Cocina Frankfurt

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
The Frankfurt kitchen (vista desde la entrada).
Reconstrucción mostrada en la MAK de Vienna.

La cocina Frankfurt fue una innovación para la arquitectura doméstica, y es considerada la precursora de cocinas a la medida modernas, ya que se fue la primera en pensarse como parte de un proyecto de vivienda, diseñada para permitir el trabajo eficiente y para ser construida a bajo costo. Fue diseñada en 1926 por la arquitecta austriaca Margarete Schütte-Lihotzky para el complejo de vivienda social Römerstadt en Fráncfort del Meno (Alemania), del arquitecto Ernst May. Unas 10.000 unidades fueron construidas a finales de la década de 1920 en Fráncfort.

Motivación e influencias[editar]

Las ciudades alemanas después del final de la Primera Guerra Mundial sufrían una seria escasez de vivienda. Varios complejos de viviendas sociales fueron realizados en los años 20 para aumentar el número de apartamentos de alquiler. Estos proyectos en gran escala tuvieron que proporcionar los apartamentos accesibles para una gran cantidad de familias típicas de la clase obrera y por ello estaban pensados para limitaciones por presupuestos ajustados. Por consiguiente, los apartamentos diseñados fueron cómodos pero no espaciosos, y así los arquitectos intentaron reducir costos aplicando un mismo diseño para una gran cantidad de apartamentos.

El diseño de Margarete Schütte-Lihotzky de la cocina para el Römerstadt tuvo que solucionar así el problema de cómo construir muchas cocinas, sin permitir que ocuparan demasiado del espacio total del apartamento. Su diseño salió del cuarto de diseño de "cocina con sala de estar" común de entonces. El hogar del trabajador típico consistía en un apartamento de dos ambientes, en el cual la cocina servía a muchas funciones a la vez: además de cocinar, uno cenaba, vivía, se bañaba, e incluso dormía allí, mientras que el segundo cuarto, pensado como sala, a menudo era reservado para ocasiones especiales tales como los poco comunes Sunday roast. En cambio, la cocina de Schütte-Lihotzky era un pequeño cuarto separado, conectado con la sala de estar por una puerta deslizable; así separando las funciones del trabajo (cocinar, etc.) de las de la vida y de la relajación, de acuerdo con su opinión sobre la vida:

  • Besteht es en Arbeit, zweitens en Ausruhen, Gesellschaft, Genuß de Erstens del und.
  • “En primer lugar (en la vida), está el trabajo; y en segundo lugar está lo demás: relajación, compañía y los placeres.”

Margarete Schütte-Lihotzky, en "Schlesisches Heim" 8/1921

El diseño de Schütte-Lihotzky fue influenciado fuertemente por las ideas del taylorismo, que estaban en boga al principio del siglo XX. Comenzada por Catharine Beecher a mediados del siglo XIX y reforzada por las publicaciones de Christine Frederick en los años 1910, la tendencia cada vez mayor de ver el trabajo en el hogar como una profesión verdadera tuvo la consecuencia lógica de que la optimización industrial iniciada por el Taylorismo se aplicó al área doméstica. "The New Housekeeping", de Frederick, que estaba a favor de racionalizar el trabajo en la cocina, usando un acercamiento de Taylorist, había sido traducida a alemán con el título "Die rationelle Haushaltsführung" en 1922. Estas ideas fueron bien recibidas en Alemania y Austria y formaron la base del trabajo del arquitecto alemán Erna Meyer y fueron también instrumentales en el diseño de la cocina Frankfurt de Schütte-Lihotzky. Ella hizo detallados estudios detallados de productividad para determinar cuánto tiempo tomaba cada fase de procesamiento de la cocina, rediseñó y optimizó los flujos de trabajo, y planeó su diseño de cocina de forma tal que los apoyara óptimamente. La mejora de la ergonomía de la cocina y la racionalización del trabajo de la cocina eran importantes para ella:

  • Das Problem, die Arbeit der Hausfrau rationeller zu gestalten, ist fast für alle Schichten der Bevölkerung von gleicher Wichtigkeit. Sowohl die Frauen des Mittelstandes, die vielfach ohne irgendwelche Hilfe im Haus wirtschaften, als auch Frauen des Arbeiterstandes, die häufig noch anderer Berufsarbeit nachgehen müssen, sind so überlastet, daß ihre Überarbeitung auf die Dauer nicht ohne Folgen für die gesamte Volksgesundheit bleiben kann.
  • “El problema de racionalizar el trabajo del ama de casa es igualmente importante para todas las clases de la sociedad. Las mujeres de la clase media, que trabajan a menudo sin ninguna ayuda (es decir, sin servidumbre) en sus hogares, y también las mujeres de clase trabajadora clasifican, que tienen que trabajar a menudo en otros trabajos, sobre exponiéndose al punto que su tensión está al límite, pudiendo tener consecuencias serias para la salud pública a la larga.”

Margarete Schütte-Lihotzky en el neue Francfort, 5/1926-1927 del Das


Esta cotización resume sucinto las razones de la súplica del taylorismo en ese entonces. Por una parte, la tendencia de racionalizar el hogar fue reforzada por la intención de reducir el tiempo pasado en (económicamente hablando) quehacer doméstico “improductivo”, de modo que las mujeres tuvieran más tiempo para el trabajo de la fábrica. Por una parte, esfuerzos emancipadores para mejorar el estado de las mujeres, también en el hogar, pedido la racionalización para relevar a mujeres y para permitirles perseguir otros intereses.

