Ciencia y tecnología en España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sede del supercomputador Caléndula, segundo en potencia de España, en la Universidad de León.

La ciencia y la tecnología en España se entienden en este artículo como el conjunto de políticas, planes y programas llevados a cabo por el Ministerio de Educación y Ciencia y otros organismos orientadas a la investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) en España, así como las infraestructuras e instalaciones científicas y tecnológicas españolas. España se ha situado como novena potencia científica mundial con el 2,5% de total de publicaciones científicas, de esta manera España ha superado a Rusia por primera vez en el ranking mundial de producción científica y se ha situado por encima de Suiza y Australia en calidad científica. [1]

Normativa[editar]

Se encuentra regulada por la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que entró en vigor con carácter general a los seis meses de su publicación.[2] De acuerdo con la Disposición final novena de la ley, algunas disposiciones de la misma tienen el carácter de legislación básica.[3] [4]

Dicha ley contempla el contrato predoctoral en su artículo 21.[5]

Plan Nacional de I+D+i[editar]

Objetivos:

El Plan Nacional de I+D+I mantiene, como objetivos últimos, tres principios generales, entendidos como grandes directrices que orientan la política científica y tecnológica española:

  • Estar al servicio del ciudadano y de la mejora del bienestar social.
  • Contribuir a la generación de conocimiento.
  • Contribuir a la mejora de la competitividad empresarial.

El Plan Nacional formula los siguientes objetivos estratégicos:

a) Relacionados con el Sistema español de ciencia-tecnología-empresa (CTE):

  • Incrementar el nivel de la ciencia y la tecnología españolas, tanto en tamaño como en calidad.
  • Aumentar el número y la calidad de los recursos humanos, tanto en el sector público como en el privado.
  • Fortalecer la dimensión internacional de la ciencia y la tecnología españolas, con especial referencia al Espacio Europeo de Investigación e Innovación (ERA).
  • Potenciar el papel del sistema público en la generación de conocimiento de carácter fundamental.
  • Mejorar la percepción y comunicación de los avances de la ciencia y la tecnología en la sociedad española.

b) Relacionados con la coordinación del sistema español de ciencia-tecnología-empresa:

  • Reforzar la cooperación entre la Administración Central del Estado y las CCAA y, en particular, mejorar la coordinación entre el Plan Nacional I+D+I y los planes de I+D+I de las CCAA.
  • Mejorar la coordinación entre los órganos de gestión del Plan Nacional I+D+I, así como perfeccionar los procedimientos de evaluación y gestión del Plan Nacional I+D+I.
  • Impulsar la cooperación y coordinación entre las instituciones del sector público de I+D.

c) Relacionados con la competitividad empresarial:

  • Elevar la capacidad tecnológica e innovadora de las empresas.
  • Promover la creación de tejido empresarial innovador.
  • Contribuir a la creación de un entorno favorable a la inversión en I+D+I.
  • Mejorar la interacción, colaboración y asociación entre el sector público de I+D y el sector empresarial.

Organismos Públicos de Investigación[editar]

Los Organismos Públicos de Investigación (OPI) llevan a cabo una gran parte de las actividades de I+D+i que se financian con fondos públicos y suelen gestionar algunos de los programas que se incluyen en los Planes Nacionales.

Los siguientes OPI están adscritos al Ministerio de Ciencia e Innovación:

Los siguientes OPI están adscritos a otros Departamentos Ministeriales:


Dentro del territorio nacional[editar]

El Comité Asesor de Grandes Instalaciones Científicas (CAGIC) distingue dos tipos de Instalaciones Científicas y Tecnológicas: las Grandes Instalaciones Científicas (GIC) y las Instalaciones de Tamaño Medio (ITM). Su reconocimiento como tales es competencia de la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (CICYT).

Grandes Instalaciones Científicas (GIC)[editar]

Se entiende por Gran Instalación Científica aquella Instalación que es única o excepcional en España, que requiere un coste de inversión relativamente elevado, y que su importancia en la investigación o en el desarrollo justifica su disponibilidad.

En la actualidad (febrero de 2006), se reconocen como GIC españolas las siguientes Instalaciones:

Además, son GIC ubicadas en España, pero con participación internacional:

Instalaciones de Tamaño Medio (ITM)[editar]

Se entiende por Instalación de Tamaño Medio aquella Instalación que es singular en España, que requiere un coste de inversión comprendido, de forma orientativa, entre los 3 y 8 millones de euros y un coste de mantenimiento superior al medio millón de euros al año.

