Charles de Villette

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Charles de Villette
Charles de Villette.jpg
Grabado de 1791, colección Jean-Jacques Monney
Nacimiento 4 de diciembre de 1736
París
Defunción 7 de julio de 1793
París
Ocupación escritor, político
Lengua de producción literaria francés

Charles, marqués de Villette, nacido el 4 de diciembre de 1736 en París y fallecido el 7 de julio de 1793, fue un escritor y político francés.

Biografía[editar]

Nacido en una familia de financieros ennoblecidos recientemente, su padre, tesorero de l’extraordinaire des guerres, le dejó 150.000 libras de renta y gracias a una madre de gran espíritu y belleza, el marqués de Villette tuvo una vida fácil en su juventud. Tras su bachiller, consiguió en 1754 el diploma de licenciado in utroque jure, es decir, en derecho civil y canónico. Su padre le compró un cargo de abogado consejero del rey en Châtelet, pero revende su cargo para hacerse oficial. En 1757 adquirió el cargo de mariscal de los aposentos generales de la caballería, luego, en 1758, el de maestro de campo de dragones y en 1759 el de primer edecán del príncipe de Condé. Recibió en 1763 la cruz de San Luis por sus heridas en combate.

De vuelta a París, no tardó en conseguir una reputación de libertino, por sus gastos y sus amoríos, tanto masculinos como femeninos, entre los que se encuentra la famosa Mademoiselle Raucourt. Su madre, amiga íntima de Voltaire (amistad que hizo suponer durante mucho tiempo que Villette habría sido hijo natural de Voltaire), y conocida tanto por su inteligencia como por su belleza, le presentó al filósofo. Villette acabó teniendo un amor filial por Voltaire. Tras aprender sus ideas filosóficas, ingresó en la francmasonería.[1]

Un escándalo[2] en 1764 le valió una lettre de cachet, que lo envió durante seis meses a la ciudadela de La Petite-Pierre en Alsacia. Liberado tras la intervención de su padre, se le ordena que no vuelva a la capital: por tanto, fue a encontrarse con Voltaire en Ferney, que lo acogió solícito:

J’ai actuellement chez moi pour me ragaillardir un jeune M. de Villette, qui sait tous les vers qu’on ait jamais faits, et qui en fait lui-même, qui chante, qui contrefait son prochain fort plaisamment, qui fait des contes, qui est pantomime, qui réjouirait jusqu’aux habitants de la triste Genève. Tengo actualmente en mi casa para alegrarme un joven M. de Villette, que conoce todos los versos que se hayan hecho jamás, y que hace también él mismo, que canta, que imita a su prójimo de forma muy divertida, que hace cuentos, que es mimo, que divertiría hasta a los habitantes de la triste Ginebra.
Voltaire

Bajo los auspicios del filósofo, al que llamaba «su padre» sin miedo, Villete se lanzó en el mundo literario, escribió muchos versos, se presentó a varios premios de la Academia francesa que no obtuvo y, sobre todo, elogió a Voltaire de todas las formas posibles, que se lo devolvió con creces, llamándole el «Tibulo francés». a pesar de ello, su talento literario era menor. Marie Du Deffand lo llamaba «un personaje de comedia». Los intelectuales de la época no ahorraron críticas; se reían sobre todo del uso que creía poder hacer del renombre de Voltaire. Este epigrama recorrió durante largo tiempo París:

Petit Villette, c’est en vain
Que vous prétendez à la gloire ;
Vous ne serez jamais qu’un nain
Qui montre un géant à la foire.

Pequeño Villette, es en vano
Que pretendéis la gloria;
No seréis jamás más que un enano
Que muestra a un gigante en la feria.

