Catedral de Santo Domingo de la Calzada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Concatedral de Santo Domingo de la Calzada
Monumento Nacional RI-51-0000702 (3 de junio de 1931).
Catedral de Santo Domingo de la Calzada.jpg
Tipo Concatedral
Advocación Santo Domingo de la Calzada
Ubicación Bandera de España Santo Domingo de la Calzada, España
Coordenadas 42°26′27″N 2°57′12″O / 42.4408, -2.95333Coordenadas: 42°26′27″N 2°57′12″O / 42.4408, -2.95333
Uso
Culto Católico
Diócesis Calahorra y La Calzada-Logroño
Orden Clero secular
Arquitectura
Construcción Siglo XII-siglo XVIII
Estilo arquitectónico Románico, gótico, barroco
[editar datos en Wikidata ]
Escudo de España (mazonado).svg
Monumento Nacional

La Concatedral de Santo Domingo de la Calzada está situada en la villa de Santo Domingo de la Calzada, en la Comunidad Aútonoma de La Rioja, (España). Desde 1959, tiene este título de concatedral junto a la de Logroño. El título de Catedral lo tiene la Catedral de Calahorra.

Historia[editar]

La primitiva iglesia románica fue construida, bajo la advocación del Salvador y Santa María, a la que Alfonso VI, realizó la donación de un terreno, para su construcción en 1098.

Fue consagrada en 1106 por el obispo Don Pedro Nazar, convirtiéndose en Colegiata hacia 1158 y Catedral después de 1232, siendo desde entonces sede del obispo de Calahorra-La Calzada.

La construcción de la iglesia actual, comenzaron en 1158, conservando gran parte de la antigua, estos trabajos fueron dirigidos por el maestro Garçion. En el siglo XVI, la parte derecha del transepto, fue elevada para realizar la tumba de Santo Domingo.

Esta construida como una iglesia de peregrinaje, ya que se encuentra en el camino francés a Santiago de Compostela, con un característico deambulatorio, tras el altar mayor, que permite la circulación dentro de la catedral.

El templo fue declarado Monumento Nacional el 3 de junio de 1931.

Planta[editar]

El edificio presenta planta de cruz latina dividida en tres amplias naves las que presentan capillas adosadas que, después de un crucero que se encuentra marcado en planta y alzado, dan en una capilla mayor que dispone, como es propio en los templos de peregrinación, de una girola o deambulatorio rodeada, al tiempo, por diferentes capillas radiales y, la destacada absdiola central. Por su parte, el claustro se abre al lado septentrional donde se anexiona al resto del templo.[1]

Aprox. a la planta de la Catedral y Marcas de cantería.

Leyenda de la imagen

  1. Pórtico Sur o de Santo Domingo; entrada al templo.
  2. Cripta de Santo Domingo de la Calzada y Gallinero.
  3. Capilla de Santiago.
  4. Capilla de S. Andrés.
  5. Capilla de San Pedro.
  6. Capilla de S. Bartolomé.
  7. Altar Mayor y Deambulatorio.
  8. Capilla de Retablo Mayor.
  9. Crucero.
  10. Capilla de la Inmaculada.
  11. Capilla de Hermosilla. Tabla de los Milagros.
  12. Capilla de S. Juan Bautista (o de Sta. Teresa).
  13. Baptisterio y Capilla de los Mártires.
  14. Acceso a las defensas.
  15. Capilla de la Magdalena.
  16. Trascoro.
  17. Capilla de la Dolorosa.
  18. Coro.
  19. Claustro.
  20. Pórtico Oeste. Puerta de Cristo.
  21. Torre.
  22. Marcas de cantería.


Marcas de cantería[editar]

Se han identificado un total de 54 marcas de 34 tipos diferentes situadas en el interior y exterior del templo.

Catálogo de marcas de cantería en la Catedral del Salvador. Ver Planta.