Fuera del territorio nacional, con participación española[editar]

España participa en varios programas y organismos científicos internacionales. El beneficio obtenido de esta participación tiene una doble vertiente: por un lado, los científicos españoles pueden usar las instalaciones para el desarrollo de sus proyectos; por otro lado, el tejido empresarial tiene la oportunidad de realizar importantes contratos empresariales.

Algunas de las instalaciones en las que España participa son:

En el Espacio[editar]

España cuenta con siete satélites cuatro de ellos son de uso civil:

Y otros dos de uso preferentemente militar:

Son todos controlados desde la base de Arganda del Rey en Madrid.

Parques Científicos y Tecnológicos[editar]

En España hay multitud de parques científicos y tecnológicos todos ellos se suelen agrupar en la (APTE) Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España.

Programas internacionales[editar]

Los programas internacionales de I+D+i en los que participa España suelen estar centrados en el ámbito europeo, y los más importantes son los siguientes:

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. http://www.europapress.es/ciencia/noticia-espana-situa-novena-potencia-cientifica-mundial-20110329202128.html
  2. Las excepciones son que: a) El artículo 21 entrará en vigor al año de la publicación de esta ley en el «Boletín Oficial del Estado». b) El apartado 5 del artículo 25, y los apartados 1, 2 y 3 de la disposición adicional séptima, entrarán en vigor el 1 de enero de 2014. c) La disposición adicional duodécima entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado».
  3. http://www.boe.es/boe/dias/2011/06/02/pdfs/BOE-A-2011-9617.pdf
  4. http://eciencia.urjc.es/bitstream/10115/1746/1/LA%20LEGISLACI%C3%93N%20B%C3%81SICA%20DEL%20ESTADO%20COMO%20PARAMETRO.pdf
  5. Artículo 21. Contrato predoctoral. Los contratos de trabajo bajo la modalidad de contrato predoctoral se celebrarán de acuerdo con los siguientes requisitos: 1.El contrato tendrá por objeto la realización de tareas de investigación, en el ámbito de un proyecto específico y novedoso, por quienes estén en posesión del Título de licenciado, ingeniero, arquitecto, graduado universitario con grado de al menos 300 créditos ECTS (European Credit Transfer System) o master universitario, o equivalente, y hayan sido admitidos a un programa de doctorado. Este personal tendrá la consideración de personal investigador predoctoral en formación. 2.El contrato se celebrará por escrito entre el personal investigador predoctoral en formación, en su condición de trabajador, y la Universidad pública u Organismo de investigación titular de la unidad investigadora, en su condición de empleador, y deberá acompañarse de escrito de admisión al programa de doctorado expedido por la unidad responsable de dicho programa, o por la escuela de doctorado o posgrado en su caso. 3.El contrato será de duración determinada, con dedicación a tiempo completo.La duración del contrato será de un año, prorrogable por períodos anuales previo informe favorable de la comisión académica del programa de doctorado, o en su caso de la escuela de doctorado, durante el tiempo que dure su permanencia en el programa. En ningún caso la duración acumulada del contrato inicial más las prórrogas podrá exceder de cuatro años.No obstante, cuando el contrato se concierte con una persona con discapacidad, el contrato podrá alcanzar una duración máxima de seis años, prórrogas incluidas, teniendo en cuenta las características de la actividad investigadora y el grado de las limitaciones en la actividad. Ningún trabajador podrá ser contratado mediante esta modalidad, en la misma o distinta entidad, por un tiempo superior a cuatro años, salvo en el caso de las personas con discapacidad indicadas en el párrafo anterior para las que el tiempo no podrá ser superior a seis años.Las situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, maternidad, adopción o acogimiento, riesgo durante la lactancia y paternidad, suspenderán el cómputo de la duración del contrato. 4.La retribución de este contrato no podrá ser inferior al 56% del salario fijado para las categorías equivalentes en los convenios colectivos de su ámbito de aplicación durante los dos primeros años, al 60% durante el tercer año, y al 75% durante el cuarto año. Tampoco podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional que se establezca cada año, según el artículo 27 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.