A consecuencia de sus inclinaciones por los hombres, objeto de múltiples chistes, Voltaire lo casó en 1777 en la capilla de Ferney con Reine Philiberte Rouph de Varicourt, joven mujer noble y pobre, tan decorada por sus virtudes como por sus calidad amable, que Voltaire había sacado del convento e instalado en su casa, a la que llamaba Belle et Bonne. El matrimonio no impidió que el marqués de Villette, convertido así, según una broma de Voltaire, en doctor in utroque,[3] volviese a sus antiguos amores, ni que urdiese intrigas escandalosas con las mujeres de moda, entre las que se puede nombrar a Sophie Arnould, en cuya residencia tuvo una disputa con el conde de Lauraguais que le llevó a la prisión de l'Abbaye, donde permaneció encerrado seis semanas.[4] Este matrimonio desgraciado no impidió el nacimiento de un hijo, que fue bautizado en 1792 con el nombre de Voltaire-Villette y Philiberte, que fue adoptado más tarde por Marie Louise Mignot, la sobrina de Voltaire. Tanto Charles como Philiberte se mantuvieron fieles a Voltaire, que murió en su palacio de París en 1778.[5]

Portada de Enfans de Sodome (1790), donde Villette está nombrado.

Durante la época de la Revolución francesa, Villette redactó los cuadernos del baliato de Senlis, en los que se expresaba calurosamente a favor de los nuevos principios, y escribió artículos revolucionarios en la Chronique de Paris. Quemó públicamente sus títulos de nobleza para tomar el nombre de Charles Villette y propuso que Luis XVI de Francia fuera desposeído de sus poderes, pero mantenido como cabeza de Estado.

Dentro de la marea de panfletos que siguió, se realizaron numerosas alusiones a su homosexualidad, como en Les Enfants de Sodome à l’Assemblée Nationale[6] o en Vie du ci-derrière marquis de Villette.[7] Villette respondió a estos ataques a través de su amigo Anacharsis Cloots, llamado «el orador del género humano».[8]

Villette fue elegido diputado por el departamento de Oise[9] en la Convención Nacional en 1792, donde tuvo la valentía de protestar vivamente en una carta contra las Masacres de septiembre. Enfermo en el momento del proceso de Luis XVI, pudo tomar parte en la votación, tomando partido contra la voz del pueblo, a favor de la detención y el destierro, así como por el sobreseimiento. Murió algunos meses más tarde, tras una larga enfermedad en París. Antoine-Augustin Auger le sucedió en la Convención. Fiel a sus amigos, mostró durante la Revolución un auténtica valentía, sosteniendo sus opiniones a la vez en contra de los prejuicios de la nobleza y contra los excesos revolucionarios.

Villette también había aprovechado la Revolución para borrar en la pared del palacio que poseía y en el que había vivido Voltaire, la inscripción «quai des Théatins» para sustituirla por «quai de Voltaire». Fue un acto individual, por iniciativa propia, que justificó diciendo: «Fue en mi casa que murió este gran hombre, su recuerdo es inmortal como sus obras. Tendremos siempre un Voltaire y no tendremos jamás teatinos.» La calle fue renombrada oficialmente como Voltaire.

Villette conservaba el corazón de Voltaire en una urna con la inscripción «su espíritu está en todas partes y su corazón aquí». Lo transportó al castillo de Ferney que había adquirido en 1779, antes de revenderlo en 1785. La reliquia, conservada por su hijo, fue donada en 1864 al gobierno, que la colocó en la Biblioteca Imperial.[10]

Notas y referencias[editar]