Distribución de marcas
Zona Tramo Marcas Tipos
Ábside
ext.
11
10
int.
2
2
Deambulatorio
21
15
Crucero
sur
1
1
Fachada Sur
3
15
4
4
2
2
Fachada Norte
4
2
2


Modificaciones[editar]

El edificio que podemos contemplar ahora como Concatedral de Santo Domingo de la Calzada es, realmente, una amalgama de diferentes estilos que van desde el románico de su cabecera, hasta el barroco de su genuino campanario exento; pasando por su cuerpo de naves, que se puede clasificar como plenamente gótico ya todo esto hay que añadir las diferentes reformas y ampliaciones que sufrió durante toda la Edad Moderna como consecuencia restauraciones, derrumbes o, simplemente, por los cambios que cada obispo iba hecho para adecuar la sede a los gustos y modas propias de cada momento histórico.[1]

Se realizaron diversas modificaciones a la planta original, añadiéndose:

  • En los s. XIII y XIV: las naves, defensas y pórtico de la fachada Oeste.
  • En el s. XV y XVI: las capillas del ábside, de la Inmaculada y las dos en los tramos 2 y 3 de la fachada Sur.
  • En el s XVII el Baptisterio del tramo de los pies.
  • En el XVIII, La Pórtada Sur.
  • La Torre, original del s. XII, fue reconstruida en los s. XV y XVIII; esta última en la ubicación actual.

El exterior[editar]

No quedan restos de la primitiva iglesia que se construyó en tiempos de Santo Domingo, de hecho, tan sólo medio siglo después de su consagración y bajo la dirección del Maestro Garçión, se iniciarían las obras de un edificio mucho más ambicioso, que finalmente fue muy simplificado aunque su finalización no se produjo hasta entrados los siglos XIII y XIV. [1] se debe observar, como único vestigio del primer proyecto del ábside románico, con unos bellos canecillos . También cabe destacar externamente sus ventanas vidriadas, la torre de estilo barroco y sus dos portadas.

Portada sur[editar]

La portada sur o de Santo Domingo, con un gran arco de medio punto, que protege unas hornacinas con las estatuas de los patronos de la diócesis, Santo Domingo, San Celedonio y San Emeterio) y unos óculos circulares. Fue construida entre 1761 y 1765.[2]

Portada occidental[editar]

Es una portada transición románico - gótica, de finales del siglo XIII, compuesta por siete arquivoltas lisas que, no presentan capitel, y que se proyectan casi a ras del suelo, directamente sobre las bases. Más tarde por sobre la puerta se construyó una hornacina para colocar en su interior un grupo escultórico, que actualmente está muy deteriorado, que representa a Cristo entregando las llaves a San Pedro.

Ábside[editar]

El proyecto original presentaba tres ábsides separados por lienzos intermedios de la girola. Finalmente sólo se hizo el ábside central en el que se pueden observar dos contrafuertes exteriores, que están en consonancia con los otros que segmentan exteriormente la girola. De esta manera se tiene una sensación de pesadez, lo que hizo que se primara los excesos garantizados por la estabilidad de la fábrica.[3]

Torre[editar]

La catedral tuvo a lo largo de su historia, tres torres. La primitiva románica fue destruida por un incendio en 1450, la segunda gótica, tuvo que ser desmontada en amenazar ruina y la tercera barroca es la que actualmente existe.

Es unos de los pocos ejemplos en España, de torre exenta (torre separada del cuerpo principal de la catedral), es obra de Martín de Beratúa bajo el patrocinio del obispo Andrés Porras y Temas en 1762, es de estilo barroco, de 70 metros de altura y una base de 9 metros. Es la torre más alta de La Rioja.


Cuentan las leyendas del lugar, que el motivo de la separación de la torre del cuerpo de la catedral se debe a encontrar terrenos arenosos que impedían hacer cimientos firmes. Al final se contó con una excelente ubicación, el actual, en el que para asegurar los cimientos se añadieron cuernos de ciervos y vacas del lugar.

