Combate de Papudo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Combate (naval) de Papudo
Guerra Hispano-Sudamericana
Combate naval de Papudo.jpg
Combate Naval de Papudo, óleo de Thomas Somerscales.
Fecha 26 de noviembre de 1865
Lugar Papudo, cerca de Valparaíso (Chile)
Coordenadas 32°29′56″S 71°26′48″O / -32.498888888889, -71.446666666667Coordenadas: 32°29′56″S 71°26′48″O / -32.498888888889, -71.446666666667
Resultado Victoria chilena
Beligerantes
Bandera de Chile República de Chile Bandera de España Reino de España
Comandantes
Bandera de Chile Juan Williams Rebolledo Bandera de España Luis Fery
Fuerzas en combate
- 1 corbeta
(18 cañones)
- 1 goleta
(3 cañones)
Bajas
Ninguna - 2 muertos y 14 heridos
- 117 prisioneros
- 1 goleta capturada
[editar datos en Wikidata ]

El combate de Papudo (o del Papudo) fue una escaramuza naval ocurrida en el marco de la Guerra hispano-sudamericana. Ocurrió el 26 de noviembre de 1865 y tuvo por contendientes a la corbeta chilena Esmeralda y la goleta española Virgen de Covadonga y que supuso la captura de ésta última.

Antecedentes[editar]

Mientras el conflicto entre España y Perú parecía volver a surgir, en Chile la opinión pública chilena se exaltó y comenzaron actos hostiles contra los españoles residentes. El Gobierno decide entonces negar todo apoyo logístico a las unidades navales españolas en puertos chilenos.

En vista de que Chile impedía el carboneo de los buques españoles, el ministro de España, Tavira, arregló la cuestión de tal manera, que el vicealmirante José Manuel Pareja opinó que era en contra del decoro y del honor de España. Puesto en conocimiento del Gobierno, éste destituyó a Tavira y nombró a Pareja como plenipotenciario también en Chile.

Al llegar a sus manos las credenciales, fue a carbonear al puerto de Caldera, dejando dos buques en El Callao al mando del capitán de navío Casto Méndez Núñez. Todos los buques del mando inmediato del general fueron llegando a Valparaíso.

El vicealmirante Pareja ya en Valparaíso, presionó al Gobierno chileno para que levantara las restricciones impuestas a su Escuadra.

En Madrid, tras dos años de gobiernos moderados, regresó al poder el general Leopoldo O'Donnell, cuyo gabinete envió instrucciones precisas al almirante Pareja: "reparaciones y saludo a la bandera". Si se negaran, ruptura de relaciones y ultimátum. Si aun así Santiago persistiera en su actitud, bloqueo de los puertos. Finalmente, si Chile continuara sin atender las exigencias españolas, hostilizar Valparaíso o Lota. Pareja dio cuatro días de plazo al gobierno chileno.

Ante la negativa chilena, el Comandante General de la Escuadra del Pacífico declaró toda la costa chilena en estado de bloqueo el 24 de septiembre. El bloqueo se hizo en unas condiciones dificilísimas, pues con cuatro fragatas y dos goletas, sin puertos de aprovisionamiento, ni recurso de ninguna clase, se debían cubrir más de 1.600 millas de costa. El dispositivo de bloqueo era el siguiente: la Villa de Madrid, con la insignia del almirante Pareja, y las goletas Vencedora y Covadonga, frente a Valparaíso; la Berenguela, con un vapor apresado el Matías Cousiño, frente a Coquimbo; la Blanca en Caldera y la Resolución en Concepción, por lo que de extremo a extremo del bloqueo había una distancia de doscientas leguas sin ningún tipo de comunicación.

En respuesta a la decisión de Pareja, Chile declaró la guerra a España el día siguiente por haber encontrado inaceptables las condiciones españolas.

Las operaciones de la corbeta Esmeralda[editar]

La corbeta Esmeralda era la única unidad venerable con la que contaba Chile para hacer frente a la escuadra española.

La escuadra chilena, compuesta por la corbeta Esmeralda y el vapor Maipú, fue puesta en pie de guerra por el capitán de fragata Juan Williams Rebolledo, que salió del puerto de Valparaíso con el visto bueno del almirante Pareja ya que si bien la guerra aún no era declarada el bloqueo ya era un hecho. Declarada la guerra, Williams comenzó las operaciones.

