Cepillado dental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una mujer cepillándose los dientes (1899).

El cepillado dental es el método de higiene que permite quitar la placa bacteriana de los dientes para prevenir problemas de caries dentales o de encías.

Para la higiene de la boca y para limpiar los dientes y la lengua se utiliza un instrumento que se llama cepillo dientes.

El cepillado dental es muy importante y para una correcta prevención de las bacterias que afectan a la boca, se coloca sobre el cepillo de dientes el dentífrico.

Hay varios dentífricos actualmente disponibles en el mercado con propiedades específicas y con distintas acciones sobre los dientes. En general, lo más importante para el cuidado de limpieza de los dientes es que la técnica de cepillado dental sea correcta y eficaz en la remoción de la placa bacteriana.

Hay distintas técnicas de cepillado dental siendo la más recomendada por los dentista la técnica de bass modificada.[1]

Para la eficacia del cepillado dental es importante que este forme parte de la rutina de cada día. Es conveniente cepillar los dientes después de cada comida para que no queden alimentos retenidos entre los dientes. El cepillado dental debe ser complementado con el uso de hilo dental que se debe usar como mínimo cada 12 horas para evitar que se retenga la comida entre los dientes.

Estudios realizados actualmente muestran que el 8% de los ciudadanos, tienen dificultades para comer debido a sus problemas bucales.[2]

Asimismo, el 20% de los mayores de 65 años no se cepilla nunca los dientes y el 30% de los jóvenes y adultos, solamente lo hace una vez al día.

Referencias[editar]

  1. «Cepillado dental mediante la técnica de bass.». Consultado el 26 de enero de 2013. 
  2. «Enfermedades causadas por una mala higiene bucal.». Consultado el 18 de marzo de 2015.