Cine de Uruguay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El cine de Uruguay tiene más de un siglo de historia, aunque desde el 2002 asiste a un proceso de evolución, que ha logrado películas con muy buenas críticas y reconocimiento internacional, con más de 120 producciones, entre cine de ficción y documental .[1]

Evolución[editar]

La maquinaria cinematográfica llega a Uruguay a fines del siglo XIX. El empresario Félix Oliver adquiere una cámara de filmación y así surge el primer documental uruguayo en 1898, Carrera de bicicletas en el velódromo de Arroyo Seco.[1]

La primera película es Pervanche, de 1919, dirigida por León Ibáñez.[1] En 1929 se estrena El pequeño héreo del arroyo de oro, dirigida por Carlos Alonso y basada en la historia real de Dionisio Díaz.

Entre 1898 y 1993 se estrenan más de 30 películas. Durante décadas, la producción fílmica uruguaya se caracterizó por su escasez de recursos y su intermitencia.[1] En 1993, Beatriz Flores Silva dirige su primer largometraje, La historia casi verdadera de Pepita la Pistolera, película que alcanza gran popularidad para la época. Al año siguiente se filma la película de presupuesto más ambicioso hasta la fecha, El dirigible, que por primera vez se acerca al millón de dólares.[1] Diez películas más serán estrenadas de esa fecha hasta el 2000, entre las que destacan El chevrolé (1999) y El viñedo (2000).

El siglo XXI comienza pisando fuerte; la producción 25 Watts (2001), de Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella recibe diez premios, incluyendo Mejor Película en el Festival Internacional de Cine de Róterdam y Mejor Ópera Prima en el Festival de La Habana.[1] Con una marcada influencia del cine francés, la película sirvió para tratar la vida de los jóvenes uruguayos y catapultó a la fama a su protagonista Daniel Hendler.

Ese mismo año Beatriz Flores Silva lanza En la puta vida, película de gran éxito comercial tanto en el país como en el exterior, que posiciona a su directora como una de las más interesantes del campo cinematográfico nacional. Dos años después, Guillermo Casanova dirige El viaje hacia el mar, basado en un cuento de Juan José Morosoli y con gran elenco, que incluye a Hugo Arana, César Troncoso, Diego Delgrossi, Julio César Castro y Julio Calcagno. Por su parte, Mario Handler filma y dirige Aparte, película documental sobre la crisis del país y sus resonancias en ciertos sectores de la población. La película alcanza gran difusión y es reconocida como uno de los mejores trabajos de Handler. En 2004 se estrena Whisky, de la dupla Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella, protagonizada por Andrés Pazos, Mirella Pascual y Jorge Bolani. Aclamada por la crítica y considerada por algunos "la mejor película latinoamericana", se convirtió enseguida en una película de culto.

2005 fue el año del primer premio Óscar uruguayo, cuando Jorge Drexler recibe la estatuilla por la canción Al otro lado del río (la primera en lengua no inglesa en obtener este premio) que integra la banda sonora de la película Diarios de motocicleta sobre el revolucionario Ernesto "Che" Guevara.[2]

En 2007, se estrena El baño del papa, dirigida por César Charlone y Enrique Fernández, protagonizada por César Troncoso y Virginia Méndez. Basada en un libro de cuentos y en la visita real del Papa Juan Pablo II al Uruguay, relata la historia de unos marginados del norte, a quienes los planes de ascesión social le fallan continuamente. La película obtuvo varios galardones y fue reconocida ampliamente por la crítica internacional. Ese mismo año se estrena Matar a todos, de Esteban Schroeder, con Roxana Blanco y Jorge Bolani, thriller policial basado en hechos reales. Beatriz Flores Silva dirige Polvo nuestro que estás en los cielos, con Héctor Guido y gran presupuesto, pero con malas críticas y poca taquilla.

Desde 2001, el Uruguay asiste a lo que Radakovich y Lescano llaman "el boom del cine nacional", con producciones por año que van en aumento, mejores condiciones de realización, mayor reconocimiento internacional y un marcado ascenso del público nacional. Desde 2008 se estrenarán películas con buenas recaudaciones y reconocimiento tanto dentro como fuera del país: Acné, Gigante, El cuarto del Leo, Mal día para pescar, Miss Tacuarembó, Norberto apenas tarde, La casa muda (primera película de terror, con un remake norteamericano) y Reus, la película más taquillera en la historia del cine nacional.

En 2011, César Charlone dirige para la Televisión Española, Artigas, la redota, protagonizada por Jorge Esmoris, con Rodolfo Sánchez, Yamandú Rodríguez, Roxana Blanco, entre otros, y basada en la figura del prócer nacional. Vendrán luego Flacas vacas, la película animada Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe, La culpa del cordero, La demora, 3, Una balada para el Che, Anina, Tanta agua, El rincón de Darwin, El lugar del hijo, Mr. Kaplán, Zanahoria, entre otras.

El documental[editar]

El cine uruguayo tiene una larga tradición en documentales, con más de treinta películas. Uno de sus mayores exponentes es el director Mario Handler, referente latinoamericano del cine de tipo documental desde los años 60. Algunas de sus películas, como Me gustan los estudiantes (1968), Aparte (2003) o Decile a Mario que no vuelva (2007) muestran realidades de su país o su historia reciente con crudeza y descarnada melancolía. Otras películas que sobresalen son Ácratas, de Virginia Martínez, Perejiles, de Federico González, Hit, de Claudia Abend y Adriana Loeff, La sociedad de la nieve, de Gonzalo Arijón, A pesar de Treblinka, de Gerardo Stawsky, Las flores de mi familia, de Juan Ignacio Fernández Hope, Chico ferry, de Federico Beltramelli, El Bella Vista, de Alicia Cano, Desde adentro, de Vasco Elola, Manyas, la película, de Andrés Benvenuto, Cometas sobre los muros, de Federico Pritsch.

Filmoteca[editar]

Desde 1952, Uruguay cuenta con una nutrida filmoteca en Cinemateca Uruguaya.[3] [4]

Locaciones[editar]

En la actualidad, Montevideo y varios puntos del interior son escenario de filmación favorito para múltiples locaciones ficticias;[5] [6] se destaca el rodaje de Miami Vice (2006): la Ciudad Vieja de Montevideo sirvió para reproducir La Habana Vieja, y el balneario Atlántida con su edificación art deco le dio vida a zonas de Miami.[7] [8]

En 2012, la Intendencia de Montevideo publicó una guía de locaciones para uso de cineastas, publicistas y alumnos de escuelas de audiovisual.[9] [10]

Bibliografía[editar]

  • Margarita Pastor Legnani, Rosario Vico De Pena: Filmografía uruguaya (1898-1973), Cine Universitario del Uruguay/Cinemateca Uruguaya, 1973.
  • Eugenio Hintz, Graciela Dacosta: Historia y filmografía del cine uruguayo, Montevideo, Ediciones de la Plaza, 1988.
  • Juan Pablo Lepra: Navegar en Imágenes: La historia de Félix Oliver y los primeros años del cine en el Uruguay, Universidad Católica del Uruguay, 2002. Acceso al documento
  • Guy Hennebelle, Alfonso Gumucio-Dagron (sous la direction de): Les Cinémas de l'Amérique Latine, préface de Manuel Scorza, avant-propos d'Edouard Bailby et de Louis Marcorelles, Éditions Lherminier, septembre 1981, 544 p.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]