Cepillo de dientes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cepillos de dientes

El cepillo de dientes es un instrumento de higiene oral utilizado para limpiar los dientes y las encías. Consiste en un cuerpo o mango aproximadamente recto en cuyo uno de sus extremos (o cabeza del cepillo) se encuentra un denso conjunto de cerdas perpendiculares al cuerpo que facilita la limpieza de áreas de la boca difíciles de alcanzar. Suele utilizarse en combinación con pasta de dientes o dentífrico, que típicamente contiene flúor para aumentar la eficacia del cepillado.

Los cepillos de dientes se encuentran disponibles en el mercado en diferentes tamaños, formas y texturas de cerdas. La mayoría de los dentistas recomiendan utilizar cepillos de cerdas suaves para evitar el daño a la capa de esmalte dental o la irritación de las encías que unas cerdas más duras podrían provocar.

Los cepillos de dientes se suelen comercializar con la mención suave, medio o duro en función de su dureza. Si bien en la actualidad no está en vigor la norma que establece los umbrales de dureza para diferenciar dichas menciones.

Actualmente la mayoría de los cepillos dentales son fabricados con cuerpos de plástico y cerdas de fibras sintéticas.

Historia[editar]

Diversas técnicas de higiene dental han sido practicadas desde la prehistoria por el hombre, antes de la creación del cepillo de dientes. Estas técnicas antiguas se han podido verificar por las diferentes excavaciones que se han realizado en distintos lugares del mundo y por encontrar ciertos utensilios que antes se usaban. Los primeros registros que hay sobre la higiene dental se nos presentan, más o menos alrededor del año 3000 a.C. En las tumbas egipcias se han hallado ramitas en forma de lápiz, las cuales tenían en uno de los extremos un tacto blando y fibroso para poder llevar a cabo una limpieza dental.[1] A estos primeros utensilios rudimentarios que servían para el cuidado dental, se les denominó "palos o varas para masticar", y se fabricaban a partir de ramitas de los árboles, machacando unos de sus extremos hasta ablandarlos. Los extremos de estas varitas se moldeaban en forma de filamentos para que fueran aptos para las encías, teniendo más o menos la forma del palillo de dientes.[2] En la actualidad, algunas tribus nativas de África y Australia todavía usan estas herramientas para su cuidado dental.[3] Otro ejemplo que hay sobre un utensilio anterior al cepillo de dientes y que aún se usa hasta nuestros días para poder obtener una buena limpieza dental, es el uso del miswak por parte del mundo islámico.[4] El miswak se obtiene de una planta llamada Arak, que también es conocida como el "árbol del cepillo dental" y la forma en qué se utiliza, es masticándola hasta deshilacharla y de ahí obteniendo grandes penachos qué contienen flúor para que se puedan limpiar los dientes.[5] Sin embargo la creación y primera aparición del cepillo de dientes, se le atribuye a los chinos hacia el año 1498 o 1500 más o menos, en el siglo XV.[6] Aunque se piensa que el cepillo de dientes puede ya haber estado desde antes del año 1498, pues en Japón ya andaba circulando dicho artefacto para el cuidado de los dientes. Ya qué un maestro zen japonés llamado Dōgen al viajar a China, "vio a a algunos monjes limpiar sus dientes, con cepillos hechos de cerdas de caballo cocidos a mangos de hueso de buey".[7] La manera en la que se fabricaban estos cepillos, era extrayendo manualmente las cerdas de los cuellos del jabalí de los climas fríos de Siberia y China, ya que al vivir estos animales en bajas temperaturas su pelaje se volvía duro y crecía con mayor consistencia. Al extraer las cerdas de los cuellos del jabalí, estás se cocían a mangos hechos de huesos o de bambú. Tiempo después, se empezaron a crear otros cepillos dentales, utilizando otros pelajes de animales diferentes como: el del cerdo, del caballo y de tejón y al mismo tiempo, se utilizaban también diferentes mangos hechos de marfil y de madera.[8]

