Combate de Manchalá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Combate de Manchalá
Lugar Manchalá, Tucumán
Blanco(s) Puesto de Comando Táctico de Famaillá
Fecha 28 de mayo de 1975
Tipo de ataque Enfrentamiento armado en zona rural
Perpetrador(es) Ejército Revolucionario del Pueblo
Motivo Acción de propaganda y secuestrar oficiales del ejército durante un gobierno constitucional

El Combate de Manchalá fue un enfrentamiento armado entre miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y del Ejército Argentino, acaecido durante el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, con fecha 28 de mayo de 1975, en Manchalá, en las cercanías de la localidad tucumana de Famaillá. El marco histórico está dado por las acciones de violencia de grupos civiles armados que perseguían la toma del poder y del inicio de la utilización por las fuerzas armadas de métodos represivos ilegales que luego del 24 de marzo de 1976 se extenderían configurando un régimen de terrorismo de Estado. La acción del ejército se denominó Operativo Independencia y su comando se había establecido en Famaillá.[1] El hecho marca un punto de inflexión a favor del Ejército, que pasa a una acción ofensiva.[2] La mayoría de los datos del Combate están recogidos por parte de Acdel Vilas.[3]

Preparativos[editar]

Los guerrilleros habrían planearon para después del 29 de mayo de 1975 un ataque al Puesto de Comando Táctico de Famaillá: comando de las operaciones en el frente rural. Tenían una maqueta con el Puesto de Comunicaciones, las habitaciones y baños de los jefes, el Centro Clandestino de Detención.

ERP contaba, según declaraciones de Adel Vilas, con 117 hombres uniformados y 50 hombres de civil para las operaciones de apoyo. Estos habrían de encontrar a unos 30 o 35 hombres para la defensa del Comando, puesto que las 2 secciones de comunicaciones estaban a lo largo de la ruta 301 y la Sección de Ingenieros 5 en tareas de acción cívica.

Los combatientes se habían atrincherado en Finca Sorteis, a 18 km de Famaillá

Se había fijado el ataque para el 28 de mayo casi al oscurecer, de manera tal que coincidiese con la fecha en que se celebra el día del Ejército. Pero, ese día, dos grupos de la Sección Ingenieros 5 habían traído material en la Escuela de Manchalá para completar el plan de acción cívica. Esta circunstancia coadyugó a la derrota de la Compañía Ramón Rosa Gimenez que estaba apoyada por contingentes del ERP que concurrían desde Córdoba. Los 117 combatientes se habían atrincherado en Finca Sorteis, a 18 km de Famaillá, apresando a los dueños y a los peones. Comieron, descansaron y filmaron una película documentando sus actividades para fines propagandísticos. Por supuesto, la información precedente es la brindada por el diario de campaña de Vilas, que "agranda" la cosa, ya que no existe registro sobre la mencionada película, por ejemplo.

La fuerza de Ejército contaba con información secreta sobre un plan del ERP, aunque no se sabía dónde ni cómo se desarrollaría. Por eso, el Escuadrón de Gendarmería "Jesús María" llegó a la zona del Río Colorado y Santa Rosa de Leales donde Vilas esperaba el ataque. Allí un Mayor del Ejército asumió el mando y tuvo como tarea rastrear la zona en vista de que algunos pobladores habían visto movimientos sospechosos.

La información dada por un policía de la provincia el 27, coincidió con el hecho de que en la plaza de Famaillá fueron apresados varios jóvenes con cuadernos donde tenían dibujos de Famaillá. Ante tamañas "casualidades" Acdel Vilas ordenó que el Escuadrón de Gendarmería batiera la zona de Río Colorado, Simoca, Santa Rosa de Leales y todavía más al norte, si bien el 28 a la mañana una de las patrullas de ese Escuadrón pasó cerca de Finca Sorteis, no advirtió que la finca estaba ocupada. Eso dio pie a que el ERP levantara campamento y se pusiera en marcha para evitar un enfrentamiento prematuro que podría hacerle fracasar todo el plan.

