Censura en Corea del Norte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La República Popular Democrática de Corea (RPDC), mayormente conocida como Corea del Norte, y algunas veces como Norcorea, se caracteriza por tener un alto grado de censura, derivado de la inexistencia de libertad de conciencia y de prensa, al igual que algunos otros países. Debido a esto, frecuentemente suele ocupar los últimos puestos en el Índice de Libertad de Prensa Mundial (Worldwide Press Freedom Index), elaborado y publicado anualmente por la ONG francesa, Reporteros sin Fronteras.

En dicho informe, entre 2002 y 2006 el país ocupó el último puesto. Y en 2007 ocupó el segundo lugar entre 169 naciones, tras el pequeño Estado africano de Eritrea.[1]

Estrictamente, todos los medios de comunicación de masas se hallan en manos del Estado y son controlados por el gobierno de Corea del Norte. Todos ellos difunden la información que toman de la Agencia Central de Noticias del país. Los medios locales dedican una gran parte de su tiempo y recursos a la propaganda y al adoctrinamiento político de forma masiva, así como a la exaltación del culto a la personalidad del líder supremo del país, Kim Jong-un. Incluso, como si se tratara de una religión, se exalta permanentemente la figura de su difunto abuelo, el Presidente Eterno Kim Il Sung, fundador de Corea del Norte y del régimen político actualmente vigente.[2]

La prensa estatal norcoreana está estrictamente regulada por el gobierno y, frecuentemente, realiza acusaciones cargadas de retórica ideológica contra el mundo occidental en general, la cristiandad, Japón, Corea del Sur, y sobre todo, los Estados Unidos.

Por ejemplo, los medios norcoreanos permanentemente acusan a Estados Unidos de haber iniciado la Guerra de Corea (1950-53), cuando se sabe que, en realidad, fue Corea del Norte -desde 1948 bajo el mando de Kim Il Sung- la que premeditadamente invadió a su vecino del sur, con el entonces “visto bueno” o beneplácito del dictador soviético Iósif Stalin. Esto además ha sido corroborado por los archivos soviéticos desclasificados luego del colapso de la Unión Soviética a fines de 1991.[3]

Actualmente, la falta de libertad de prensa nos muestra que el autoritarismo no desapareció en el siglo XXI.[4]

Censura radial y televisiva[editar]

Los pocos modelos de televisores y receptores de radio que se pueden adquirir en Corea del Norte están configurados para recibir exclusivamente las frecuencias gubernamentales. Además están sellados con una etiqueta para prevenir la apertura y eventual modificación de los equipos. De hecho, es una seria ofensa penal manipular los receptores para tratar de recibir programación extranjera, en particular la de procedencia surcoreana. En una campaña llevada a cabo en 2003 por el comunista Partido de los Trabajadores, el jefe de cada célula partidaria en los diferentes pueblos y barrios (de las ciudades más grandes) recibió instrucciones de verificar la presencia de los sellos en todos los receptores radiales.[5]

Además, como Corea del Norte y Corea del Sur usan diferentes sistemas de televisión (el alemán PAL y el estadounidense NTSC respectivamente), resulta imposible que los norcoreanos puedan clandestinamente ver las transmisiones televisivas de su vecino del sur. No obstante, se ha llegado a informar que es posible recibir transmisiones desde China.[cita requerida]

Por otro lado, y según el periódico Daily NK, es posible transmitir noticias hacia Corea del Norte a través de radios de onda corta. Por lo tanto la posesión de receptores de este tipo es directamente ilegal en el país. No obstante, existen algunas denuncias de radios confiscadas y revendidas por parte de agentes corruptos de la policía política del régimen.[cita requerida]

El estudio "Una apertura silenciosa: los norcoreanos en un ambiente de información cambiante" encargado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, llevado a cabo por InterMedia y publicado el 10 de mayo de 2012, muestra que a pesar de las estrictas regulaciones y dracónicos castigos, los norcoreanos, en especial los de la élite, tienen un creciente acceso a noticias y otras informaciones que no provienen de los medios de comunicación estatales autorizados por el gobierno. Mientras que el acceso a Internet está estrictamente controlado, la radio y los DVD son usualmente utilizados y en zonas fronterizas, la televisión.[6] [7]

Enemigos del Internet[editar]

Por su parte, en 2006 la organización Reporteros sin Fronteras describió a Corea del Norte como "el peor agujero negro del Internet",[8] y la ubicó entre los principales "13 enemigos del Internet".[9]

El acceso a Internet es ilegal dentro de todo el territorio de Corea del Norte, salvo autorización expresa. Solamente unos pocos oficiales del gobierno tienen acceso a Internet mediante el alquiler de una conexión secreta chino-norcoreana.[9] El resto de la población solamente tiene acceso al Intranet nacional, llamado Kwangmyong.

Por otro lado, la página web oficial naenara.com.kp/sp ya dispone del código de Internet correspondiente a Corea del Norte y se muestra alojada como tal en un servidor norcoreano del cual se dispone de muy poca información. Anteriormente www.naenara.kp/sp en realidad se encontraba alojada en un servidor situado en Alemania.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Worldwide press freedom index 2006». Reporteros Sin Fronteras (Reporters sans frontières). Archivado desde el original el 2006-11-02. Consultado el 9 de enero de 2008.
  2. «Kim Jong Il’s leadership, key to victory (“El liderazgo de Kim Yong Il, clave para la victoria”)». Naenara.
  3. «Worst obstacle to reunification of Korea (“El peor obstáculo para la reunificación de Corea”)». Korea Today.
  4. Cuando la prensa tiene una verdad
  5. «Radio gives hope to North and South Koreans». CNN Asia. 27 de febrero de 2008. Consultado el 28 de abril de 2010. 
  6. «Illicit access to foreign media is changing North Koreans’ worldview, study says». The Washington Post. 10 de mayo de 2012. http://www.washingtonpost.com/politics/illicit-access-to-foreign-media-is-changing-north-koreans-worldview-study-says/2012/05/10/gIQAnwMpEU_story.html. Consultado el 10 de mayo de 2012. 
  7. «A Quiet Opening: North Koreans in a Changing Media Environment». InterMedia (10 de mayo de 2012). Consultado el 10 de mayo de 2012. «The primary focus of the study was on the ability of North Koreans to access outside information from foreign sources through a variety of media, communication technologies and personal sources. The relationship between information exposure on North Koreans’ perceptions of the outside world and their own country was also analyzed.».
  8. «The Internet Black Hole That Is North Korea». The New York Times. 23 de octubre de 2006. http://www.nytimes.com/2006/10/23/technology/23link.html. 
  9. a b «List of the 13 Internet enemies». Reporteros Sin Fronteras (Reporters sans frontières). Archivado desde el original el 2006-11-08. Consultado el 9 de enero de 2008.

Enlaces externos[editar]