Clúa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Clúa fue un microcoche español fabricado por la empresa Construcciones Metálicas Clúa en Barcelona, entre 1955 y 1962.

Si el Biscúter fue el microcoche español más famoso, los Clúa fueron los microcoches de líneas más armoniosas y deportivas de la época, ya que algunas de sus carrocerías fueron firmadas por uno de los mejores carroceros españoles, Serra, que también diseño otro microcoche: el Biscúter Coupé o Pegasín.

Historia[editar]

La empresa Construcciones Metálicas Clúa conocida en los años 1950 por sus motocicletas Clúa (antes MC y CMC) acometió en 1955 el proyecto de fabricar un cochecillo tipo spyder de líneas elegantes, dotado de un motor bicilíndrico de dos tiempos anterior de 247 cc (más tarde se aumentó a 350 y 400 cc) con tracción delantera, cuatro velocidades y marcha atrás, arranque eléctrico, chasis de viga central, suspensión independiente y ruedas de 4,50 x 10.

En 1956 se incorporó un motor bicilíndrico de cuatro tiempos de 497 cc (17CV a 5000 rpm y 69 x 65 mm) y algunos de ellos con una preciosa carrocería firmada por el carrocero Pedro Serra inspirada en el modelo Z102-103 de Pegaso, las características de estos nuevos modelos según la publicidad de la época eran las siguientes:

  • Motor: dos cilindros a dos tiempos, cilindrada, 350, 400 y 500 cc; culata de aluminio y cilindro de fundición con pistón de aluminio y bielas sobre rodillos, engrase por mezcla de aceite, carburador de nivel constante, cambio de velocidades, cuatro hacia delante y una hacia atrás, puesta en marcha: motor de arranque por batería, diferencial de piñones rectos en los satélites y planetarios, embrague de discos múltiples en baño de aceite.
  • Instalación eléctrica: encendido por batería 6V, 60A y 12V, 90A, alumbrado con luz de población cruce y luz fuerte, indicadores de viraje, faro stop y piloto.
  • Chasis y frenos: frenos en las cuatro ruedas hidráulicos, el de mano por palanca y cables en las ruedas traseras, suspensión cuatro ruedas independientes, ruedas de discos de acero estampado con neumáticos de 4,50 x 10.
  • Prestaciones: consumo aproximado, 5 y 6 ½ por 100 km y velocidad máxima 75 a 80 km/hora.

Como se puede observar por sus características, este coche se situaba en un segmento superior a los microcoches al uso e incluso cerca de coches como el Seat 600 debido a la presencia que le otorgaba su elegante línea, sus excelentes acabados y, sobre todo, su motor de cuatro tiempos, que le auguraba un excelente futuro pese a su precio de 64.000 pesetas. Cuando fue presentado en la Feria de Muestras de Barcelona de 1957 tuvo un enorme éxito y se realizaron un gran número de pedidos, con el compromiso de que en caso de cualquier defecto o anomalía la empresa devolvería el dinero al comprador. Y el problema apareció, la chapa se desajustaba por un defecto en su fabricación (ajena a Clúa) y la empresa se vio obligada a devolver el dinero a todo el que lo solicitó (que fueron muchos) lo que provocó que en 1960 liquidara las últimas unidades de este coche a 49.300 pesetas y en 1962 la empresa quebró definitivamente. Se fabricaron aproximadamente unas cien unidades en total.

Clúa 500[editar]

  • Marca: Clúa
  • Modelo: 500
  • Año: 1958
  • Fabricante: Construcciones Mecánicas Clúa, S.L. Barcelona
  • Producción estimada: 100 unidades
  • Propiedad: Antonio Martín del Barrio. Madrid

Enlaces externos[editar]