Mientras tanto Perú, acordó el envío de la escuadra peruana para unirse a la chilena en Chiloé y esperar allí la llegada de los nuevos buques blindados Huáscar e Independencia, antes de iniciar operaciones ofensivas contra la flota española que trataba de bloquear las extensas costas de Chile.

Williams tenía la orden de unirse a la escuadra peruana, y con este fin se dirigió a las Islas Chincha. Allí se encontró con la escuadra peruana que estaba formada por las corbetas Unión y América y la fragata Amazonas, buque insignia del almirante Lizardo Montero Flores. En la entrevista Montero no mostró ningún interés por atacar al enemigo en común. En ese entonces el Perú no había declarado la guerra a España y se mantenía la situación creada por el Tratado Vivanco-Pareja.

Williams descartando la posibilidad de contar con más buques, lo que le habría permitido batirse con éxito, decidió volver a Chile y emprender el ataque contra los españoles con sus medios, esto es, hostilizar al enemigo con los buques Esmeralda y Maipo. Fue su primer plan atacar la fragata Berenguela que bloqueaba el puerto de Caldera pero se descartó por el riesgo que esto significaba y por el poco poder de fuego del Maipo. Williams decidió enviar al vapor Maipo a Ancud y que allí se refugiara en los canales del archipiélago ya que consideró que el vapor armado seria un estorbo más que una ayuda en caso de ataque.

Tras esto, Williams llevó la Esmeralda a Arauco con la intención de entrar a Lota para reaprovisionarse y cargar carbón. La fragata Resolución cruzaba la bahía y Williams hizo entrar a la Esmeralda en una noche cerradísima, burlando en la oscuridad la vigilancia de los españoles. Posteriormente, por la información que recibió en ese puerto, se dirigiría al norte para intentar atacar a los bloqueadores en Coquimbo, la cañonera Covadonga y el vapor Matias Cousiño. Pero al pasar frente a Valparaíso la cañonera Vencedora salió a reconocerlo. Williams intento alejarla del puerto donde se encontraba también la fragata Villa de Madrid para atacarla, pero esta viro hacia al puerto frustrándose el intento.

El 24 de noviembre recaló en Tongoy la corbeta Esmeralda en espera de información sobre el enemigo. Supo en ese puerto que la fragata Blanca estaba relevando en el bloqueo de Coquimbo a la goleta Virgen de Covadonga y que esta última zarparía a bloquear San Antonio. Rápidamente, zarpó hacia Valparaíso para esperar a la Covadonga o a cualquier nave enemiga que se acercase.

Pasaron dos días para que eso ocurriera, ya que la goleta Covadonga se acercaba al puerto.

Combate de Papudo[editar]

La corbeta Esmeralda al observar que venia la cañonera, se acercó con una bandera inglesa hacia la nave,[1] y el Comandante de la Covadonga, Luis Fery, la confundió con naves procedentes de Gran Bretaña Shearwater, Colombina o Mutine, las tres muy parecidas entre sí, pero precaviendo cualquier sorpresa tocó zafarrancho de combate, paró el andar de su buque y presentando su costado de estribor, esperó a la corbeta listo para romper el fuego.

A distancia apropiada, Williams Rebolledo ordenó cambiar el pabellón y rompió simultáneamente el fuego con toda la artillería de estribor, lo que fue respondido por la Virgen de Covadonga, iniciándose el combate.

Los artilleros chilenos resultaron ser mejores. La nave enemiga recibió varios impactos en el casco y arboladura, hasta que un certero proyectil detonó en su cañón de popa, dejando fuera de combate a los 14 hombres que lo servían. Ante esta situación, la Virgen de Covadonga trató de escapar, pero ya era tarde. La Esmeralda seguía sus aguas desde muy cerca, disparando con su cañón de proa, lo que llevó al enemigo a largar un calabrote para enredar sus hélices, que logró ser esquivado oportunamente con rápida evolución de la corbeta.

Al ver que había llegado su fin debido al vivo fuego de la Esmeralda, el Comandante Fery optó por rendirse y así se lo comunicó al Capitán de Fragata Williams Rebolledo, al tiempo que arriaba su pabellón. Sometida la goleta, Williams mandó al Capitán Manuel Thomson a tomar posesión de ella, llevando tripulación chilena para amarinarla.