Más tarde en el año 1600, es introducido el cepillo de dientes a Europa, por parte de los mercaderes ingleses que viajaron a China, más o menos cuando ya estaba acabando el Renacimiento. Sin embargo, en aquellos tiempos los europeos no recibieron con muy buen agrado este utensilio, porque consideraban que las cerdas que se empleaban eran de una dureza excesiva, qué al momento de cepillar los dientes, les causaba irritación y también malestar en las encías. Por otra parte, al llegar el cepillo de dientes a Europa, no se usaba con tanta frecuencia debido a qué no todos estaban acostumbrados a una buena limpieza dental y aún se preferían usar otro tipo de métodos para la limpieza de los dientes qué ya estaban antes de la aparición de este utensilio en Europa, como el caso de los palillos que estaban hechos con plumas de gansos o de metal como oro o plata.[9] Y una vez qué se introdujo el cepillo de dientes a Europa, este no llegó a tener muchas modificaciones después, sino que solo se cambiaban las cerdas de jabalí por crines de caballo para obtener mejores resultados. Además de qué este utensilio no podía ser accesible para todos, pues sólo era para reyes y personas de alto élite por ser de un costo tan elevado como el caso de la corte francesa en Versalles, debido a que muchos de los cepillos estaban hechos con mangos de marfil y las cerdas estaban elaboradas con crines de caballo.[10]

A pesar de la introducción del cepillo de dientes de los chinos en Europa y con la gran fabricación masiva qué llegó a tener, como el caso de los cepillos de Williams Addis, este no llegó a tener buena reputación. Debido a qué en 1723, se descubrió que el uso de las crines de caballo podía generar enfermedades bucales por ciertas bacterias. Esté descubrimiento fue hecho por Pierre Fauchard, qué además propuso una técnica para el cuidado de los dientes qué es: "la frotación diaria de los dientes con esponjas naturales". Tiempo después en el siglo XIX, al igual qué Fauchard, Pasteur dio a conocer una teoría de los gérmenes que tuvieron que comprobar los odontólogos, de que en los cepillos hechos con pelos de animales, se generaban bacterias y algunos hongos por quedarse húmedos después de usarse. Así qué para evitar esto, fue recomendado esterilizar el cepillo, poniéndolo a hervir en agua caliente. Pero a pesar de tomar dicha medida, el cepillo de dientes se vuelve inservible porque las cerdas se ablandan y se van desprendiendo con el uso.[11]

Pero no fue hasta en los primeros inicios del siglo XX, por el año de 1930, que apareciera la invención del nailon por parte de Wallace H. Carothers, qué muy pronto sustituiría las cerdas de animales por este novedoso invento. Ya qué el nailon a diferencia de las cerdas de animales qué normalmente se empleaban, este es más resistente, flexible y brinda un mejor cepillado, evitando la contaminación por bacterias haciendo qué el cepillo se seque más rápido. Así mismo, las cerdas de nailon se quedan mejor adheridas al mango del cepillo, evitando desprendimientos al momento de usarlo. Fue entonces cuando en 1938 apareció el primer cepillo de dientes parecido al de nuestros días, bajo el nombre de "cepillo milagro", el cual daba una buena higiene, pero a pesar de ser popular y mejorado este tenía el problema de que sus cerdas eran duras al contacto y qué incluso llegaron a lastimar un poco las encías por lo cual no fue muy recomendado por los dentistas.[12]

Aunque no fue perfecto del todo este nuevo cepillo de dientes, con el tiempo se empezaron a buscar nuevas perfecciones a las cerdas de nailon para qué estuviera de acuerdo a las necesidades de las personas. Fue entonces cuando en 1950 apareció el cepillo dental "Park Avenue" de Dupont, que mejoró las cerdas haciéndolas más suaves que del original, facilitando más fácilmente la limpieza de los dientes y sin ninguna molestia, haciendo de este también más barato y accesible para más personas.[13]

Nuevas tecnologías aplicadas a los cepillos de dientes[editar]

Y desde la llegada del cepillo de Park Avenue hasta nuestros días, no se había visto mayores cambios, salvo marcas, diseños y colores diversos, hasta que hizo su aparición el concepto del "Internet de las cosas", donde los cepillos dentales tienen conectividad. En esa línea, muchas marcas de cepillos dentales tradicionales, han lanzado nuevos modelos de cepillos dentales, con conectividad bluetooth. Muchos de ellos incluson trabajan con conectividad 3G o 4G, y se comunican perfectamente con las aplicaciones móviles.

