Catherina Margaretha Linck

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Catherina Margaretha Linck fue una persona transgénero, nacido mujer, que fue juzgado y condenado por sodomía en Prusia en 1721.[1] [2] Es posible que Linck engañara a su esposa para que pensase que era un hombre. Su esposa, Catharina Margaretha Mühlhahn, también fue encarcelada en el momento de la captura de ambos.[1] La ejecución de Linck fue la última por lesbianismo conocida en Europa, una anomalía incluso en su época.[1]

Vida[editar]

Linck nació en Halle (Sajonia-Anhalt). Hijo ilegítimo de una viuda, Linck creció en un orfanato. Se enroló, vestido de hombre, en los ejércitos de Hanóver, Prusia, Hesse y Polinia. También trabajó de tejedor, siempre tomando el papel de hombre.

A los 23 años, se casó con Mühlhahn, que sólo tenía 18 años y que después declararía que ella pensaba que Linck era un hombre. Linck tuvo relaciones sexuales con su esposa, posiblemente a oscuras, usando un consolador de cuero fijado con correas.[3] La pareja a veces se enzarzaba en violentas discusiones, pero permanecieron juntos cuatro años. El secreto fue descubierto cuando la madre de Mühlhahn, sospechando de Linck, le dio una paliza y lo desnudó, descubriendo que era una mujer.[1]

Tras su arresto, Linck admitió su culpa y dijo que «merecía la muerte diez veces» por sus crímenes. En su defensa alegó que «había sido engañado por Satanás» cuando se casó con su esposa. También dijo que no era pecado para una virgen llevar ropas de hombre.[3] Declaró al tribunal que tanto su esposa como su suegra sabían que era anatómicamente una mujer antes de la boda.[1] Mühlhahn insistió que eso no era cierto.[3] Linck también fue castigado por haber permitido ser bautizado más de una vez, al haberse convertido al catolicismo y más tarde al luteranismo. También se le recriminó el llevar ropa masculina como «antinatural». En la época, los roles de género eran estrictos, incluyendo la vestimenta apropiada para cada sexo.[2] [3]

Los jueces tuvieron dificultades con el caso de Linck, ya que había cometido sodomía con un «instrumento sin vida». Los juristas debatieron sobre la naturaleza de la «sodomía femenina»,[1] sobre si era tan criminal como si hubiese sido realizado por un hombre usando sus propias partes corporales. Una minoría de juristas no creían que la pena de muerte era aplicable en absoluto, ya que no se había producido ninguna «unión carnal», defendiendo la cadena perpetua. La decisión final se dejó al rey, Federico Guillermo I, que ordenó su ejecución.[1] Linck fue ejecutado por decapitación con espada; posteriormente, su cuerpo fue quemado.[3]

Nota[editar]

Se ha mantenido el género masculino para describir a Catherina Margaretha Linck, ya que con toda probabilidad se identificaba a sí mismo como un hombre.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g Crompton, Louis (2006). Homosexuality & Civilization. Harvard University Press. pp. 473–475. ISBN 0674022335. Consultado el 12 de mayo de 2009. 
  2. a b Henry Abelove et al., ed. (1993). The lesbian and gay studies reader. p. 439. ISBN 0415905192. Consultado el 12 de mayo de 2009. 
  3. a b c d e Eriksson, Brigitte (1981). «A Lesbian Execution in Germany, 1721». Journal of Homosexuality 6 (1):  pp. 27–40. doi:10.1300/J082v06n01_04. PMID 7042827. 
  • Angela Steidele: In Männerkleidern. Das verwegene Leben der Catharina Margaretha Linck, hingerichtet 1721. Colonia: Böhlau, 2004. ISBN 3-412-16703-7

Véase también[editar]