Chilena (género musical)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Chilena
Orígenes musicales Cueca, Zamacueca, Sones del sur de México
Orígenes culturales Mediados del siglo XIX en la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca, México
Instrumentos comunes Guitarra, requinto
Popularidad 1920s a 1950s
Enlaces
Una muestra de la chilena Viborita de la mar

La chilena es un género musical mexicano de la región de la Costa Chica, zona limítrofe entre los estados mexicanos del sur de Guerrero y Oaxaca, aunque su influencia se extiende a otras regiones cercanas del país. Su nombre es precisamente tomado de algunas importantes tradiciones musicales sudamericanas que llegaron por medio de quienes migraban desde Chile y Perú, pasando por los puertos de Acapulco, Guerrero; Puerto Ángel, Huatulco y Puerto Minizo, Oaxaca, en el auge de la fiebre del oro de California.

En otros estados de la República Mexicana, así como en los Estados Unidos, la chilena llegó a implementarse como un género musical más, esto debido a las migraciones en masa de varios pobladores de las regiones de la costa a las zonas antes mencionadas, durante la época de los años 1980 y 1990.

Está emparentada, por lo tanto, con géneros mexicanos como el son calentano, son de tarima de Tixtla y el son de artesa; además de la cueca chilena, la zamba argentina, y la zamacueca y la marinera norteña peruanas.

Orígenes[editar]

Aunque la chilena lleva en su nombre un indicio de sus orígenes, se trata de un género que nació de la mezcla de la música traída por los marineros chilenos con las tradiciones mestizas de la región suriana de México. La chilena surgió específicamente en lo que hoy comprende la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca, en los distritos de Jamiltepec, Juquila y Pochutla; sin embargo, muy pronto se expandió por toda la zona que se conoce como la Costa Chica, que comprende los estados de Guerrero y de Oaxaca, y por sí misma constituye una región cultural dentro del complejísimo y disímil pero interconectado territorio cultural de Guerrero-Oaxaca.

El son se fue difundiendo mientras incorporaba, asimilaba y reinterpretaba vastas influencias de ritmos, armonías, estilos y melodías de orígenes mestizos, indígenas y afromestizos se difundió y regionalizó, al mismo tiempo que amalgamó un nuevo tipo de son muy particular. Los diversos elementos culturales circulaban (y siguen haciéndolo) por el vasto territorio de la Costa Chica, acarreando y aportando elementos provenientes desde las sierras guerrerenses y oaxaqueñas, así como de otras regiones, como el Istmo del Tehuantepec. Una tradición moldeada y forjada por pueblos diversos de la Costa Chica: mixtecos de la costa, amuzgos de Guerrero, afromestizos (negros), chatinos de Oaxaca y mestizos, desde sus inicios hasta la actualidad.

Además, cabe mencionar las influencias -no tan fuertes, pero igualmente importantes- que fueron llegando desde Michoacán, a través de la costa del Pacífico, pero que en buena parte provenían de la porción de la región de Tierra Caliente, comprendida entre los Estados de Michoacán y de Guerrero. Todas las variedades de Son Calentano que de hecho, en principio, probablemente recibieron influencia de las tradiciones que se desarrollaban en Guerrero-Oaxaca. Es el género representativo de la Costa Chica, región costera que se extiende desde el sur de Acapulco en Guerrero hasta Río Verde en Oaxaca y se practica tanto por los grupos mestizos como indígenas.

Como su nombre lo indica, tuvo sus orígenes en Chile y más exactamente en la cueca chilena. Moisés Ochoa Campos documentó que la llegada del baile al puerto de Acapulco ocurrió en 1822, cuando el general O'Higgins envió una flota de guerra chilena a México para apoyar a los insurgentes en la guerra de independencia. Sin embargo, el arribo se dio a escasos días de haberse generalizado en el puerto las noticias de la derrota del gobierno colonial. Los marineros chilenos se sumaron a la fiesta callejera, bailando, como era natural, sus propios bailes patrios, entre los que se encontraba la cueca. Pese a que el folclorista Vicente T. Mendoza creía que la chilena era todavía un género chileno, la versión mexicana se ha nacionalizado.

Difusión[editar]

En México se baila, interpreta, disfruta, cultiva y desarrolla la chilena, todavía hoy día con bastante fuerza, en la región de la Costa Chica de los estados de Guerrero y Oaxaca; con una presencia algo más fuerte en este último, donde se interpretan y componen chilenas en otras regiones, sobre todo en la Sierra sur o Sierra de Miahuatlán, -interconectada directamente con la costa- aunque con estilos particulares y distintas dotaciones instrumentales. También en la Sierra Norte Zapoteca y la Sierra Mixe se interpreta la Chilena, y también se componen aunque no en mucha cantidad. Más recientemente también se ha ido introduciendo en la variedad o dotación de banda de viento en las regiones de la Mixteca Alta de Guerrero y de Oaxaca, esto con la reciente introducción y desarrollo de las bandas de viento en esa región que han ido modificando su repertorio y dotación por la hegemonía de la banda de viento sinaloense.

