Centaurea cyanus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Aciano
Illustration Centaurea cyanus0.jpg
Centaurea cyanus en Otto Wilhelm Thomé, Flora von Deutschland, Österreich und der Schweiz, 1885
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Asterales
Familia: Asteraceae
Subfamilia: Carduoideae
Tribu: Cynareae
Subtribu: Centaureinae
Género: Centaurea
Subgénero: Cyanus
Especie: C. cyanus
Nombre binomial
Centaurea cyanus
L., 1753
Aspecto general de tallos en flor.
Hojas
Detalle del involucro.
Capítulo con flósculos periféricos azules en floración.
Capítulo con flósculos periféricos blancos en floración.
Cipselas sueltas.
Aciano su en su hábitat más natural, los campos de cereales.

El aciano o azulejo (Centaurea cyanus) es una planta herbácea anual de la familia de las asteráceas. Clasificado en el género Centaurea section Cyanus (DC. in Ann. Mus. Nat. Hist. Nat. Par., 16: 158,1810) - o sub-género Cyanus (Hayek in Denkschr. Kaiserl. Akad. Wiss. Wien, Math.-Naturwiss. Kl., 72: 587, 1901), recientes publicaciones, cada vez más numerosas y aceptadas,[1] [2] [3] [4] elevan este último al rango de género y consideran Centaurea cyanus un sinónimo de Cyanus segetum que lo reemplaza.

Descripción[editar]

Es una planta herbácea anual, rara vez bienal, de raíz axial, que llega a medir un metro de altura. Tiene tallos recios y ramificados en la parte superior, no alados, algo angulares y cubiertos de vellosidad lanuginosa. Las hojas, también algodonosas, las basales más o menos arosatadas, con o sin lóbulos agudos, son lineares y con nerviación longitudinal y están dispuestas de forma alterna en el tallo. El involucro es acampanado, de 12–16 mm; sus brácteas en 4- filas son verdes-parduzcas, oblongas las internas - a menudo teñidas de púrpura - y ovaladas las exteriores; estas últimas tomentosas, con apéndices laterales blancos a negros, membranáceos, y fleco apical escarioso decurrente con dientecitos triangulares. Los flósculos perífericos, estériles, son de color azul más o menos intenso - o blancos - y prácticamente 2 veces más grandes (20-25 mm) y vistosos que los interiores (10-15 mm), de un azul-violáceo más profundo, y tubos de los dos tipos de color blanco. Los unos como los otros son muy poco numerosos. Receptáculo plano o convexo, con escamas lineares, blanquecinas. El fruto es un aquenio medio-centimétrico, algo velludo, de color paja o azulado o con estos dos colores, que lleva eleosoma y con un vilano de numerosas cerdas rígidas y agudas de tamaños desiguales.[5] [6]

Florece durante la primavera y el verano (mayo-septiembre).

Hábitat y distribución[editar]

Hábitat

Esencialmente en los campos cultivados de cereales - y de allí el epíteto específico Latín segetum (de sĕgĕs, sĕgetis, los «campos de cereales») de algunas de sus sinonimias, en particular Cyanus segetum que es un sinónimo que reemplaza a Centaurea cyanus - pero también escapada y adaptada a los herbazales, los bosques, los bordes de caminos y carreteras y otras zonas alteradas

También ampliamente cultivada como ornamental.[5]

Distribución

Propagado y naturalizado en numerosos países de todos los continentes, probablemente excepto África, a través de sus semillas mezcladas con los granos de cereales introducidos a lo largo de la historia, desde Europa Mediterranea de donde es natural según unas publicaciones,[1] o de Europa central según otros autores[7] [6] - lo que no deja de ser, por lo menos, sorprendente.

En España esta presente esencialmente en la mitad norte de la península y, muy puntualmente, en su mitad meridional y las Islas Baleares.[4]

Citología[editar]

Usos[editar]

Utilizado para aromatizar el té conocido como "Lady grey " el cual combina aroma de bergamota (Citrus bergamia) y flores de Aciano.

