sángrar, la fuerza que le quedaba a Araneda resistía el ataque peruano pese a la inferioridad numérica debido a lo favorable de la posición defensiva y a la superior calidad y cantidad del armamento que portaban (debido a que se encontraban con el parque que se iba a entregar a la expedición que venia del interior) en relación a las fuerzas peruanas. Los heridos cargaban los fusiles para aumentar la cadencia de fuego[6]

Después de una hora de combate, Araneda se quedó con 12 hombres y sus oficiales, mientras Guzman con no más de 10 hombres estaba en la capilla, que tenía techo de zinc. Los peruanos le propusieron rendírse a Araneda, que contaba con 7 hombres y no podía reunírse con las fuerzas de Guzman, pero no lo hizo.

Llegada la medianoche, las fuerzas peruanas recuperaron los 800 carneros que antes habían tomado los chilenos y se retiraron con 2 prisioneros y 48 rifles Comblain de las fuerzas chilenas. Los chilenos al mando de Araneda, que estaban refugiados en una casa con techo de zinc, se mantuvieron en su posición hasta la llegada de los refuerzos desde Casapalca.

Las bajas chilenas fueron 24 muertos, 18 heridos y 2 prisioneros. Las bajas peruanas, según Araneda:

No puedo precisar a V.S. el número de bajas del enemigo, por haber llevado consigo éste durante la noche la mayor parte de sus heridos y muertos[2]

Las bajas peruanas son variables. Según el parte oficial de Emilio Fuentes, los muertos eran 4 entre ellos el alférez Falcón, quedando heridos 2 oficiales y 3 soldados.[7] Según el testimonio del capitán del batallón Canta Luis G. Escudero, las bajas, entre muertos y heridos, eran 38 de la tropa y 3 de los voluntarios.

Controversia[editar]

Tanto la historiografía peruana como la chilena se atribuyen victorias en este enfrentamiento. Los peruanos afirman que se retiraron con su ganado que había sido tomado en los días anteriores, armas y prisioneros. Los chilenos afirman que no se rindieron y mantuvieron su posición hasta la llegada de refuerzos.[6] También está la versión de que los peruanos dejaron retirarse los chilenos después de habérles cortado la oreja, lo cierto es que por lo menos un soldado chileno regresó con una oreja menos.[8]

Enlaces externos[editar]

Notas[editar]

  1. Cáceres, Zoila Aurora. La Campaña de La Breña, p 204 y 207.
  2. a b Araneda, José Luis (1888). «Parte oficial del combate de Sángrar». Guerra del Pacífico, recopilación completa de todos los documentos oficiales, correspondencias y demás publicaciones referente a la guerra que han dado a la luz la prensa de Chile, Perú y Bolivia, conteniendo documentos inéditos de importancia por Pascual Ahumada Moreno V. p 478-479. 
  3. Estado Mayor General del Ejército. Historia Militar de Chile, Tomo II, p 200.
  4. Cáceres, Zoila Aurora. La Campaña de La Breña, p 204 y 207.
  5. Domínguez vidarte, Antonio (1981). «Sángrar: Victoria Peruana». La Guerra del Pacífico 1879-1883. La Resistencia de la Breña. I. p 155-164. 
  6. a b Mellafe Maturana, Rafael (2004). La Guerra del Pacífico en imágenes, relatos... testimonios. Centro de Estudios Bicentenario. 
  7. Ahumada Moreno, Pascual. 1888. Guerra del Pacífico, recopilación ... p 481.
  8. Ahumada Moreno, Pascual. 1888. Guerra del Pacífico, recopilación ... p 480.

Bibliografía[editar]

  • Ahumada Moreno, Pascual (1888). «Guerra del Pacífico, recopilación completa de todos los documentos oficiales, correspondencias y demás publicaciones referente a la guerra que han dado a la luz la prensa de Chile, Perú y Bolivia, conteniendo documentos inéditos de importancia por ..., Tomo V». Valparaíso: Imprenta i Lib Americana. 
  • Cáceres, Zoila Aurora (1921). «La Campaña de La Breña. Memorias del Gnral. Andrés A. Cáceres. Tomo I, Año 1881». Lima: Imp. Americana. 
  • Comisión Permanente de Historia del Ejército del Perú (CPHEP) (1981). «La guerra del pacifico 1879-1883. La resitencia de la breña Tomo I. Los héroes de la Breña». Ministerio de Guerra. 
  • Estado Mayor General del Ejército (1997). «Historia Militar de Chile. Tomo II». Consultado el 20 de junio del 2008.
  • Machuca, Francisco (1930). «Las cuatro campañas de la Guerra del Pacífico. Tomo IV». Valparaíso: Imprenta Victoria. 
  • Mellafe Maturana, Rafael (2004). La Guerra del Pacífico en imágenes, relatos... testimonios. Centro de Estudios Bicentenario.