Características[editar]

Compás de 6/8 generalmente sesquiáltero que se alterna con 3/4, característica que comparte tanto con la cueca chilena como con la gran familia de sones mexicanos. Una chilena tradicional consta de varias partes, alternando los solos instrumentales con las coplas cantadas al ritmo del acompañamiento. Las coplas de la Chilena suelen ser cuartillas, con rimas alternadas entre el segundo y cuarto versos. Al final del cuarteto, se incluye un estribillo que puede ser de dos y hasta cuatro versos, dependiendo del compositor. En otras ocasiones, el estribillo lo constituye la frase musical, en tanto que los versos cambian cada que remata el canto de la estrofa. La temática es muy amplia: existen chilenas que describen la región geográfica de las costas de Guerrero y Oaxaca, pero abundan las de temática amorosa. Generalmente, los letristas de chilenas introducen en sus composiciones mensajes que pueden tener un doble sentido o con una fuerte carga sexual

Ejemplos de estrofas de chilenas
¿Eres cubana?
No soy cubana.
¿Eres jarocha?
No soy jarocha.
¿Qué quiere ser mi "mai"?
Soy mariposa. (bis)
Arenita Azul, chilena de Guerrero
En los cerros nacen tunas,
en los planes, xicayotes (bis),
y en las cabeza 'e las viejas
se cagan los zopilotes.
¡Sanmarqueña de mi vida,
sanmarqueña de mi amor!
La sanmarqueña, chilena de San Marcos, Guerrero
Bonito Pinotepa
no soy coplero y te estoy cantando
porque nació en tu suelo
la morenita
que estoy amando. (bis)
Me gustan tus mujeres
por eso aunque no sepan
yo seguiré cantando
¡Viva la Costa con Pinotepa! (bis)
Pinotepa, chilena de Álvaro Carrillo, Oaxaca

Instrumentación[editar]

La chilena tradicional se tocaba con instrumentos de cuerda. Esta instrumentación ha ido cediendo lugar a las bandas de alientos, características de gran parte del estado de Oaxaca. Sin embargo, se conserva el conjunto chilenero original en algunas regiones, y existen algunos movimientos que buscan revitalizarlo, como el que ha dado lugar al Festival de la Chilena, que se celebra en la villa de Santiago Jamiltepec, Oaxaca a dicha villa se le conoce como cuna de la chilena . Dicho conjunto instrumental incluía guitarra, bajoquinto --una cordófono de diez cuerdas organizadas en cinco órdenes, de sonido áspero y grave--y violín, algunas veces acompañados por arpa . Los tres últimos son ejecutados ya por muy pocos músicos en esa región específica. En 1963, por ejemplo, Thomas Stanford[1] grabó a un conjunto de Cruz Grande, Guerrero, que ejecutaba la chilena Viborita de la mar con arpa y tamboreo sobre la caja de resonancia de ese instrumento. Stanford señalaba que el arpista --Eduardo Gallardo-- ya era muy anciano, y era uno de los dos últimos ejecutantes del instrumento que quedaban en la zona.

A mediados del siglo XX, la chilena se convirtió en un género muy socorrido por los compositores de la música popular de aquella época. Álvaro Carrillo compuso varias chilenas que se han convertido en obligadas para los chileneros y emblemas de la música suriana. Ejemplo de ello son Pinotepa, que ha sido interpretada entre otros por Lila Downs; o La yerbabuena célebremente interpretada por el Dueto Caleta y el Dueto Río Balsas. Durante ese tiempo, la chilena se hizo acompañar por los tríos comunes que interpretaban bolero. Quizá ello contribuyó a la extinción casi total del bajo quinto y el violín, que dejaron su lugar a las guitarras y el requinto.

Si bien la interpretación de chilenas con banda de aliento es bastante antigua, en la actualidad las bandas de viento comerciales del Norte de la República principalmente también difieren en la instrumentación con respecto a la banda tradicional de la región más austral. Las primeras eran más propias de las regiones montañosas de Oaxaca, pero poco a poco los costeños las adoptaron como propias, en tanto que la gente de los valles centrales y la sierra introducía la chilena como un género popular. Las segundas, a partir del siglo XX, han introducido el uso de teclados, bajo eléctrico, guacharacas, guitarra eléctrica y otros, con gran aceptación entre la gente de la Costa de Guerrero y Oaxaca.

Grupos mexicanos intérpretes de este género[editar]

En la actualidad existen grupos musicales nacionales o internacionales, que se dedican a tocar, componer y difundir este género musical. Estos grupos en su mayoría surgen de las regiones donde fue creada y donde se goza de popularidad. Algunos ejemplos de estos grupos son el(organización Indú )de Pinotepa Nacional Oaxaca,(Siglo xx )de ometepec Guerrero unos de los más antiguos Grupo Internacional Remolino, de la zona de Juxtlahuaca, en Oaxaca; otros como La Furia Oaxaqueña de Putla Villa de Guerrero, Oaxaca, La Luz Roja de San Marcos (esta es de Guerrero), Grupo Musical Eclipse 91 (Jicayan Jamiltepec,Oaxaca), Grupo Sentimiento (de la región de la Mixteca de Tlaxiaco; Oaxaca), Lorena y Los Alebrijes (de Oaxaca de Juárez) y otros grupos regionales. Son famosas en la región la Banda La Costeña y la Banda MM. Cabe destacar que existen otros grupos, fuera de Oaxaca que interpretan variantes del género; un ícono del género de la chilena (se le conoce como Merequetengue) es el Grupo Bryndis, oriundos de San Luis Potosí,. Este grupo en particular muestran el género variante en los temas de "Que más te da", y "Felicidad" quienes son fuertemente influenciados por la banda de viento de Sinaloa. Pero las que han llevado este género a otros países son las cantantes oaxaqueñas Lila Downs, Susana Harp, Geo Meneses y Alejandra Robles ya que han mezclado este género con otros ritmos como el rock, el reggae, pop y rap. Es preciso recordar que en su momento, fueron importantes los reconocidos intérpretes locales como Luis Pérez Meza, Arturo Villela y los Duetos Dueto Río Balsas y Dueto Caleta.

Chilenas tradicionales[editar]

Referencias[editar]

  1. Instituto Nacional de Antropología e Historia (2002): Librillo del disco No morirán mis cantos.

Enlaces externos[editar]