Cayado (bastón)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cajado.png

Cayado o cachava es un bastón hecho de madera, con el mango curvo, altura proporcional al usuario y grosor y peso variables. Es un objeto asociado a la iconografía del pastor, el pastoreo y a los pueblos nómadas para conducir su ganado.[1]

En el catolicismo y como metáfora religiosa simbolizando el cayado de los pastores de almas, se materializa en el báculo del obispo, por su dignidad de abad mitrado. El báculo papal acaba en un crucifijo. Como objeto litúrgico se registra en España al menos desde el siglo VII.

Simbolismo[editar]

Ramsés II, portando el cayado heka. Museo Egipcio de Turín.
Moisés con su cayado (en el suelo) ante la zarza.

Se ha propuesto que en algunas culturas del Próximo Oriente Antiguo, el cayado de pastor evolucionó hasta convertirse en cetro o bastón de dignidad para sus reyes. Tal parece ser el caso de la civilización egipcia, en que el cayado heka, símbolo del dios Andyeti fue emblema de poder desde las primeras dinastías. Los faraones lo llevaron como insignia real junto con el flagelo nejej.[2]

En el origen del Cristianismo, la función simbólica del cayado aparece ya en el libro del Éxodo en el Antiguo Testamento,[3] utilizado por Moisés y Aarón. Cabe destacar su uso en los siguientes pasajes:

  • Dios transforma el cayado en serpiente ante la zarza ardiendo.[4]
  • En Egipto, cuando Aarón arroja el cayado al suelo, se transforma en serpiente devorando las de los ancianos. (ver Evangelios: E 7:10-3)
  • moises utiliza el cayado en la primera plaga, transformando el agua en sangre. (ver Evangelios: E. 7:20).
  • Moisés utiliza el cayado para sacar agua de la roca (ver Evangelios: E. 17:5-6).
  • También lo utiliza para expulsar a los amalequitas (ver Evangelios: E. 17:9).

En la mitología grecorromana, Pan / Fauno portan un cayado, lo mismo que Apolo, cuando cuidaba de su rebaño y en su papel de dios protector de los mismos. También puede identificar a seguidores dionisíacos / báquicos en los cortejos respectivos. El cayado también funcionó como amuleto y así fue encontrado en numerosos enterramientos.[5]

Junto con la venera y la calabacilla es un objeto representativo de la iconografía del peregrino en general y de la estética jacobea en particular.[6] [7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cayado heka en historiarte.es
  2. Etimologías y evolución de Vara, Bastón, Cayado
  3. (ver Evangelios: E 4:2-4)
  4. Cirlot, 1991.
  5. García Portillo, Alfredo. «La iconografía de los santos en los retablos cerámicos». Consultado el febrero de 2015. «Generalmente Santiago como peregrino, se representa con bastón, alforja, una calabaza como cantimplora, sombrero y concha.» 
  6. Revilla, 1990.

Bibliografía[editar]

  • Revilla, Federico (1990). Diccionario de Iconografía. Madrid: Ediciones Cátedra. ISBN 84-376-0929-1. 
  • Cirlot, Juan-Eduardo (1991). Diccionario de Símbolos. Barcelona: Editorial Labor. ISBN 84-335-3504-8.