Pero no sólo eso, también se han desarrollado cepillos de dientes iónicos, cuyo funcionamiento depende de la exposición de una barra de titanio que sirve como canal conductor de luz y agua que emite iones; lo cual permite de forma mucho más efectiva la eliminación de la placa dental.

Tipos de cepillo dental[editar]

Cepillo dental eléctrico[editar]

Cepillo sónico (Sonicare)
Cepillo sónico (Sonicare)
Cepillo ultrasónico (Megasonex)

Un cepillo dental eléctrico realiza oscilaciones o rotaciones de sus cerdas, impulsados por un motor. Aunque la mayoría de los estudios informan de una actuación médica igual a la de los cepillos manuales,[14] un cepillo eléctrico puede ser más cómodo, y la adición de un temporizador y sensores de presión puede fomentar un proceso de limpieza correcta.[15]

Los cepillos dentales eléctricos se pueden clasificar de acuerdo a la velocidad de sus movimientos como cepillos eléctricos ordinarios, sónicos o ultrasónicos. Si el movimiento del cepillo de dientes es suficientemente rápido para producir un zumbido en el espectro audible (20 a 20.000 Hz), lo puede ser clasificado como un cepillo de dientes sónico. Cualquier cepillo de dientes eléctrico con movimiento más rápido que este límite puede ser clasificado como un cepillo de dientes ultrasónico. Algunos cepillos de dientes ultrasónicos, tales como el Megasonex y el Ultreo, proporcionan ambos vibraciones sónicas y ultrasonidos.

Cepillo interdental[editar]

Cepillos interdentales de TePe, codificado por colores según ISO 16409

Un cepillo interdental o interproximal es un cepillo pequeño, normalmente desechable, que se suministra ya sea con un mango de plástico reutilizable angulado o con un mango integrado, que se utiliza para limpiar entre los dientes, así como entre el alambre de los aparatos dentales y los dientes.

Hay evidencia de que, después de cepillarse los dientes con un cepillo de dientes convencional, los cepillos interdentales eliminan más placa que el hilo dental.[16]

Los cepillos de dientes están disponibles en una variedad de anchos, clasificado de 1 a 7, codificado por colores según la norma ISO 16409. Los cepillos interdentales se clasifican según la norma ISO 16409:2006. El tamaño del cepillo de la norma ISO se determina por el diámetro del orificio de paso (PHD) en mm. El PHD es el diámetro mínimo de un orificio que el cepillo interdental puede atravesar sin deformar el tallo de alambre del cepillo.

Conjunto de cepillos interdentales
Color del cepillo (codificado según la norma ISO 16409) Tamaño del cepillo Tamaño del cable Diámetro del orficio de paso (PHD)
Rosa 0 0.4mm
Anaranjado 1 0.45mm <=0.8mm
Rojo 2 0.5mm 0.9 mm-1.0 mm
Azul 3 0.6mm 1.1 mm-1.2 mm
Amarillo 4 0.7mm 1.3 mm-1.5 mm
Verde 5 0.8mm 1.6 mm-1.8 mm
Violeta 6 1.1mm >1.9 mm
Gris 7 1.3mm
Negro 7 1.5mm

Sulcabrush[editar]

Un Sulcabrush es un tipo de cepillo de dientes utilizado específicamente para la limpieza a lo largo de la línea de la encía junto a los dientes. Las cerdas están formadas por lo general en un patrón de flecha con punta para permitir una adaptación más cerca de las encías. Un Sulcabrush es ideal para la limpieza de ciertas zonas de difícil acceso, como por ejemplo entre las coronas, puentes y dientes apiñados. También se puede usar alrededor de aparatos de ortodoncia fijos.

Cepillo unipenacho[editar]

Este tipo de cepillo de dientes contiene una pequeña cabeza redonda con mechones de cerdas de nailon suaves apretados, recortados de manera que las cerdas en el centro pueden llegar más profundamente en los espacios pequeños. El mango del cepillo está diseñado ergonómicamente para un agarre firme, dando el control y la precisión necesaria para limpiar donde la mayoría de otros productos de limpieza no pueden alcanzar. [17] Estas áreas incluyen los posteriores de las muelas del juicio (terceros molares), estructuras de ortodoncia (frenos), los dientes apiñados, y superficies de los dientes que están al lado de dientes perdidos. También se puede utilizar para limpiar áreas alrededor de los implantes, puentes, dentaduras postizas y otros aparatos.[18]

Cepillo de dientes masticable[editar]

Cepillos de dientes masticables

Un cepillo de dientes masticable es un cepillo de dientes en miniatura moldeado de plástico que puede ser colocado dentro de la boca. Aunque no son de uso común, son útiles para los viajeros y son a veces disponibles en las máquinas expendedoras en los baños. Están disponibles en diferentes sabores como la menta o el chicle globo y deben desecharse después del uso. Otros tipos de cepillos de dientes desechables incluyen aquellas que contienen una pequeña bola de plástico rompible de pasta de dientes sobre las cerdas, que pueden ser utilizados sin agua.

