Cierva C.6

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cierva C.6
La Cierva C-6.jpeg
Réplica del Cierva C.6 en el Museo del Aire en Cuatro Vientos (Madrid)
Tipo Autogiro
Fabricante Juan de la Cierva y Codorníu y Avro
Diseñado por Juan de la Cierva y Codorníu
Primer vuelo 24 de marzo de 1924
Retirado 1924
Usuarios
principales
España
Gran Bretaña
N.º construidos 4 (A, Bis, C y D)

El Cierva C.6 fue el sexto autogiro diseñado por el ingeniero Juan de la Cierva y Codorníu y el primero en volar una distancia significativa.

Desarrollo[editar]

De la Cierva había gastado todos sus fondos en la creación de los cinco prototipos de su invento. Pero en 1923 volvió a los laboratorios aeronáuticos de Cuatro Vientos donde su jefe, el comandante Emilio Herrera, tuvo éxito al persuadir al General Francisco Echagüe, director del departamento aeronáutico de aviación militar, que asumiera el control de la segunda etapa en la investigación y desarrollo de los autogiros Cierva.

El prototipo Cierva C.6A estaba equipado con alerones montados en dos pequeñas alas, sobre el timón de cola y el de profundidad. Este esquema de control sobre tres ejes era necesario, ya que el piloto sólo tenía un control limitado sobre el rotor. Únicamente el propulsor delantero recibía la potencia del motor, por lo que se podía perder el control si se volaba a baja velocidad. El eje vertical del rotor giraba libremente; cuanto más rápido volara el autogiro, más rápido giraba el rotor, consiguiendo con ello una mayor sustentación.

Historial[editar]

C.6A y C.6B[editar]

Frontal de la réplica del Cierva C.6.

Tras realizar varias pruebas en el túnel de viento, la aviación militar construyó el autogiro Cierva C.6 en la célula de un Avro 504. Este aparato, pilotado por el capitán Joaquín Loriga Taboada, realizó tres vuelos en marzo de 1924. Uno de estos vuelos, de ocho minutos, se llevó a cabo desde el aeródromo de Cuatro Vientos hasta el aeródromo de Getafe (10,5 km/7 millas), lo que se consideró un paso de gigante y la entrada a la gloria de los autogiros de la Cierva.

En 1925, se construyó un segundo ejemplar idéntico equipado con un nuevo rotor, denominado C6B. Entre enero y febrero de 1926 el Cierva C.6Bis fue sometido a pruebas en Villacoublay a petición del gobierno de Francia, tras lo cual retornó a España.[1]

Tras el éxito, La Cierva intentó crear en España una empresa para fabricar autogiros, pero no encontró apoyo económico, por lo que a continuación llevó el modelo C.6A a Gran Bretaña. Después de una serie de exhibiciones en el RAE de Farnborough, el Ministerio solicitó varios autogiros para que fuesen evaluados por la RAF. El contrato para su construcción se concedió a la factoría de A.V. Roe (Avro) de Hamble, cerca de Southampton. Como resultado de estos acontecimientos, se creó en Gran Bretaña la Cierva Autogyro Company en 1926, que compró las patentes a de la Cierva y emprendió la construcción bajo licencia.

C.6C y C.6D[editar]

El éxito del C.6 indujo al Ministerio de Aviación a encargar dos aparatos a Avro. El C.6C y el C.6D recibieron, respectivamente, las designaciones Avro Tipo 574 y Tipo 575; ambos iban propulsados por un motor Clerget de 130 cv.

El Cierva C.6C se elevó con la escarapela de la RAF el 19 de junio de 1926 en Hamble. Se le añadieron unos nuevos alerones para aumentar la maniobrabilidad. El C.6C se estrelló el 7 de enero de 1927 al desprenderse dos aspas,[2] tras lo cual se prohibió volar a los autogiros en Gran Bretaña hasta que se solucionase lo que lo hubiese originado, por lo que la Cierva volvió a España para solucionarlo con el Cierva C.7.

El Cierva C.6D es considerado como el primer autogiro biplaza del mundo. Debido al aumento de peso del mismo, se le dotó de un motor más potente que su antecesor, el motor Clerget de 97 KW (132 cv). Los mandos de control estaban sólo en el asiento posterior.

El 29 de julio de 1926 el C.6D inició su primer vuelo, y al día siguiente realizó su primer vuelo con dos personas, en el que el propio Juan de la Cierva y Codorníu fue el pasajero. Varios países se interesaron en este aparato. El 5 de septiembre de 1926 Ernst Udet voló con el Cierva C.6D en Berlín Tempelhof.

Tras el accidente del Cierva C.6C, y después de hallar la solución modificando las palas del rotor en forma de remo, implantando alas embrionarias y manteniendo el motor Clerget de 130 cv, el C.6D fue convertido en el nuevo Cierva C.8R

Cultura popular[editar]

Se construyó una réplica del Cierva C.6 para ser mostrada en el pabellón de Murcia en la Expo 92 de Sevilla. La citada réplica se puede ver hoy en día en el Museo del Aire de Cuatro Vientos, en Madrid.

Especificaciones del C.6[editar]

Características generales

Rendimiento


Véase también[editar]

Desarrollos relacionados

Listas relacionadas

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Enciclopedia Ilustrada de la Aviación: Vol.5/pag.1153, Edit. Delta, Barcelona. 1983 ISBN 84-85822-52-8
  • Datos y fotografías del "Museo del Aire", Cuatro Vientos, Madrid.