Es la flor nacional de Estonia y Alemania.

En Francia, su nombre Bleuet - el calificativo común de la especie en Francés - se empleó como apodo de los soldados de la «Clase 1915» que fueron los primeros en llevar el nuevo uniforme de color azul horizonte, por su parecido con el colorido del Aciano. Se conserva hoy día como símbolo de las «Asociaciones de antiguos combatientes» del país.

Propiedades[editar]

Composición química

La composición química básica de Centaurea cyanus es la siguiente:

Los flavonoides son los pigmentos responsables de la coloración de las flores, los frutos y las hojas y eso les hace tener gran importancia como marcadores quimiotaxonómicos. Son considerados vasoprotectores, es decir, disminuyen la permeabilidad de los capilares y aumentan su resistencia. Poseen actividades demostradas como captadores de radicales libres, inhibidores enzimáticos, antiinflamatorios, antialérgicos, hepatoprotectores, antiespasmódicos, diuréticos, hipocolesterolemiantes, antibacterianos, antivirales y anticancerígenos in vitro, e incluso se han descrito como ansiolíticos sin causar los efectos sedativos y miorrelajantes de las benzodiazepinas.

Los antocianos se encuentran en los vacuolas de las células epidérmicas en todo tipo de órganos, pétalos, frutos, brácteas, hojas, pecíolos, bulbos y raíces, donde el color depende del pH de la disolución.

Los antocianósidos aumentan la resistencia de los capilares y disminuyen la permeabilidad. Tienen propiedades vasoprotectoras, antiedematosas, antioxidantes y favorecen la regeneración de la púrpura retiniana.

Los taninos tienen propiedades astringentes, antidiarreicas, hemostáticas, antiinflamatorias y antisépticas. Para aplicación tópica, impermeabilizan las capas externas de la piel y las mucosas, y protegen las subyacentes, además de producir un efecto vasoconstrictor. Se utilizan para el tratamiento de afecciones de la piel, heridas, quemaduras y hemorroides. Internamente, protegen ante inflamaciones de las mucosas de la boca y la garganta, insuficiencia venosa y fragilidad capilar. Más recientemente se han descrito interesantes propiedades antivirales, antibacterianas y antitumorales.

Acciones farmacológicas

La Centaurea cyanus siempre se ha utilizado popularmente como antibacterial, fungicida, pectoral, estimulante, tónico, aperitivo y eupéptico, diurético, colerético-colagogo, antiséptico, antipirético, antiinflamatorio y astringente suave. Actualmente suele utilizarse como un corrector organoléptico (agente colorante) y marcador de tisanas. El principio amargo actúa como aperitivo y eupéptico, los flavonoides y las sales potásicas tienen propiedades diuréticas. Los pigmentos antociánicos confieren una acción vitamínica P ya que mejora la microcirculación, aumenta la resistencia y controla la permeabilidad capilar. También contribuye a la regeneración de la capa vascular de la retina en el ojo aumentando la agudeza visual.

Usos medicinales

El agua de aciano, obtenida por la decocción de sus flores, se utiliza por su notable efecto anti inflamatorio, aplicada sobre los ojos. Los lavados oculares con esta agua mejoran eficazmente los picores y la irritación de los ojos. También dan un aspecto fresco y estirado en los párpados cargados y sirve para fortalecer, aclarar y conservar la vista[9] .

Además estaría indicada, sospechosamente, para casi todos «los males», tales como la conjuntivitis - ya que el agua de aciano ayuda a eliminar las secreciones y a que desaparezca la congestión ocular - blefaritis, reumatismo, dispepsias hiposecretores, anorexia, gripe, resfriados, fragilidad capilar (canas), arteriopatías, flebitis, edemas por insuficiencia venosa, hemeralopía, hemorroides, varices, retinitis pigmentaria, miopía, bacterias, cáncer, cándida, dermatosis, diarrea, hidropesía, dismenorrea, eczema, fiebre, hongos, hepatitis, infecciones, inflamaciones, ictericia, leucorrea, mastitis, micosis, dolor, salmonella, seborrea, vaginitis, retención de agua y - en el mundo de la cosmética - para hacer lociones desmaquillante o champús suaves.[10]

Toxicología

La planta no se considera tóxica.