Cepillo de dientes ecológico[editar]

Tradicionalmente, los cepillos de dientes se hacen del plástico. Tales cepillos constituyen una pequeña fuente de contaminación. [19] [20] Con el fin de reducir el impacto medioambiental, algunos fabricantes han optado por el uso de materiales biodegradables y / o un diseño con un mango reutilizable y cabezales reemplazables.

Efectos adversos de los cepillos de dientes[editar]

Los dientes pueden ser dañados por varios factores que incluyen la falta de higiene bucal, sino también por la higiene bucal incorrecta. Especialmente para dientes sensibles, el daño a la dentina y las encías se puede prevenir mediante varias medidas[21] , incluyendo una técnica de cepillado correcta.

Es beneficioso cepillarse los dientes sin rascar horizontalmente sobre los dientes cerca de la línea de las encías, asegurándose de no presionar el cepillo sobre los dientes con demasiada agresividad, evitar la elección de una pasta de dientes que es demasiada abrasiva,[22] y mantener un tiempo de espera de 30 minutos como mínimo antes de cepillarse los dientes después del consumo de alimentos o bebidas ácidas.[21] [23]

Cepillos de dientes más duros pueden reducir la placa de manera más eficiente, pero son más dañinas para los dientes y las encías. El uso de un cepillo de dientes medio o suave para un tiempo de limpieza más largo, se encontró que era el mejor compromiso entre el resultado de la limpieza y de la salud de las encías y los dientes.[24]

Un estudio realizado por el University College de Londres encontró que el asesoramiento sobre la técnica de cepillado y la frecuencia dada por 10 asociaciones dentales nacionales, fabricantes de pastas de dientes y cepillos de dientes y en los libros de texto dentales era inconsistente.[25]

Higiene[editar]

