Cigarrillo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cigarro»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Un cigarrillo encendido en un cenicero de cristal.

El cigarrillo, cigarro, pitillo, porro o pucho es uno de los formatos más populares en el consumo de tabaco. Un cigarrillo es una planta seca (popularmente tabaco) picada recubierta por una hoja delgada en forma de cilindro. Comúnmente presenta integrado un filtro para reducir los daños a la salud.

Fue definido ya por Bartolomé de las Casas en su Historia de las Indias como «ciertas hojas secas envueltas en otras hojas, también secas, parecidas a los petardos... Se encienden por un extremo y se chupan por el otro... para introducir en los pulmones ese humo con el que adormecen el cuerpo y así se embriagan».

Fue condenado por Jacobo I de Inglaterra por ser «repulsivo para el olfato, desagradable para la vista, peligroso para el cerebro y nocivo para los pulmones».[1]

En la actualidad, el arte de fumar tabaco se considera un uso legal de la droga nicotina con fines recreativos o para relajarse. También se ha considerado una afición masculina a lo largo de la historia. Aunque esta última perspectiva ha tratado de ser distorsionada por los daños a la salud, existe evidencia científica que confirma que los hombres con altos niveles de testosterona son mucho más propensos a fumar tabaco.[2]

Historia[editar]

Reproducción de una talla del templo de Palenque, México, que figura a un sacerdote maya fumando en pipa.

Se cree que la planta de tabaco, la Nicotiana tabacum, es originaria de la zona del altiplano andino y que llegó al Caribe unos 2000 ó 3000 años antes de Cristo. Cuando Colón llegó a América, la planta ya se había extendido por todo el continente y casi todas las tribus y naciones de América habían tenido contacto con el tabaco y tenían con él una relación más o menos intensa.

El 28 de octubre de 1492 fue una fecha clave en la historia del tabaco. Ese día, Colón y sus naves llegaron a la bahía de Bariay, cacicazgo de Maniabón, en la costa noreste de la isla de Cuba, al norte de la actual provincia de Holguín. «...Es aquella isla la más hermosa que ojos hayan visto...», escribiría luego Colón en su diario, impresionado por el esplendor y la variedad de colores que le ofrecía la tierra que acababa de descubrir.

Unos días más tarde Colón, como era su costumbre, mandó a dos de sus hombres, Luis de Torres y Rodrigo de Xerez, a explorar la zona circundante y, si era posible, contactar con los emisarios del Gran Kan. Colón aún creía que había llegado a las Indias (Cipango y Catay, entre otras), y su principal objetivo era reunirse con dichos emisarios para llevar a cabo la misión que le habían encomendado los Reyes Católicos: firmar un tratado comercial.

Entre los días 2 y 5 de noviembre, los dos exploradores recorren la zona próxima al lugar de desembarco y se encuentran con los habitantes de la isla, los indios taínos. Una de las cosas que más les llama la atención es ver a hombres y mujeres aspirando el humo de unos tubos de hojas secas.

De regreso a Playa Blanca, en la bahía, relatan a Colón lo que han visto y éste hace la siguiente anotación en su diario el día 6 de noviembre de 1492:

...Iban siempre los hombres con un tizón en las manos (cuaba) y ciertas hierbas para tomar sus sahumerios, que son unas hierbas secas (cojiba) metidas en una cierta hoja seca también a manera de mosquete..., y encendido por una parte del por la otra chupan o sorben, y reciben con el resuello para adentro aquel humo, con el cual se adormecen las carnes y cuasi emborracha, y así diz que no sienten el cansancio. Estos mosquetes... llaman ellos tabacos.

Paquete de "Artistas" de la colección del Museo del Objeto del Objeto.
Leones Africanos (mediados s.XX) de la colección permanente del Museo del Objeto del Objeto.