Historia[editar]

Desde la antigüedad, con la mezcla de las semillas de cereales con las de Centaurea cyanus, la planta se ha extendido de forma cosmopolita. Plinio el Viejo, la describía como "una flor molesta para los segadores". Estos, intentaban evitarla con sus utensilios agrícolas. Realmente, sin embargo, es poca la información escrita que ha llegado de los autores clásicos, ya que no se consideraba que las grandes figuras farmacológicas de la antigüedad le prestaran atención a la Centaurea cyanus, quien verdaderamente encontró la función medicinal a esta planta fue Mattioli, un botánico del siglo XVI que afirmaba que las flores azules del aciano desinflaman los ojos rojizos. En este caso, la señal estaría en la contraposición del color azul (propio de los ojos sanos y azules) con el rojo encendido de los ojos inflamados.[9]

Ya en el siglo XX, el número de ejemplares de la especie disminuyó considerablemente, debido, entre otros, a estos motivos:

  • Mayor uso de herbicidas y fertilizantes.
  • Desarrollo de nuevos y diversos cultivos altamente competitivos.
  • Destrucción de refugios cerca del campo.
  • Desaparición de las rotaciones de los cultivos tradicionales.
  • Conversión de tierras de cultivo marginales a las de pasto.

Taxonomía[editar]

Centaurea cyanus fue descrita por Carlos Linneo y publicada en Species Plantarum, vol. 2, p. 911, 1753[1].[11]

Etimología

Centaurea: nombre genérico que procede del griego kentauros, hombres-caballos que conocían las propiedades de las plantas medicinales.

cyanus: epíteto latino que significa "de color azul".[12]

Sinonimia

Nombre común[editar]

  • Castellano: aciano, aciano menor, aldiça, aldiza, aziano, azulejo, azulejos, azuleño, azulina, azulines, azulón, azulones, baleo cabezudo, botoncillo, bracera, bracero, cabezudo, cabezuela, ciano, clavel, clavel de San Juan, claveles, clavelina, clavelones, clavelones azules, coronilla, cyaneo, cyano silvestre de color torquesado, escobilla, escobilla ordinaria, escombra, flor celeste, flor celeste andaluza, flor celeste de sembrados, flor de cielo barbada, flor de cielo castellana, flor de cielo española, flor de cielo montañesa, granera, heno blanco, hojera, liebrecilla, lindita, linditas, ojeras, papaver espumoso, peranzules. Altoaragonés: anjelicos, azuletes, farolitos de la Virgen, farolitos de los campos. Aragonés: angelicos, azuletes, escobilla, farolitos de la Virgen.[14]

Curiosidades[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Centaurea cyanus en Global Compositae Checklist
  2. Cyanus segetum en Global Compositae Checklist
  3. C. cyanus en Tela Botanica
  4. a b c >Sinónimos en Real Jardín Botánico
  5. a b c Centaurea cyanus en Flora of North America p.p.
  6. a b C. cyanus en Revisión taxonómica del complejo de Centaurea cyanus L. (Centaurea sect. cyanus, Asteraceae) en la Península Ibérica. Adolfo Francisco Muñoz y Juan Antonio Devesa. Acta Botanica Malacitana, 35, p. 23-55, Málaga, 2010 Revisión de Centaurea cyanus L. (Centaurea sect. cyanus)
  7. Cyanus segetum en The Euro+Med Plantbase
  8. Chromosomenzahlen aus der Tribus Cardueae (Compositae). Hellwig, H. Frank (1994) Willdenowia 24: 219-248.
  9. a b Font Quer, Pío: Plantas medicinales - El Dioscórides renovado. Editorial Labor, Barcelona, 1980, p. 852-853
  10. «Centaurea cyanus». Plantas útiles: Linneo. Consultado el 1 de agosto de 2012.
  11. «Centaurea cyanus». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 1 de agosto de 2012.
  12. En Epítetos Botánicos
  13. Centaurea cyanus en PlantList
  14. Nombres en Real Jardín Botánico
  15. People, October 07, 1996 Vol. 46. No. 15 (en Inglés)