El Interior[editar]

La nave[editar]

Sepulcro de Pedro de Carranza

El templo presenta tres naves, una central y dos laterales, que se comunican por detrás del altar, en la cabecera de la planta, dan lugar a una girola. En la nave lateral añaden más tarde, entre el siglo XV y XVI dos capillas laterales (Capilla de Hermosilla, donde se encuentra la conocida "Tabla de los Milagros", y la Capilla de San Juan Bautista o de Santa Teresa); así como otra capilla (fechada el siglo XVII) que hará de baptisterio, el ubicarse en ella la pila bautismal.

Como la planta es de cruz latina existe crucero y en el altar mayor se dispone en el lateral izquierdo del crucero, al igual que el retablo obra de Damián Forment, mirando a la puerta sur de la concatedral y junto al crucero donde se instala el acceso a la cripta del Santo y el gallinero.

El espacio está además dividido en crujías y la girola. Las diversas naves y capillas se cubren con bóvedas de crucería. [1]

El retablo[editar]

Retablo Mayor

El escultor del renacimiento, Damián Forment, dejó en la catedral una de sus más grandiosas obras, la del retablo mayor, actualmente en el crucero norte de la Catedral. En la parte inferior, anomanada zócalo, encontramos las únicas trazas de alabastro, pero gran parte de su obra lo realizó en alabastro (retablo del Pilar de Zaragoza, retablo del Monasterio de Poblet). De nueve metros de ancho y trece de alto, aunque murió en 1540, dejó prácticamente terminada la obra. La policromía es obra de Andrés de Melgar. Destaca la presencia de temas mitológicos: tritones, sátiros, nereidas y centauros.

Tras la reciente reforma del suelo de la Catedral (2009) se instala junto al retablo una pantalla táctil interactiva que permite al visitante ver con detalle cualquier elemento del retablo gracias a una fotografía de gran definición. También se instala un sistema de proyección audiovisual sobre el propio retablo que muestra la historia de su construcción narrada por el propio Damián Forment.

El Gallinero[editar]

Construido hacia 1460, es una obra gótica en piedra policromada que alberga una pareja peculiar: un gallo y una gallina blancos.

Se sitúa en el brazo derecho del transepto, en el lado de la Epístola (sur), enfrente de la tumba de Santo Domingo de la Calzada. Es el testimonio vivo y permanente de la ayuda que da el Santo a los peregrinos. Recuerda el célebre milagro que propagó el nombre de Santo Domingo de la Calzada por todos los caminos del peregrinaje mediante el famoso dicho: «Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada.»

Existe un documento en el archivo de la catedral, fechado el 6 de octubre de 1350, que atestigua la existencia de las gallináceas. Es una bula del papa de Aviñón, Clemente VI en la que se establecen indulgencias para los fieles que ayudaran al culto de la catedral, que asistieran a los oficios divinos o que «mirasen al gallo y a la gallina que hay en la iglesia».

Las dos aves son reemplazadas mensualmente, tarea que llevan a cabo los voluntarios de la cofradía de Santo Domingo.

Claustro[editar]

El actual claustro es fruto de una reforma realizada en 1340 por el obispo Juan del Pino. De fábrica de en piedra y ladrillo, está cubierto con bóvedas de crucería, ocho por cada crujía o galería. No acabaron aquí las modificaciones que sufrió el claustro, sino que entre los siglos XV y XVI se fueron añadiendo a sus muros y entre los vanos una serie de capillas que prácticamente cerraron el patio. Debido a su escaso valor artístico eliminaron prácticamente todas cuando se hizo la restauración del mismo entre 1984 y 1987 En la galería oriental se abre la sala capitular, que está construida bajo el mandato del obispo del Pino y reformada en el de Pedro González de Mendoza, en la segunda mitad del siglo XV. es en ese momento cuando se cubre con un alfarje mudéjar decorado con motivos vegetales y las armas del patrocinador. La techumbre fue descubierta durante la restauración llevada a cabo en 1992, oculta por unas bovedillas de yeso y un cielo raso. Actualmente el claustro acoge la exposición de la Catedral. [4]

La peregrinación a Compostela[editar]

La Catedral de Santo Domingo de la Calzada es una de la paradas obligatorias para todo aquel peregrino que viaja hacia Santiago de Compostela a través del Camino de Santiago Francés.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]