Cinta ergométrica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una cinta ergométrica.

Una cinta ergométrica, cinta de correr, caminadora de banda o máquina de caminar es una máquina de ejercicios que permite a una persona correr o caminar sin desplazarse de su sitio.

La máquina posee una plataforma móvil con una cinta transportadora ancha y un motor eléctrico o un volante de inercia. La cinta de un compuesto blando tipo goma está armada formando una banda continua, la misma se desplaza sobre rodillos hacia atrás, permitiendo a la persona caminar o correr a una velocidad igual a la del desplazamiento de la cinta. La velocidad en la que la cinta se desplaza es el ritmo de caminar o correr. Por lo tanto, la velocidad de correr puede ser controlada o medida. Las máquinas más complejas y de alta resistencia son conducidas por un motor (usualmente un motor eléctrico). Las versiones más simples, de menor peso y más baratas resisten pasivamente el movimiento, moviéndose sólo cuando el caminante empuja la cinta con sus pies, acción que es posible gracias al ligero ángulo de inclinación de la plataforma, que en algunos casos se puede ajustar (manualmentte o con un pequeño servo), variando el esfuerzo requerido. Estas versiones más sencillas (sin motor) son conocidas como "cintas ergométricas manuales".[1]

Desventajas[editar]

Como un ejercicio cardiovascular:

  • Correr en una cinta ergométrica es más fácil que correr al aire libre debido a que el piso es suave y no hay resistencia al viento. Un malentendido común es que es más fácil debido a que el piso se empuja debajo de la persona. Pero el movimiento es relativo y sería el mismo que correr en la cubierta de un barco que se mueve en relación al terreno. Los estudios que miden la diferencia, encuentran que en la carrera de una persona promedio a velocidades entre 8.0 km/h y 14 km/h se consume entre el 0 y 5 por ciento más al correr al aire libre.[2]
  • Es posible regular a las cintas ergométricas para que el consumo de energía sea equivalente si se corre al aire libre, para ello la inclinación debe regularse a un 1%.
  • Algunas personas que corren en estas cintas desarrollan malos hábitos al correr, los que se manifiestan cuando regresan al aire libre.[3]
  • Impone un ritmo estricto a los corredores, dando una sensanción artificial al correr que puede causar a un corredor el perder su equilibrio.

Como una actividad interior:

  • Muchas personas encuentran a las cintas monótonas y pierden interés por este tipo de ejercicio después de un tiempo.[4]
  • Las cintas ergométricas no ofrecen la satisfacción psicológica que algunos corredores tienen de correr en nuevas ubicaciones lejos de las distracciones de su casa.
  • Puede causar lesiones personales sí no se utiliza adecuadamente. De particular preocupación son los niños que llegan a la cinta ergométrica cuando se está corriendo y sufren quemaduras por fricción que pueden requir múltiples injertos de piel o provocar una discapacidad permanente.[5]
  • Costos de compra, costos eléctricos, y las posibles reparaciones son significativamente mayores que los que corren afuera.
  • Ocupa espacio en hogares.

Otros usos[editar]

Como se trata básicamente de una cinta transportadora, la cinta ergométrica puede ser utilizada para otras actividades además de correr. Como parte de un escritorio informático,[6] para evitar las consecuencias perjudiciales de la vida sedentaria. Para evaluar la capacidad atlética de caballos (especialmente en las carreras de jockey) se los hace ejercitar sobre cintas ergométricas especiales. Grandes cintas ergométricas también pueden adaptarse a los coches. Las cintas también pueden ser utilizadas para ejercitar a perros que están acostumbrados a correr en una cinta transportadora; sin embargo, atar la correa de la cinta debe evitarse ya que puede causar lesiones graves. El grupo estadounidense OK Go realizó para el videoclip Here It Goes Again un baile sobre cintas de correr en funcionamiento.

Referencias[editar]

  1. Manual treadmill term
  2. Luff, Christine (5 de julio de 2009). «Do I Burn More Calories Running Outside or on a Treadmill?». About.com. Consultado el 22 de enero de 2009.
  3. Urban, Keith (30 de septiembre de 2008). «Treadmill vs. Outdoor Running - Pros and Cons». buzzle.com. Consultado el 22 de enero de 2009.
  4. Luff, Christine (6 de septiembre de 2009). «How To Beat Boredom on the Treadmill». About.com. Consultado el 22 de enero de 2009.
  5. Parker-Pope, Tara (27 de mayo de 2009). «The Dangers of Treadmills». The New York Times. Consultado el 22 de enero de 2009.
  6. «Linus Torvalds Guided Tour of His Home Office».

Enlaces externos[editar]