Bibliografía[editar]

  1. CONABIO. 2009. Catálogo taxonómico de especies de México. 1. In Capital Nat. México. CONABIO, Mexico City.
  2. Correll, D. S. & M. C. Johnston. 1970. Man. Vasc. Pl. Texas i–xv, 1–1881. The University of Texas at Dallas, Richardson.
  3. Cronquist, A. J. 1980. Asteraceae. 1: i–xv, 1–261. In Vasc. Fl. S.E. U. S.. The University of North Carolina Press, Chapel Hill.
  4. Cronquist, A. J. 1994. Vascular plants of the intermountain west, U.S.A. 5: 1–496. In A. J. Cronquist, A. H. Holmgren, N. H. Holmgren, J. L. Reveal & P. K. Holmgren (eds.) Intermount. Fl.. Hafner Pub. Co., New York.
  5. Davidse, G., M. Sousa-Peña, S. Knapp & F. Chiang Cabrera. (editores generales) 2012. Asteraceae. Fl. Mesoamer. 5(2): ined.
  6. Fernald, M. 1950. Manual (ed. 8) i–lxiv, 1–1632. American Book Co., New York.
  7. Flora of China Editorial Committee. 1988-2013. Fl. China Unpaginated. Science Press & Missouri Botanical Garden Press, Beijing & St. Louis.
  8. Flora of North America Editorial Committee, e. 2006. Magnoliophyta: Asteridae, part 6: Asteraceae, part 1. 19: i–xxiv. In Fl. N. Amer.. Oxford University Press, New York.
  9. Gibbs Russell, G. E., W. G. Welman, E. Reitief, K. L. Immelman, G. Germishuizen, B. J. Pienaar, M. v. Wyk & A. Nicholas. 1987. List of species of southern African plants. Mem. Bot. Surv. S. Africa 2(1–2): 1–152(pt. 1), 1–270(pt. 2).
  10. Gleason, H. A. 1968. The Sympetalous Dicotyledoneae. vol. 3. 596 pp. In H. A. Gleason Ill. Fl. N. U.S. (ed. 3). New York Botanical Garden, New York.
  11. Gleason, H. A. & A. J. Cronquist. 1991. Man. Vasc. Pl. N.E. U.S. (ed. 2) i–910. New York Botanical Garden, Bronx.
  12. Bruneton, J. Farmacognosia: Fitoquímica i Plantas Medicinales. Ed. Acribia. Edició 2.ª, 2001.
  13. Pamplona Roger, Jorge D. Enciclopedia de las Plantas Medicinales. Ed. Safeliz. Edició 1.ª, 1998.
  14. Pius Font i Quer. Plantas medicinales. Discórides Renovado. Ed. Labor, S.A. Edició 10.ª, 1987.
  15. Pius Font i Quer. Diccionario de Botánica. Ed. Península. Barcelona, 2000.
  16. Vanaclocha, B.; Cañigueral, S. (2003). Fitoterapia: vademecum de prescripción. Ed. Masson, Edició 4.ª. Barcelona
  17. Molero, Julià. Botànica farmacèutica. Ensenyament de Farmàcia (pràctiques) Ed. Publicacions i edicions de la Universitat de Barcelona. Edició 2.ª, Barcelona, 2008.

Enlaces externos[editar]