Hay que destacar las palabras cuaba, cojiba y tabaco que utiliza Colón en su diario. Se cree que cojiba (también cohiba, cohoba o cojoba) es la palabra taína que designaba al mosquete o rollo de hojas secas que fumaban, el primer nombre del cigarro. Cuaba hace referencia a un arbusto del Caribe que aún hoy se utiliza en el campo para transportar fuego de un lugar a otro y para encender hogueras, debido a su extremada combustibilidad. Y tabaco era el nombre del tubo en forma de «Y» con el que los indios aspiraban tabaco en polvo, aunque hoy es la palabra que se usa en Cuba y República Dominicana para decir «cigarro».

Hacia 1560 el tabaco era ya conocido en España y Portugal,[1] y a través de este último país, llegó a Francia cuando el embajador galo en Lisboa, Jean Nicot, a su regreso a París, llevó consigo hojas de tabaco para obsequiárselas a la reina Catalina de Medicis, por lo que se la llamó “hierba de la reina”, “Nicotiana” o “hierba del embajador”.[1]

En 1584, tras la fundación de Virginia, Walter Raleigh adoptó el uso de la pipa propio de las tribus indias de la región, fundó en América del Norte la colonia de Virginia y adquirió de los indígenas la costumbre de fumar en pipa, difundiendo su uso. Los médicos de la época “consideraban esta costumbre tan repugnante como dañina para la salud y para el cerebro, peligrosa para los pulmones”.[1]

Más recientemente, los primeros cigarrillos de papel manufacturados y empaquetados empiezan a llegar a España en torno a 1825; en 1833 aparecen las primeras cajetillas y es cuando se le denomina «cigarrillo» o «cigarrito», que proviene de la palabra «cigarro», llamado así por su similitud con una cigarra. Introducido por mercaderes procedentes de Brasil, prosiguió su expansión por Portugal y más tarde por toda Europa.

La Guerra de Crimea sirvió para popularizar los cigarrillos entre las tropas francesas, imitando a los turcos que fumaban en pipa. En 1830 en España se extiende el consumo de cigarrillos, especialmente entre las mujeres, y el «papel español para cigarritos» es conocido y apreciado en toda Europa, aromatizado con licor y estampado con vivos colores. Aunque el auténtico despegue se produce con la máquina de vapor estadounidense Bonsack, que es capaz de liar millones de cigarrillos, invento de James Albert Bonsack cuya patente compró James Buchanan Duke en 1885. En los frentes de guerra se popularizó durante la Guerra franco-prusiana de 1870. La marca francesa Gauloises aparecerá poco antes de la Primera Guerra Mundial y Gitanes en 1927.

Los cigarrillos han sido, desde entonces, de gran valor en las guerras y en las situaciones de crisis económicas. Durante la Segunda Guerra Mundial se llegaron a pagar 400 francos por un cigarrillo y, más recientemente, durante los días siguientes a las revueltas en Rumanía que derrocaron al régimen comunista, el cigarrillo se convirtió en moneda de cambio habitual.

Término[editar]

Anuncio publicitario de Genuine Havana.

Se cuenta que un mendigo de Sevilla en el siglo XVI a modo de los indígenas se le ocurrió envolver el tabaco picado envuelto de papel de arroz de las colillas de los puros que tiraban, llamándose así «papelinas».

El término «cigarrillo» se usó por primera vez en algún momento indeterminado del siglo XVIII: los mendigos en Sevilla recogían del suelo las colillas que tiraban los «señoritos», y enrollaban el tabaco remanente en papel para fumarlo. La primera muestra de este hábito puede constatarse en tres pinturas de la época de Francisco de Goya: La cometa, La merienda en el Manzanares y Juego de la pelota a pala.

Actualidad[editar]

Las principales empresas que comercializan las grandes marcas de cigarrillos son, entre otras, Altadis, British American Tobacco, American Tobacco Company y Philip Morris, con los cigarrillos Fortuna, Delicados (en México) y Marlboro respectivamente. Otras marcas populares de cigarrillos son Camel, Winston, Belmont, Cónsul o Lucky Strike. Entre las marcas cubanas de mayor prestigio están Montecristo, Cohiba, Romeo y Julieta y Popular.