La toma de Famaillá tenía, según Acdel Vilas, varias fases: fusilar a los oficiales; tomar al comandante de la brigada para canjearlo; licenciar a los soldados previa toma del armamento; liberar a los detenidos, y anunciar la victoria.

Enfrentamiento[editar]

Los irregulares avanzaron por la ruta de tierra 99. Allí hubo de toparse con 12 soldados y dos suboficiales que pintaban la Escuela de Manchalá.

En los vehículos había 117 combatientes. Cuando el vehículo punta pasa frente a la Escuela de Manchalá y ve al personal armado, y, creyendo que eran sorprendidos por un retén militar, abren el fuego sobre los mismos, reaccionando inmediatamente la propia tropa con fuego de FAL 7,62. Dicho tiroteo hace que se detenga la columna que marchaba detrás, procediendo una parte de los irregulares a rodear la Escuela. Al mismo tiempo, un camión de la brigada que de la ruta 38 se dirigía a la Escuela, transportando elementos logísticos, es atacado por el ERP desde el costado del camino. Ante esta aparición, el oponente que viajaba en los vehículos de transporte de la columna, abandona los mismos introduciéndose en los cañaverales, dejando variado material: armamentos, munición, equipos varios, documentación conteniendo un plan de ataque al Puesto de Comando Táctico y una maqueta de éste último.

Personal de Gendarmería Nacional.

La sorpresa fue grande, y el grupo guía, creyendo que el Ejército los había descubierto, contestó el fuego hiriendo a un soldado. Como la munición se consumía y los 14 hombres estaban cercados en la Escuela; un suboficial rompió el cerco y corrió 17 km hasta Famaillá donde encontró al oficial Jefe de la Sección de Ingenieros. Inmediatamente relató lo sucedido, y con tres camionetas y tres jefes del comando van a la Escuela cuando empezaba a caer la noche. Las luces de estos vehículos provocaron el desbande de los que cercaban a la Escuela.

Media hora más tarde, un contingente de la Fuerza de Tarea Fronterita llegaba a Manchalá donde se le dio la orden de perseguir junto al Escuadrón de Gendarmería, a los guerrilleros. Debido a la oscuridad de la noche no se pudo atrapar a nadie, pero en la fuga abandonaron los camiones con todo el material disponible.

Consecuencias[editar]

De la documentación secuestrada permitió al Ejército conocer la estructura del ERP; de la Compañía de Monte, obteniendo los nombres de 400 personas y direcciones que eran combatientes que figuraban en la estructura celular de apoyo y que no habían sido tocadas. El hecho marca un punto de inflexión a favor del Ejército, que pasa a una acción ofensiva.[2]

El 28 de mayo de 1975, el Batallón de Ingenieros 5 se hace acreedora a la medalla de Campaña de la Nación Argentina en virtud a su destacada actuación en la "Operación Independencia" y en el Combate de Manchalá en San Miguel de Tucumán. El 15 de diciembre de 1993 se le impone nombre histórico pasando a denominarse Compañía de Ingenieros 5 "Combate de Manchalá". Y por resolución BPE 4692 del 20 de noviembre 1997, se le impone el nombre histórico de "Gral. Div. Enrique Mosconi".

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Castigan a dos oficiales porque uno invocó el Operativo Independencia». La Gaceta de Tucumán. Viernes 24 de Junio de 2005. http://www.lagaceta.com.ar/vernota.asp?id_nota=118474. Consultado el 08/10/2010. 
  2. a b Fraga, Rosendo (13 de febrero de 2005). «Memoria: sangre sobre el monte». La Nación. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=679222. Consultado el 08/05/2010. 
  3. Vilas, Adel Edgardo (1976). Nunca Más, ed. Tucumán, Enero a Diciembre de 1975. Archivado desde el original el 2003-11-12. Consultado el 8 de mayo de 2010.