  • No se recomienda para compartir con los demás cepillos de dientes, ya que, además de las preocupaciones generales de higiene, existe un riesgo de transmisión de enfermedades que son típicamente transmisible por la sangre, como la hepatitis C.[26]
  • Después de usarlo es recomendable enjuagar el cepillo de dientes con agua, sacudirlo y dejar que el cepillo de dientes se seque al aire.
  • Cerdas del cepillo de dientes dobladas y desgastadas pueden disminuir la eficacia del cepillado. Por tanto, se recomienda cambiar el cepillo de dientes por uno nuevo cuando las cerdas parecen estar desgastadas (aproximadamente después de 6 a 16 semanas).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Creative Commons. «Un cepillo de dientes con mucha historia» (en español). SINC La ciencia es noticia. «Se trataba de una ramita del tamaño de un lápiz, uno de cuyos extremos se trataba para conferirle un tacto blando y fibroso».
  2. Heriberto G. Contreras y Leticia Garibay. «Cepillo de dientes: el mejor invento en la historia de los EU» (en español). La ciencia y el hombre. «Se llamaban palos o varas para masticar».
  3. Heriberto G. Contreras y Leticia Garibay. «Cepillo de dientes: el mejor invento en la historia de los EU» (en español). La ciencia y el hombre. «Algunas tribus de nativos de Australia y África aún usan estos rudimentarios cepillos para mantener limpia su dentadura».
  4. ODONTOMARKETING. «Historia del cepillo dental». Cepillo dental: Historia del cepillo dental. «Es la utilización por el mundo islámico del miswak».
  5. ODONTOMARKETING. «Historia del cepillo dental». Cepillo dental: Historia del cepillo dental.
  6. Lang Lindhe (2009). Periodontología Clínica e Implantología Odontológica. Medica Panamericana. p. 706. 
  7. «La Casa Mundo» (en español). Historia del cepillo de dientes. «Aunque hay constancia de en el siglo V ya circulaba por Japón artilugios con el mismo fin».
  8. ODONTOMARKETING. «Historia del cepillo dental» (en español). Cepillo dental: Historia del cepillo dental. «Las cerdas eran retiradas manualmente del cuello de cerdos».
  9. ODONTOMARKETING. «Historia del cepillo dental». Cepillo dental: Historia del cepillo dental. «En el siglo XVII, los viajeros y navegantes se encargaron de llevar el cepillo dental primitivo hacia Europa».
  10. Creative Commons. «Un cepillo de dientes con mucha historia» (en español). SINC La ciencia es noticia. «En la corte de Francia se utilizaba uno elaborado con crines de caballo».
  11. ODONTOMARKETING. «Historia del cepillo dental». Cepillo dental: Historia del cepillo dental.
  12. ODONTOMARKETING. «Historia del cepillo dental». Cepillo dental: Historia del cepillo dental.
  13. ODONTOMARKETING. «Historia del cepillo dental». Cepillo dental: Historia del cepillo dental. «Dupont empieza a confeccionar en 1950 el cepillo Park Avenue».
  14. «Different powered toothbrushes for plaque control and gingival health.». The Cochrane database of systematic reviews (12):  pp. CD004971. Dec 8, 2010. doi:10.1111/j.1834-7819.2011.01329.x. PMID 21154357. 
  15. «Plaque removal efficacy of powered and manual toothbrushes under supervised and unsupervised conditions: A comparative clinical study». Journal of Indian Society of Pedodontics and Preventive Dentistry 29 (3):  pp. 235–8. 1 January 2011. doi:10.4103/0970-4388.85832. PMID 21985880. 
  16. Gluch, Joan I. (2012). «As an Adjunct to Tooth Brushing, Interdental Brushes (IDBs) are More Effective in Removing Plaque as Compared with Brushing Alone or the Combination Use of Tooth Brushing and Dental Floss». Journal of Evidence Based Dental Practice 12 (2):  pp. 81–3. doi:10.1016/j.jebdp.2012.03.016. ISSN 1532-3382. PMID 22726785. 
  17. http://www.gumbrand.com/end-tuft-toothbrush-308rqb.html
  18. https://sites.google.com/site/flossingandinterdentalaids/end-tuft-brush
  19. Toothbrushes make up 50 million pounds of plastics discarded in landfill per year in the USA alone
  20. Amount of toothbrushes per year for USA
  21. a b «Insights into preventive measures for dental erosion.». Journal of applied oral science : revista FOB 17 (2):  pp. 75–86. Mar–Apr 2009. doi:10.1590/S1678-77572009000200002. ISSN 1678-7757. PMID 19274390. Plantilla:Open access
  22. Erosion—diagnosis and risk factors; A. Lussic, T. Jaeggi; (2008) Clin Oral Investig.; 12(Suppl 1): 5–13.; Plantilla:Open access doi 10.1007/s00784-007-0179-z PMCID: PMC2238777
  23. (2009) Dental erosion and severe tooth decay related to soft drinks: a case report and literature review; R Cheng, H Yang, M Shao, T Hu, X Zhou; J Zhejiang Univ Sci B.; 10(5): 395–399.; Plantilla:Open access doi 10.1631/jzus.B0820245 PMCID: PMC2676420 : "It is concluded that keeping tooth unbrushed for at least 30 min after an erosive attack is necessary for protecting dentin"
  24. Cleaning efficacy and soft tissue trauma after use of manual toothbrushes with different bristle stiffness. Zimmer S, Öztürk M, Barthel CR, Bizhang M, Jordan RA. J Periodontol. 2011 Feb; 82(2):267-71. Plantilla:Open access doi 10.1902/jop.2010.100328
  25. «What's the best way to brush teeth? Even dentists and dental associations don't agree». Medical Xpress. 7 August 2014. Consultado el 8 August 2014. 
  26. Lock, G., Dirscherl, M., Obermeier, F., Gelbmann, C. M., Hellerbrand, C., Knöll, A., Schölmerich, J. and Jilg, W. (2006), Hepatitis C – contamination of toothbrushes: myth or reality?. Journal of Viral Hepatitis, 13: 571–573. doi 10.1111/j.1365-2893.2006.00735.x

Enlaces externos[editar]