  1. En su residencia de Neuf Sœurs, de la que Voltaire se convirtió en miembro honorario en 1778.
  2. Grimm, en su Correspondance littéraire (agosto de 1765), afirma
    qu'il remplit tout Paris d’un duel où il devait avoir tué un ancien lieutenant-colonel, après l’avoir outragé dans une promenade publique, de la manière la plus indécente et la plus punissable. C’était pour mettre sa bravoure hors de doute qu’il avait imaginé de faire courir ce bruit. Les campagnes en Hesse lui avaient offert des occasions plus simples de se laver de tout soupçon de poltronnerie. Quoi qu’il en soit, ce prétendu duel fit tant de scandale, l’offense qui devait l’avoir occasionné était si contraire aux mœurs, que le ministère public informa contre le fait; et lorsqu’on en vint aux éclaircissements, il se trouva qu’il n’y avait nul fondement ni à l’offense ni au combat. Cette platitude fit enfermer M. de Villette pendant six mois dans la citadelle de Strasbourg. todo París hablaba de un duelo en el que parecía haber matado a un ex teniente coronel, después de haberlo ofendido en un lugar público, de la forma más indecente y más punible. Había puesto en circulación ese rumor para poner su valentía fuera de toda duda. Las campañas en Hesse le habrían ofrecido oportunidades más simples para eliminar toda sospecha de cobardía. Fuera lo que fuese, este pretendido duelo provocó tal escándalo, la ofensa que debía haber causado era tan contraria a las costumbres, que el ministerio público investigó el hecho; y cuando se llegó a esclarecer el asunto, se vio que no había ningún fundamento ni para la ofensa, ni para el combate. Esta banalidad provocó el encierro de M. de Villette durante seis meses en la ciudadela de Estrasburgo.
  3. Alusión jocosa al diploma obtenido por Villette como licenciado in utroque jure, es decir, en «uno y otro derecho», fórmula que designa el derecho civil y el derecho canónico. Voltaire aplicó aquí la expresión a las costumbres de Villette, vueltas a uno y otro sexo.
  4. Louis Petit de Bachaumont cuenta la anécdota en sus Mémoires secrets el 17 de agosto de 1766 :
    Une rixe élevée entre deux hommes qui se piquent de bel esprit et qui tiennent un rang dans la littérature, et comme auteurs et comme Mécènes, fait beaucoup de bruit : elle intéresse MM. de Lauraguais et de Villette. Elle a donné lieu à des épîtres de part et d'autre peu dignes d'être rapportées. Elle est née à l'occasion d'un pari prétendu fait entre deux adversaires, et que M. de Villette avait perdu. Il était question d'une course à exécuter par les chevaux et coureurs de M. de Lauragais. Le premier n'a pas voulu donner le tableau en jeu, de la part du marquis de Villette, soutenant qu'il n'avait point parié. Ces deux champions étant sur le point d'entrer en lice, se sont trouvés arrêtés par les gardes des maréchaux de France, et l'affaire est au tribunal. Elle occupe beaucoup les gens de lettres, qui prennent parti pour ou contre. Una riña entre dos hombres que se vanaglorian de inteligencia y que tienen un rango en la literatura, como autores y como mecenas, hace mucho ruido: hace referencia a los señores de Lauraguais y de Villette. Dio lugar a epítetos de una parte y de la otra poco dignos de ser repetidos. Comenzó con ocasión de una pretendida apuesta entre dos adversarios, que había perdido M. de Villette. Era cuestión de una carrera realizada por los caballos y corredores de M. de Lauragais. El primero no quiso dar el tablero de juegos, del lado del marqués de Vilette, afirmando que no había apostado nada. Estos dos campeones a punto de entrar en liza, se vieron detenidos por los guardias del mariscal de Francia y el asunto está en el tribunal. Ocupa a muchas gentes de letras, que toman partido a favor o en contra.

    Uno y otro fueron condenados finalmente a seis semanas de prisión, Lauraguais en la Bastilla y Vilette en l'Abbaye.

