Círculo cántabro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Circulus cantábricus»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Jinete cántabro armado a caballo perteneciente a un fragmento de la estela de San Vicente de Toranzo descubierta en el castro de la Espina del Gallego.

El círculo cántabro era una táctica militar empleada en la antigüedad, y en menor medida durante el medievo, por la caballería ligera. Se sabe por Flavio Arriano[1] y por la adlocutio de Adriano[2] que era la forma más habitual de presentarse en combate por parte de los cántabros, de ahí su nombre, y que tras las Guerras Cántabras los romanos la adoptarían en su ejército.

En ella los jinetes formaban dos escuadrones armados con jabalinas que simulaban una carga en hilera, unos por la derecha y otros por la izquierda. En el momento previo de chocar contra las líneas enemigas giraban hacia cada extremo de sus flancos al tiempo que lanzaban los dardos y se cubrían con sus escudos para posteriormente replegarse, formando cada uno de ellos un semicírculo (ambos grupos acababan formando un círculo completo). Esta acción se repetía sucesivamente.

La táctica fue empleada fundamentalmente contra la infantería y los arqueros. El movimiento constante de los jinetes les daba ventaja frente a la lenta infantería y les convertía en un difícil objetivo. La maniobra fue diseñada para hostigar y desgastar a las fuerzas enemigas compuestas por formaciones cerradas. Fue comúnmente usada contra la infantería pesada, tales como las lentas legiones romanas.

El cantabricus circulus es similar a otras maniobras de la caballería como el disparo parto (con arcos y flechas en vez de dardos) o la caracola (mediante disparos de pistolas).

Referencias[editar]

  1. Flavio Arrinano. Táctica, 40
  2. CIL. VIII, 2532