Chilango

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Zona Metropolitana de la Ciudad de México en su máxima extensión. Además de la zona norte del Distrito Federal, la mancha urbana incluye muchos municipios adyacentes del Estado de México a la capital e incluso uno del estado de Hidalgo.

El diccionario de la Real Academia Española en su edición 2009, así como de la Academia Mexicana de la Lengua, definen a la palabra chilango como un adjetivo de uso coloquial que también se puede usar como sustantivo de natural para referirse a algo, a alguien perteneciente o relativo a la Ciudad de México.

Si bien el término adquiere algunas veces, de acuerdo a su origen[1] , una connotación negativa, discriminatoria y peyorativa, también ha pasado a significar a través de la reivindicación un motivo de orgullo y a través del uso un gentilicio coloquial.

Además de chilangos, en el habla común de los mexicanos que viven fuera de la Ciudad de México (Distrito Federal y área conurbada), no es frecuente identificarlos como capitalinos ni defeños, ni mexiqueños, sino como de [la Ciudad de] México.

Historia[editar]

Chilango se ha difundido tanto en las últimas décadas que puede pasar de apodo a gentilicio, para llamar a los habitantes de la Ciudad de México, la mayoría usa el apodo con humor o naturalidad.

El término capitalino para definir al nacido en la ciudad de México, tiene el inconveniente de ser un término genérico para todas las capitales de estados y países. Darío Rubio lo registra en 1925 en su obra Estudios lexicográficos. La anarquía del lenguaje en la América Española. El término defeño es muy reciente y Juan Palomar de Miguel fue el primero en registrarlo en 1991 en su Diccionario de México. Parece corresponder al momento en el que la Ciudad de México cubría la extensión del Distrito Federal, aunque eleva unas siglas administrativas a la categoría de patria chica, teniendo poca aceptación en el habla común. El término Chilango empezó en Veracruz[cita requerida].

El primer lexicógrafo que la registra es Alfred Bruce Gaarder en 1954 en su obra El habla popular y la conciencia colectiva, en una lista de gentilicios mexicanos, donde viene como “Chilango... México, DF. Francisco J. Santamaría la define en 1959 en su diccionario de mejicanismos, como una “Variante de shilango, usada en Veracruz”, afirmando que proviene “Del maya xilaan, pelo revuelto o encrespado” y que es “Apodo popular que en Veracruz se da al habitante del interior, en especial al pelado de México. Juan M. Lope Blanch, en El léxico indígena en el español de México, de 1969, acepta el origen maya de chilango y su carácter peyorativo, incluyéndolo en una lista de indigenismos que “forman parte del vocabulario vivo de la Ciudad de México”.

César Corzo Espinosa lo registra en Chiapas en 1978 como nahuatlismo, del término chilan-co (“en donde están los colorados”), conociéndose con este apodo a los habitantes de la Ciudad de México, aludiendo al color de su piel, enrojecida por el frío, que se aplicaba a los aztecas por los nahuas del Golfo de México”, justificando también que se llame guachinangos a los habitantes del Altiplano, en alusión del Lutjanus campechanus, pez rojo, especie de pargo colorado, como los cachetes de los arribeños”, como lo hizo José Miguel Macías, en Diccionario cubano.2

Origen[editar]

El ensayista mexicano Gabriel Zaid en su artículo "Chilango como gentilicio"[2] escribe que "chilango" es una variación que se realizó en el Estado de Veracruz de la palabra chilango que proviene del maya xilaan que significa desgreñado. En el mismo artículo se hace referencia a César Corzo Espinosa quien propuso que la palabra "chilango" tiene un origen náhuatl en la palabra chilan-co que significa "donde están los colorados" y que hace alusión al color de piel de los habitantes de la Ciudad de México.

Se dice también que el término fue utilizado por primera vez en Veracruz. En tiempos pasados, la mayoría de los delincuentes condenados eran enviados al Distrito Federal para concentrarlos y posteriormente enviarlos a la cárcel de San Juan de Ulúa en Veracruz. Al llegar al puerto, los presos eran atados de manos y formados en hilera en forma similar, decían ellos, a una chilanga, conocida en ese entonces, como un atado de chiles. De ahí que el chilango se asocie con aquellos "delincuentes" provenientes del Distrito Federal.

Finalmente, parece ser que el término chilango era el referente a una laguna en la que confluían varios ríos; por analogía, la llegada de gente del exterior a la ciudad de México se comparaba con la llegada de ríos a la laguna, o bien al gran lago donde se estableció la Gran Tenochtitlán.[3]

Definición Popular

Diversas versiones recopiladas del folklore popular, el gentilicio “Chilango” fue adjudicado a los visitantes capitalinos y del Edo. de México, por los lugareños de las playas del Edo. de Veracruz.