Schütte-Lihotzky fue inspirado fuertemente por las cocinas ferroviarias extremadamente espacio-obligadas del vagón restaurante, que ella vio como ideal de Taylorist: aunque éstos eran muy pequeños, dos personas podrían preparar y servir las comidas para cerca de 100 huéspedes, y entonces lavan y almacenan los platos.

El plan de la cocina[editar]

Los cajones de aluminio característicos

La cocina resultante de Francfort era una cocina estrecha del doble-archivo que medía 1.9 m por 3.4 M. La cocina tenía una entrada separada en una de las paredes cortas, enfrente de las cuales estaba la ventana. A lo largo del lado izquierdo (según lo visto de la entrada), la estufa fue colocada, seguido por una puerta deslizante que conectaba la cocina con la cena y la sala de estar. A la derecha la pared era gabinetes y el fregadero, delante de la ventana un espacio de trabajo. No había refrigerador, sino un tablero que planchaba plegable, visible en la imagen doblada contra la pared izquierda.

La disposición estrecha de la cocina no era debida solamente a los apremios del espacio mencionados anteriormente, él era igualmente una decisión de diseño consciente en mismo una tentativa de Taylorist de reducir al mínimo el número de pasos necesarios al trabajar en la cocina. La puerta deslizante también ayudada para reducir al mínimo la distancia que camina entre la cocina y la tabla en el cuarto adyacente.

Dedicado, etiquetado los compartimientos de almacenaje para los ingredientes comunes tales como harina, azúcar, arroz y otros fueron pensados mantener la cocina ordenada y bien organizada; el espacio de trabajo tenía un “cajón integrado, desprendible de la basura” tales que los desechos se podrían apenas empujar en él mientras que el trabajo y el asunto vaciaron inmediatamente luego.

Porque los muebles convencionales de la cocina del tiempo cupieron ni los nuevos flujos de trabajo ni el espacio estrecho, la cocina de Francfort era completa instalado con muebles y aplicaciones importantes tales como la estufa, una novedad en aquel momento en Alemania. Era la primera cocina cabida. Los frentes de madera de la puerta y del cajón fueron pintados azules porque los investigadores habían encontrado que las moscas evitaron superficies azules. Lihotzky utilizó la madera de roble para los envases de la harina, porque rechazó gusanos de harina, y la haya para las tapas de tabla porque la haya es resistente a la coloración, a ácidos, y a knifemarks. El asiento era un taburete rotatorio en los echadores para la flexibilidad máxima.

Aceptación del usuario[editar]

La cocina Frankfurt de Schütte-Lihotzky fue instalada en unas 10.000 unidades en Francfort gozando de un gran éxito comercial. El costo de una sola cocina, totalmente equipada, era moderado (unas centenas Reichsmark); los costes fueron hacados pagar al alquiler (que aumentó según se informa los alquileres en 1 RM por mes).

Sin embargo, a menudo los usuarios tenían dificultades con ellas. Desacostumbrado a los flujos de trabajo creados para requisitos particulares de Schütte-Lihotzky para los cuales la cocina fue optimizada, estaban a menudo en la pérdida en cuanto a cómo utilizar la cocina. Con frecuencia fue descrita como poco flexible- los compartimientos diseñados para el almacenaje a menudo fueron utilizados para otras funciones. Otro problema con estos compartimientos es que eran fácilmente accesibles por los niños pequeños. Schütte-Lihotzky había diseñado la cocina para ser utilizada por una sola persona adulta. Los niños o aún un segundo adulto no habían incorporado el cuadro, y de hecho, la cocina era demasiado pequeña para que dos personas trabajen adentro. Incluso las puertas abiertas de los gabinetes obstaculizaban el trabajo de una persona.

La mayoría de las críticas contemporáneas concentraron en tales aspectos algo técnicos. Sin embargo, la cocina Frankfurt se convirtió en un modelo para una cocina moderna del trabajo. Para el resto del vigésimo siglo, la cocina pequeña, racionalizada del trabajo era un estándar en edificios de la vivienda en Europa.

Los aspectos sociológicos de la “cocina del trabajo” fueron criticados solamente mucho más adelante, en los años 70 y el 80s, cuando las críticas feministas encontraron que habían petardeado las intenciones emancipadores que tenían en la parte motivada el desarrollo de la cocina del trabajo realmente: exacto debido a la racionalización especializada y el tamaño pequeño de estas cocinas tales que solamente una persona podría trabajar comfortablemente, las amas de casa tendieron a aislarse a partir de la vida en el resto de la casa. Qué había comenzado como tentativa emancipador (aunque todos los autores tales como Beecher, Frederick, o Meyer habían asumido siempre implícito que la cocina era el dominio de la mujer) al professionalise y evalúa de nuevo el trabajo en el hogar ahora fue considerado como confinamiento de la mujer a la cocina.

Variantes y otros progresos[editar]

Schütte-Lihotzky no acaba de diseñar “” la cocina de Francfort - ella diseñó realmente tres diversas variaciones de ella. El tipo 1, el que está descrito aquí, era el más el campo común y lo más menos posible costoso. Ella también diseñó el “tipo - 2” y el “tipo 3” cocinas basadas en el mismo concepto, pero éstos eran más grandes, tenían tablas, y eran bastante espaciosos para que una o aún dos personas adicionales ayuden en la cocina. Estos dos últimos tipos, sin embargo, no tenían el impacto que su modelo del “tipo 1” tenía.

Erna Meyer respondió a las críticas de la cocina de Francfort con su cocina de Stuttgart, presentadas en 1927. Era levemente más grande y tenía un más plan de tierra cuadrado, y muebles usados de la unidad en un intento por hacerlos adaptables a las necesidades de usuarios futuras y a diversas formas del sitio.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]