Ya a bordo, Fery cedió el mando a Thomson, quien dispuso revisar las válvulas de fondo, por si se hubiera ordenado abrirlas. Efectivamente, ya había cuatro pies de agua en las bodegas y en el departamento de calderas el nivel casi llegaba a los fogones.

Los ingenieros chilenos trabajaron intensamente en cerrar las válvulas, achicar el agua y dejar el buque en condiciones de navegar a puerto a efectuar reparaciones mayores.

Los prisioneros fueron el Comandante Fery, seis oficiales y 110 tripulantes. Entre los españoles hubo dos muertos y catorce heridos, según el parte de Williams.

Según el parte español el número de muertos y heridos fue de veintiséis. En la Esmeralda no hubo ni muertos ni heridos.

Los prisioneros fueron desembarcados en Papudo, de donde siguieron a Santiago. A la goleta Covadonga se le hicieron reparaciones provisionales, necesarias para conducirla al sur. En la mañana del 10 de diciembre recaló en Lebu, y tres días más tarde, junto a la Esmeralda y el Maipo fondeaban en Ancud.

Consecuencias[editar]

Vicealmirante José Manuel Pareja (1813-1865).

Pese a la abismante y desproporcionada debilidad chilena en el mar, se había desarrollado una exitosa acción ofensiva contra una unidad de guerra española, que resultó capturada y pasó a engrosar la pequeña escuadra chilena, como su tercer buque.

Este hecho fue un gran revés para la escuadra española. Pareja había permitido la salida de la Esmeralda y había ordenado la partida de la pequeña Covadonga, de tan sólo tres cañones, en solitario, a pesar de las quejas de parte de la Junta de Oficiales.

Para los chilenos, que no se encontraban en una buena situación estratégica la captura de la Covadonga contribuyo a generar una crisis en el mando español.

Por otro lado Perú finalmente declaro la guerra a España y comprometió el envío de la escuadra peruana para unirse a la chilena en Chiloé y esperar allí la llegada de los nuevos buques blindados Huáscar e Independencia.

El 3 de diciembre de 1865, iniciaron la travesía las fragatas Apurímac y Amazonas, y 44 días después las corbetas Unión y América. Al mismo tiempo, el recién ascendido capitán de navío Juan Williams Rebolledo, con la corbeta Esmeralda, la goleta Covadonga y los vapores Maipú y Lautaro, había organizado el apostadero naval de Abtao, en el archipiélago de Calbuco, en dos ensenadas colindantes a la isla del mismo nombre, ubicada en la ribera norte del canal de Chacao.

Por otra parte, la noticia de estos sorpresivos hechos perpetrados por el buque de un país que prácticamente carecía de fuerza naval, la suposición de que hubiera corrido la misma suerte la Vencedora, la declaración de guerra de la República del Perú y la actitud de la República de Chile contraria a los intereses de España deprimieron profundamente al vicealmirante José Manuel Pareja quien, sintiéndose fracasado, optó por suicidarse.

Al vicealmirante Pareja le sucedió en el mando el capitán de navío Casto Méndez Núñez quien ante la difícil situación de la escuadra decidió levantar el bloqueo de la mayoría de los puertos, limitándose a bloquear Valparaíso y en Caldera donde se habían concentrado las presas mercantes capturadas a Chile. Aunque en poco tiempo el bloqueo solo se concentro en Valparaíso sin tener puertos en los que abastecerse, pues igualmente los gobiernos de Bolivia y Ecuador rompieron relaciones con España.

Méndez Núñez realizaría expediciones para recuperar la goleta Covadonga y destruir la flota aliada, pero sin tener éxito.

Critica de la acción[editar]

La historiografía española considera el uso del pabellón británico por parte de la corbeta Esmeralda como felonía o por lo menos, acción innoble. Sin considerar que el propio reglamento de la marina española permite "largar bandera de otra nación".[2] y que las leyes internacionales de la guerra consideran aceptable en las guerras navales la estrategia de bandera falsa.

Referencias[editar]

  1. El comandante Williams fue informado que la velocidad de la Covadonga alcanzaba los 10 u 11 nudos superando así a la Esmeralda
  2. Alejandro de Bacardí, "Diccionario del Derecho Marítimo de España: en sus relaciones con la Marina Mercante", pág. 144.

Enlaces externos[editar]