Cerros de Alcalá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Algunas zonas han sido repobladas de pinos, aunque la mayor parte es matorral mediterráneo.
Ruinas de Alcalá la Vieja.

Los Cerros de Alcalá, o Montes de Valdealcalá como históricamente también han sido conocidos, son un conjunto de elevaciones en forma de abruptas cuestas hacia el norte (sobre la margen sur del río Henares, que en algunos puntos llegan a ser cortados verticales) y cumbres planas con pendientes poco destacadas hacia el sur en forma de páramo que en el término alcalaíno alcanzan la cota de 870 msnm; que marcan el contacto entre la Alcarria de Alcalá, de la cual forman parte estos cerros, y la Campiña de Alcalá, en término municipal de Alcalá de Henares y de las poblaciones limítrofes por el sur Anchuelo, Villalbilla, Torres de la Alameda y Los Santos de la Humosa.[1]

Historia[editar]

Los Cerros eran lugares de más fácil defensa que las vegas donde se localizó la ciudad romana de Complutum y la ciudad alto-medieval que creció a partir del burgo de los Santos Niños, el conocido como Burgo de Santiuste; esa razón explica que en los Cerros se ubicaran tanto el oppidum prerromano como la fortaleza andalusí de Alcalá la Vieja. El Cerro del Viso sigue alojando en la actualidad una instalación militar.[2]

Una extensa zona ha sido declarada bajo protección medioambiental: el Parque de los Cerros de Alcalá de Henares.

Geomorfología[editar]

Los cerros complutenses son un segmento de un corredor abrupto que flanquea por el sur al río Henares desde el alto Henares, ya en la provincia de Guadalajara, hasta prácticamente la desembocadura en el Jarama aunque en éste último tramo los cerros que ponen en contacto La Alcarria con La Campiña son apenas perceptibles.[3]

Geomorfológicamente, el Ecce-Homo (836 msnm) y el Viso (784 msnm) tienen consideración de cerro testigo,[4] cuyo estrato superior son las calizas del Pontiense (Mioceno superior), más duras y con un color más claro que otros estratos inferiores (areniscas), todos ellos horizontales. Se pueden observar las terrazas fluviales que fue excavando el río por la sucesión de periodos glaciares e interglaciares durante el Cuaternario. Se han encontrado fósiles del Terciario, los más espectaculares algunos caparazones de tortugas gigantes (Testudo bolivari o Cheirogaster bolivari).[5]

Su principal subida es la Cuesta Zulema (desde el Puente Zulema), salida natural de Alcalá hacia la Alcarria. En ella se ubicó un polvorín que explotó en la posguerra, en la zona en que actualmente está el Cementerio Jardín.[6]

Nombres de los cerros[editar]

Cada una de las elevaciones recibe un nombre propio:

Otros topónimos[editar]

  • La Esgaravita
  • Cueva de los Gigantones o del Champiñón
  • La Oruga
  • Isla del Colegio
  • Tabla Pintora

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]