Colonización de Islandia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa con el área de colonización vikinga en los siglos VIII (rojo oscuro), IX (rojo), X (anaranjado) y XI (amarillo). La colonización de Islandia era un elemento de un proyecto de colonización vikinga aun más amplio.

La historia de la colonización de Islandia se conoce gracias a Íslendingabók y Landnámabók, escritos en los siglos XIII y XV, y por las sagas, que tratan sobre hechos que se desarrollaron entre los siglos X y XIII. El llamado «Tiempo de la colonización» comenzó en 874. Los primeros exploradores y colonos fueron monjes irlandeses y los exploradores vikingos Naddoddr, Garðar Svavarsson, Flóki Vilgerðarson e Ingólfur Arnarson.

Desarrollo[editar]

El comienzo de la colonización de Islandia comúnmente se encuentra en la segunda mitad del siglo IX, cuando colonos vikingos emigraron a través del Atlántico Norte debido a la falta de tierra cultivable en los países escandinavos y a las guerras civiles provocadas por la ambición de Harald I de Noruega. A diferencia de Gran Bretaña e Irlanda, Islandia era una tierra deshabitada y por lo tanto un objetivo de la fácil conquista.

Los historiadores han fijado el comienzo de la colonización en el año 874, y por lo general llaman el «Tiempo de la colonización» (en islandés Landnámsöld) el periodo de la historia de Islandia entre ese año y 930, cuando la mayor parte de la isla había sido ocupada y se fundó en Þingvellir el Althing (asamblea de hombres libres), que conformaron el Estado Libre de Islandia.

Una página del Landnámabók, fuente primaria sobre la colonización de Islandia.

Los conocimientos sobre este periodo se basan casi por completo en el Íslendingabók de Ari Thorgilsson y en el Landnámabók, ambos escritos en pergamino y conservados en la actualidad en el Instituto Árni Magnússon para los Estudios Islandeses. El Landnámabók enumera los nombres de 435 hombres considerados como los primeros colonos, la mayoría de los cuales se establecieron en las zonas norte y al sur-oeste de la isla.

Los primeros exploradores y colonos[editar]

El Íslendingabók de Ari Thorgilsson dice que los primeros colonos vikingos encontraron monjes irlandeses, los papar, cuando llegaron por primera vez a Islandia. La fuente más antigua conocida que menciona el nombre de «Islandia» es una runa gótica grabada en el siglo XI, mientras que las más antiguas se encuentra indicando asentamientos que datan del siglo IX.

El Landnámabók afirma que el primer colono en poner pie en suelo islandés fue el vikingo Naddoddr, quien permaneció un corto lapso, aunque dio un nombre al país: Snæland (i. e. Tierra de la Nieve). Lo siguió el sueco Garðar Svavarsson, el primero en pasar un invierno en la isla. Hacia el año 860, una tormenta empujó su barco hacia el norte, hasta llegar a la costa este de Islandia. Garðar la bordeó de este a oeste y se desvió hacia el norte. Llegó al actual Húsavík y circunnavegó la isla. Uno de sus hombres, Náttfari, se quedó en el actual Náttfaravík, en la bahía de Skjálfandi.

El segundo vikingo en llegar a Islandia fue Flóki Vilgerðarson. Según el Landnámabók, dejó libre sus tres cuervos en las Islas Feroe. El primero regresó inmediatamente a bordo. El segundo se elevó y luego regresó a la nave. El tercero continuó volando frente a ella. Flóki lo siguió hasta llegar a Islandia. Atracó en Vatnsfjörður, en Vestfirðir, más allá del actual Reikiavik. Uno de sus hombres, Faxi, dijo que parecía que habían encontrado un gran país (hoy la bahía en la costa, Reykjavík Faxaflói, se llama así en su honor). Un duro invierno mató a todo el ganado Flóki, quien maldijo la tierra fría, llamando isla de hielo. A pesar de muchas dificultades para encontrar comida, se mantuvo un año más, en Borgarfjörður. Finalmente regresó a Noruega. Volvió después de muchos años y se instaló en el la actual localidad de Flókadalur.

Ingólfur Arnarson fue otro de los primeros colonos de la isla. Huía tras una pelea en su Noruega natal. Junto a su hermano adoptivo y cuñado, Hjörleifr Hródmarsson, pasaron el invierno en Álftafjörður. Años más tarde regresó, construyó una granja en Reikiavik y reclamó para sí toda la tierra al oeste de los ríos Ölfusá, Öxará y Brynjudalsá.

Bibliografía[editar]

  • Íslenskur sögu atlas: 1. bindi: Frá öndverðu til 18. aldar, Árni Daníel Júlíusson, Jón Ólafur Ísberg e Helgi Skúli Kjartansson, Almenna bókafélagið, Reykjavík, 1989, ISBN 0-520-06954-4.
  • Medieval Iceland: Society, Sagas and Power, Jesse Byock, University of California Press, 1988, ISBN 0-226-52680-1.

Véase también[editar]