Cirrosis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cirritis
Hepatocellular carcinoma 1.jpg
Cirrosis liderando un carcinoma hepatocelular carcinoma (espécimen de necropsia)
Clasificación y recursos externos
CIE-10 K70.3, K71.7, K74
CIE-9 571
DiseasesDB 2729
MedlinePlus 000255
MeSH D008103
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

La cirrosis, usada erróneamente en detrimento del término oficial "cirritis" (del griego: kirr- κιρρóς, amarillo anaranjado, y -ō-sis, patología) es una histopatología en la que las células del parénquima de un órgano interno cualquiera son sustituidas, al morir, por un tejido anormal de tipo cicatricial formado a partir del tejido estromal del propio órgano.

El término 'cirrosis' fue acuñado por René Laënnec en 1805 al estudiar la cirrosis hepática y observar la presencia de gránulos amarillentos en el tejido hepático, debido esto a la presencia de pigmentos biliares. En general, el término cirrosis queda reservado para la enfermedad hepática, denominándose la enfermedad pancreática como pancreatitis crónica, sin ninguna relación fisiopatogénica con la hepática, salvo el posible origen etílico coincidente de la primera con algunos casos de la última. Tienen distintos aspectos morfológicos e histopatológicos, con ciertas analogías.

Esencialmente se trata de una enfermedad degenerativa acelerada del parénquima hepático, que como expresión final de múltiples etiologías, traduce una desestructuración del lobulillo hepático, por un estado de regeneración mantenido, que finalmente no consigue sostener la funcionalidad del laboratorio del metabolismo del cuerpo humano, al crecer de forma inapropiada hepatocitos que sin sus adecuados conductos de drenaje, y agravado por la fibrosis intersticial interlobulillar estromal, terminan produciendo insuficiencia hepática progresiva, y cursando por una serie de grados de afectación clínica relativamente correlacionadas con las anormalidades morfológicas crecientes que se van produciendo. Las causas más comunes e importantes son:

  • Etilismo crónico.
  • Hepatitis crónicas víricas, especialmente la hepatitis C, y menor medida la hepatitis B, en respuesta a ciertas configuraciones genotípicas del huésped, con anormal respuesta autoinmune celular como origen principal de la patogenia, más que el propio virus en si.
  • Medicaciones o fármacos de ingesta crónica, que terminan comportandose como el daño alcohólico.
  • Obesidad y sobrenutricion.


Cirrosis de hígado visto axialmente con tomografía computada de abdomen.

Además de la cirrosis hepática son comunes la cirrosis pancreática, la renal y la biliar.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]