  5. Situado en la esquina de la rue de Beaune y del quai des Théatins (actualmente quai Voltaire). Habiendo decidido ir a París para defender su obra Irène, Voltaire se instaló allí el 10 de febrero de 1778, con Madame Denis, para no separarse de Belle et Bonne, que apreciaba con extremo cariño. Se instaló en una habitación que se encontraba debajo del apartamento del marqués de Thibouville, «más apegado aun que M. de Villette al culto que ese amor que nuestros sabios han proscrito tan rudamente, pero que aquellos en la Antigua Grecia» excusaban con tanta indulgencia.(Grimm)
  6. Les Enfants de Sodome à l’Assemblée nationale, ou Députation de l’ordre de la Manchette aux représentants de tous les ordres pris dans les soixante districts de Paris et Versailles y réunis. Avec Figures. A Paris, et se trouve chez le marquis de Vilette, grand commandeur de l’ordre, 1790. Este panfleto es una sátira contra el Club de los jacobinos, pero también un auténtico cuaderno de quejas sobre los sodomitas y los berdaches.
  7. Vie privée et publique du ci-derrière marquis de Villette, citoyen rétroactif. s.l. (Paris), s.n., 1791 ca. (año III de la libertad).
  8. Louis Crompton, Homosexuality and Civilization, Cambridge, Massachusetts, and London, England, Belknap Press of Harvard University Press, 2003.
  9. En marquesado de Villette es encuentra efectivamente en este departamento. El castillo de Villette (que todavía existe pero que fue reconstruido en 1903) está situado en Plessis-Villette, villa que ha sido absorbida a la comuna de Sarron en 1826, a su vez absorbida por Pont-Sainte-Maxence en 1951.
  10. Por ironía del destino, Charles-Voltaire de Villette, renegando de su nombre de nacimiento «Voltaire-Villette», se convirtió durante la Restauración Francesa en un ultrarealista y se mantuvo como legitimista hasta su muerte en 1859. su testamento preveía incluso legar todos sus bienes, incluido el corazón de Voltaire, al conde de Chambord. Una ley de 1832, que declaraba incapaz al príncipe, permitió a la familia Villette contestar la voluntad de Charles-Voltaire, perdió el proceso, apeló y consiguió finalmente ganar el proceso de casación en 1862. Un decreto del 30 de marzo de 1791, declarando propiedad del estado los despojos del filósofo, fue oportunamente desenterrado para reglar la suerte de la reliquia: los herederos ofrecieron en 1864 el corazón de Voltaire a Napoleón III. El corazón fue depositado en la Biblioteca Imperial, en la actualidad Biblioteca Nacional de Francia, donde se encuentra todavía, sellada en la base del modelo de escayola de la estatua de Houdon Voltaire sentado.

Obra[editar]

  • Éloge Historique de Charles V, Roi de France, en París, Ed. Grangé, 1767.
  • Publicó, con ayuda del poeta del Jura Claude-Marie Guyétand (1748-1811), que fue su secretario particular (y su «negro») de 1781 a 1793, sus Œuvres complètes en 1784.
  • Réflexions d’un maître-perruquier sur les affaires de l’État (1787). En este folleto, Villette reprocha amargamente al Parlamento su desobediencia contra el rey.
  • Sus artículos en la Chronique de Paris fueron reunidos y publicados en 1792, bajo el título Lettres choisies sur les principaux événements de la Révolution.

Fuentes[editar]

  • Jean Chrétien Ferdinand Hoefer, Nouvelle Biographie générale, t. XV, Paris, Firmin-Didot, 1855, p. 218-9.
  • Jeffrey Merrick, The Marquis de Villette and Mademoiselle de Raucourt: Representations of Male and Female Homosexuality in Late Eighteenth-Century France, en Homosexuality in Modern France, ed. Jeffrey Merrick and Bryant Ragan (New York, 1996), p. 30-53.
  • Patrick Cardon, Les Enfans de Sodome à l’Assemblée Nationale [1790], Lille, QuestionDeGenre/GKC, 2005. Incluye Vie privée et publique du ci-derrière Marquis de Villette, citoyen rétroactif así como en misceláneas sobre ese tema (p. 129 ss.)
  • Simone et Jean-Charles Pigoni, Le Domaine de Villette - Pont-Sainte-Maxence, folleto, Creil, mayo de 2008.

Enalces externos[editar]