Ciencias exactas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ciencias exactas es una expresión derivada de una forma de clasificar las ciencias que, aunque aún tiene algún uso académico[1] y el DRAE la da como sinónimo de matemáticas,[2] ha dejado de responder ya a lo que ninguna ciencia reivindica para sí misma (la condición plena de exactitud).[3] Desde Karl Popper y Thomas Kuhn, la epistemología ha dejado de pretender cualquier tipo de exactitud entendida como inmutabilidad (falsacionismo, cambio de paradigma).[4] [5]

El grado de certidumbre que puede adquirir cada forma de conocimiento es muy diferente. Aunque habitualmente se considera que las ciencias sociales (o ciencias humanas o humanidades) son metodológicamente menos "duras" (predictivas, mensurables, rigurosas o capaces de cuantificación) que las ciencias naturales (o ciencias experimentales); ni siquiera éstas, incluida la física, pueden en la actualidad considerarse "exactas" en un sentido radical. Desde la revolución relativista y cuántica los científicos naturales o experimentales son conscientes de que únicamente pueden alcanzar una certidumbre probabilística (indeterminación, principio de incertidumbre) y grados sucesivos y provisionales de aproximación a la realidad. Diferente es el concepto de certidumbre que tienen las ciencias formales (como las matemáticas y la lógica), aunque también están sometidas a límites inherentes (incompletud).[6] [7]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. «ciencias», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=ciencias 
  2. No obstante, el significado de ese término no es en realidad "precisión absoluta" en el conocimiento, como es usual (compruébese en las bases de datos base de CREA y CORDE de la RAE -webs accedidas el 30 de agosto de 2012, búsquedas "exactitud", "exactitud absoluta" y "precisión absoluta"-), sino puntualidad y fidelidad en la ejecución de algo -«exactitud», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=exactitud -. Curiosamente, el Diccionario de Autoridades (1732, cuando se definía como diligencia, primor y puntualidad en la execución de alguna obra), vinculaba este término no a las matemáticas, sino a la teología, al poner este ejemplo de uso: Sobre las materias todas de la Theología, penetradas tan exactamente, juntó varia y continua lección.
  3. Thomas Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, 1962.
  4. Karl Popper, La lógica de la investigación científica, 1934.
  5. Douglas R. Hofstadter, Gödel, Escher, Bach, Tusquets (edición original, 1979), ISBN 84-7223-459-2.
  6. José Manuel Sánchez Ron, Viva la ciencia, Crítica, 2010, ISBN 8474238781.