Contenido del cigarrillo[editar]

La normativa del tabaco hasta ahora sólo contempla los límites de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono sin embargo, según diversas investigaciones, se han descubierto alrededor de 4.000 substancias químicas, de las cuales unas 40 de ellas pueden ser cancerígenas para el hombre. .[3] [4]

A continuación, se nombran algunas de las sustancias del tabaco:[5]

Nicotina: La Nicotina, esta se considera la sustancia química que provoca la adicción a los cigarrillos. Algunas estadísticas reflejan que la nicotina es tan adictiva como la cocaína.[6]

Alquitrán: El alquitrán es una de las causas del cáncer ya que al inhalar el cigarrillo este se deposita en los pulmones.[7]

Amoníaco: El amoníaco es un gas incoloro con un olor muy característico, más comúnmente conocido como componente de los productos de limpieza.[8]

Butano: Se utiliza entre otras cosas, como combustible doméstico, para dar calor para cocinar o para las estufas.

Metano: Combustible para cohetes espaciales.

Cadmio: Presente en baterías.[9]

Monóxido de carbono: El monóxido de carbono, que también podemos encontrar en el humo de escape de los coches, es el más perjudicial para las mujeres embarazadas ya que limita el oxígeno del cuerpo.[10]

Efectos del cigarrillo sobre la salud[editar]

Adicción[editar]

El consumo habitual de cigarrillos causa una fuerte dependencia a la nicotina dependiendo de la frecuencia y cantidad que se realice, llegando a ser un vicio que produce mayor adicción que el opio, la cocaína y otras drogas fuertes.

Enfermedades derivadas de su consumo[editar]

El cigarrillo afecta de forma negativa a la salud. Su uso por mujeres embarazadas ha mostrado relación con aumento en la mortalidad y defectos en el recién nacido.[11] [12] Además, contiene sustancias tóxicas como el monóxido de carbono, arsénico o alquitrán y se ha demostrado su relación causal en de diversos tipos de cáncer, se considera un factor de riesgo cardiovascular[13] y causa de enfermedades respiratorias como el EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). Asimismo, afecta a los órganos reproductores, produciendo disfunción eréctil en fumadores activos y pasivos.[13] [14] El consumo de cigarro se considera causante de la mayor tasa de muertes evitables en el mundo.

Medidas de Salud Pública[editar]

El día 17 de diciembre de 2004, Bután se convirtió en el primer país del mundo en prohibir la venta y consumo público de cigarrillos.[15] Sus habitantes pueden importarlos para uso personal, después de pagar un impuesto del 100% y se los pueden fumar en la privacidad de sus hogares.

Reglas sociales[editar]

En aquellos lugares en que es permitido fumar, se han desarrollado curiosas reglas no escritas de urbanidad que es conveniente tener en cuenta:

  • En espacios abiertos, pueden tirarse las cenizas al suelo, no así las colillas: siempre ha de buscarse un cenicero o bien un cubo de basura.
  • No está permitido fumar en las iglesias, ni en otros lugares de culto.
  • No fumar en lugares con riesgo de incendio
  • En Argentina, España, Colombia, Chile, Venezuela, México y USA esta prohibido fumar en lugares cerrados y públicos.

Edad adecuada para su venta[editar]

En muchos países del mundo, la venta de cigarrillos es únicamente a personas mayores de 18 años (21 años en USA). Sin embargo en algunos países no se le prohíbe fumar a personas menores de edad, no así su venta si está restringida a menores de 18.

