Cayo Julio César (personaje de Roma)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ambicioso y sin escrúpulos, César guarda una fuerte semejanza con la figura histórica en la que se basa. Sus propósitos y objetivos son a menudo mantenidos en secreto para obtener complicados resultados y ponen a prueba la lealtad personal del resto de personajes. Como el César real, se anuncia como un reformador del lado de los plebeyos, aunque el mismo sea un Patricio. Es también, un hombre misericordioso con sus enemigos vencidos, aparentemente le apenarían sus muertes y se siente aliviado por su buena voluntad para mantenerse en paz. Al final, será asesinado por la misma gente a la que él perdonó.


Al principio de la serie, César es representado como un dominante y enérgico general romano que es más proclive a asumir riesgos que a aceptar un fracaso. Su rivalidad con Pompeyo viene precedida de la muerte de su hija, Julia, la cuarta esposa de Pompeyo. Esto desencadena una guerra que trae como consecuencia la muerte de Pompeyo y también del propio César.

Comparaciones con el verdadero Julio César[editar]

El personaje que plasma la serie es considerado históricamente bastante exacto, teniendo semenjanzas psíquicas con las representaciones conocidas, aunque existen discordancias físicas. El verdadero César era rubio y tenía escasez de pelo.

La historia comienza en el 52  a.  C. cuando César recibe la noticia de la muerte de su hija Julia; cuando en la realidad Julia murió en el 54  a.  C. Además en Roma no se menciona a su madre Aurelia, que murió meses después que Julia. Nada en los documentos históricos que se conservan hace pensar que la relación que mantenía con Servilia Cepionis terminase, como representa la serie.

Cesarión fue el hijo de Cleopatra VII y César; los hechos representados en el capítulo Cesarión dan a entender que es posible que el padre fuera el soldado Tito Pullo. Aunque César es representado mostrando a su hijo recién nacido a su ejército al final del episodio, en la realidad César ya había vuelto a Roma cuando Cesarión nació.