Cohete (arma)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lanzador de cohetes Katiusha, uno de las primeras armas de artillería de cohetes moderna

Un cohete es un sistema de armas no guiado, autopropulsado por un motor cohete.

Categorización[editar]

En el uso militar, las municiones propulsadas se clasifican en términos generales como sigue:

  • Munición propulsada sin guía, que es conocida como cohete.[1]
  • Munición propulsada con guía, que puede desplazarse a través del aire o del espacio exterior, que es conocida como un misil.
  • Munición propulsada, con o sin guía, que se desplaza a través del agua, que es conocida como torpedo.

La propulsión puede ser proporcionada ya sea por un motor cohete integrada a la munición, que funciona por un período relativamente largo, o bien por el uso de una carga propulsora que se quema completamente dentro del tubo de lanzamiento.

Sin embargo, la distinción algunas veces es poco clara, especialmente cuando un arma comienza como un cohete no guiado y luego se le instala un sistema de guía, por ejemplo: el sistema GMLRS que aún es identificado como artillería de cohetes,[2] a pesar de emplear municiones guiadas.

Primeros desarrollos[editar]

Véase también: Historia de los cohetes

El uso de cohetes como una forma de artillería se remonta a la China medieval, donde eran utilizados dispositivos tales como flechas de fuego, aunque principalmente como un arma psicológica. Posteriormente estos se difundieron gradualmente a Europa y al Medio Oriente. Los cohetes se convirtieron en un arma significativa durante el siglo XX, cuando procesos de fabricación más refinados hicieron posible la existencia de cohetes de mayor precisión.

Roles básicos[editar]

Artillería[editar]

Los cohetes fueron ampliamente usados como arma de artillería debido a su simplicidad y la habilidad de la plataforma lanzadora de disparar múltiples cohetes en un espacio de tiempo muy corto – a diferencia de la artillería basada en cañones, que normalmente está compuesta por un único y pesado tubo que debe ser recargado después de cada disparo. Los lanzadores de cohetes múltiples normalmente pueden disparar su dotación completa en cuestión de segundos. Esta tasa de disparos es muy eficiente, ya que al objetivo le deja muy poco tiempo para tomar cubierta o alejarse, y además la unidad de artillería puede usar tácticas del tipo "disparar-y-desplazarse", evitando de este modo el fuego contra-batería del enemigo.

Sistemas portátiles[editar]

Con la invención del tanque, la infantería requería de un arma capaz de contrarrestar esta amenaza. El blindaje del tanque pronto se desarrolló más allá del punto en que un fusil antitanque con la capacidad de penetrarlo, podría ser transportado por un infante, y ya durante la Segunda Guerra Mundial se pusieron en servicio armas basadas en cohetes, tales como el Bazooka de Estados Unidos y el Panzerschreck de Alemania. El desarrollo continuó después de la guerra, con armas tales como el RPG-7, aunque la necesidad de incrementar el alcance llevó al desarrollo de armas guiadas para suplir las necesidades del rol antitanque.

El uso de armas antitanques para atacar construcciones y otros blancos ha llevado al desarrollo de armas y municiones diseñadas específicamente para atacar blancos no blindados, tales como el LASM de un disparo, y el más grande: SMAW.

Lanzados desde el aire (aéreos)[editar]

Cohetes Hydra 70 en un contenedor de lanzamiento M261 en un helicóptero de ataque AH-64 Apache.

Los cohetes no guiados han sido lanzados desde aviones desde principios del siglo XX, para atacar objetivos terrestres, marítimos y aéreos. Incluso después del desarrollo de misiles guiados, los cohetes permanecieron como una opción adecuada para ataques de corto alcance, tales como las misiones de apoyo aéreo cercano.

Referencias[editar]

Nota[editar]