Cigarro electrónico[editar]

El cigarro (del inglés e-cigarette), cigarro electrónico[16] o vaporizador es un dispositivo de origen chino con forma de cigarrillo de las alternativas para combatir del tabaquismo, aunque no tiene una eficacia demostrada. Es una innovación que se está extendiendo por el mundo ya que con él se puede ir bajando poco a poco la adicción al tabaco. El cigarrillo consta de tres partes principales:

Los cartuchos recargables (filtros) los cuales pueden llevar desde sabores como fresa, chocolate, limón, o menta; hasta sabor a tabaco y nicotina en diferentes proporciones para ir reduciendo el síndrome de abstinencia. Los cartuchos son desechables, y duran aproximadamente lo mismo que 5 cigarrillos dependiendo el modelo de cigarro electrónico.

El atomizador, que es la parte que conecta el cartucho con la batería, es una resistencia que se calienta y es la que emite el vapor.

Cada vez más en el mundo del vapeo se utilizan sistemas reemplazables más duraderos y económicos como los Claromizadores, que se ofrecen en dos principales variantes, el claricono (menor capacidad de e-líquido, pero más estilizado) y la tanqueta-claro (mayor capacidad de e-líquido y mayor tamaño).

La otra parte es la que contiene la batería recargable. También tiene un indicador luminoso que se enciende cada vez que se le da una calada simulando como se ilumina un cigarrillo real, o se pueden usar cigarros electrónicos que utilizan baterías de Li-ion de alto rendimiento en los que no se enciende ninguna luz, y ofrecen mayor autonomía.

El cigarrillo emite vapor, a una temperatura de entre 40 °C y 60 °C, lo que simula muy bien el humo real. De momento se vende como una solución para fumar, o para no perjudicar la salud, pero la OMS (Organización Mundial de la Salud) aún no ha hecho ningún certificado en el cual se demuestre que no tenga ningún efecto secundario, ni sea dañino para la salud aunque a largo plazo si beneficia y mucho.

Como ejemplo de su avance social, en la película "El Turista" protagonizada por Johnny Depp este explica brevemente que es un cigarrillo electrónico.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Extracto del Suplemento de la Revista Rp./ del Colegio de Médicos de Neuquén, Nº 22 Diciembre de 2002
  2. CNN Health: “Testosterone: The good and the bad” (Testosterona: lo bueno y lo malo).
  3. «The Chemical Constituents in Cigarettes and Cigarette Smoke: Priorities for Harm Reduction».
  4. Cancer.org. .
  5. «Sustacias del cigarro».
  6. «15 Drogas más adictivas del mundo».
  7. «Causas de Cáncer».
  8. ATSDR. .
  9. U N I V E R S I D A D N A C I O N A L D E L N O R D E S T E. .
  10. Consumer.es. .
  11. Campbell, Rona; Murphy, Deirdre J. (June 2009). «Smoking in Pregnancy». British Medical Journal:  p. b2188. doi:10.1136/bmj.b2188. http://www.bmj.com/content/338/bmj.b2188. 
  12. Butler, N.R.; Goldestein, H.; Ross, E.M. (April 1972). «Cigarette Smoking in Pregnancy: Its Influence on Birth Weight and Perinatal Mortality». British Medical Journal 2 (5806):  p. 127. doi:10.1136/bmj.2.5806.127. http://www.bmj.com/content/2/5806/127.abstract. 
  13. a b Feldman, Henry A.; Johannes, Catherine B.; Derby, Carol A.; Kleinman, Ken P.; Mohr, Beth A.; Araujo, Andre B.; McKinlay, John B. (April 2000). «Erectile Dysfunction and Coronary Risk Factors: Prospective Results from the Massachusetts Male Aging Study». Preventive Medicine 30 (4):  pp. 328-338. doi:10.1006/pmed.2000.0643. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0091743500906431. 
  14. Melman, Arnold; J. Clive, Gingel (January 1999). «The Epidemiology And Pathophysiology Of Erectile Dysfunction». The Journal of Urology 161 (1):  pp. 5-11. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022534701620457. 
  15. BBCMundo.com — Prohíben tabaco en Bután
  16. CNN — Reuters: «Cigarro electrónico para dejar el vicio».

Enlaces externos[editar]