El término fue adjudicado a los paseantes por la similitud de arribar multitudinariamente a las playas, en temporadas vacacionales como lo hacen los “Huachinangos” peces del golfo de color rojo, usándolo como arquetipo al color adquirido por los paseantes tras su exposición solar y degenerado de “Huachinango” a “Chilango” de boca en boca y de generación en generación.

Aunque en la jerga popular proviene de la fusión de dos palabras Chile y Chango a lo que se referían a su cuerpo de chile y cara de chango "Chilango"

Huaches

En Yucatán se da un caso particular, ya que ahí se les llama "huaches" y existen varias hipótesis del porqué de ese nombre:

  • A mediados de la década de 1910, el ejército del Gral. Salvador Alvarado entró en la ciudad de Mérida, Yucatán, y la mayoría de los militantes del contingente calzaban huaraches y de ahí derivó la palabra "huach" para referirse a dichos extraños.
  • Se deriva de la expresión "watch out!" que pronunciaban los lugareños yucatecos ante la desconfianza y temor que les infundían los integrantes del ejército alvaradista.[4]
  • Otro posible origen es la expresión "uá-paach" (alto y delgado) que utilizaban los antiguos mayas al referirse a los aztecas.[5]
  • Una leyenda urbana dice que cuando las tropas llegaron marchando, sus botas emitían chillidos que parecían decir "uach" repetidamente.
  • Chilango es el termino utilizado para denominar a los peces que pasan de aguas claras a aguas turbias.
  • Chilango. Con este adjetivo se refieren los mexicanos de provincia a los mexicanos que hoy habitan el Valle de México. De historia oscura, este vocablo se deriva de "Ixachilan" inmensidad (Carmen Nieva López), antiguo nombre de este continente.

Sea como fuese, con el paso de los años el vocablo se empleó para designar a los "defeños". Se emplea al calificativo de yuca-huach (con un tono despectivo) al yucateco que adquiere modales o costumbres propias de la gente de la capital del país.

Aspecto social[editar]

Muchas veces,los principales estereotipos de este sector de la población del país,son los comerciantes y vendedores,conocidos por su mala fama de oportunistas y calculadores,ocurriendo así que algunos de los demás pobladores de la República generalizen así a todos los de este origen. Frecuentemente por las condiciones de inseguridad de el susodicho distrito,muchos "chilangos" abandonan sus tierras de origen,otras causas frecuentes son los desastres naturales,como los terremotos,la contaminación e incluso las peleas entre familias,que han aumentado considerablemente en las últimas tres décadas.

Debido principalmente al desmedido crecimiento de la Ciudad de México en las últimas tres décadas del siglo XX, las diferencias entre la capital y el resto del país se acrecentaron hasta dar nuevo ímpetu a ciertos rencores históricos -algunas veces válidos, y otras infundados- entre los mexicanos. En la actualidad, la visión que ambos grupos tienen el uno del otro en masa, puede resumirse en que para los habitantes de las otras partes de República Mexicana, el chilango es agresivo, mal educado, irrespetuoso, deshonesto y manipulador, de hecho, es recordable y aún usada la frase "haz patria, mata a un chilango". Sin embargo, a nivel personal el contacto entre personas de ambos grupos suele ser generalmente pacífico y nada se opone al surgimiento de vínculos de genuina amistad y respeto.

En años recientes se ha dado un fenómeno social sobre todo entre la población de mediano y alto nivel social, que trata de cambiar el gentilicio chilango por otros como defeño, capitalino o mexiqueño, sin embargo no han tenido la aceptación esperada. Por otro lado, parte de este grupo ha tratado de darle una connotación menos despectiva al término usándolo en revistas, logos y panfletos, asimilándolo al significado general de habitante del Distrito Federal. Aunque de forma extraña relacionan a la zona de medio nivel económico de la ciudad con toda la ciudad de México o el Distrito Federal, por lo que es común que consideren áreas de la entidad federativa como una zona extraña y lejana del país, en muchos casos con aspectos despectivo tanto para el resto de habitantes del Distrito Federal como del país,[6] [7] [8] [9] [10] cuando en el territorio del Distrito Federal existen pueblos con más de 500 años con población nativa que se reconoce por gentilicios propios como por ejemplo "Chimperino" para el caso de los habitantes del pueblo de San Pedro Cuajimalpa en la Delegación Cuajimalpa de Morelos, o el de "Tepiteño" para el originario de los antiguos barrios de Tepito.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]