Caso Parker-Hulme

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Caso Parker-Hulme fue un asesinato ocurrido en Christchurch, Nueva Zelanda en 1954. El caso tomo notoriedad cuando una mujer fue asesinada por su hija mayor y la mejor amiga de su hija. El asesinato dio base para la película de 1994, Criaturas celestiales .

Historia[editar]

Juliet Hulme de 15 años, nacida en Blackheath, Londres, Reino Unido, hija del Dr. Henry Hulme, un médico inglés, fue diagnosticada con tuberculosis siendo niña y enviada al Caribe y Sudáfrica con la esperanza de que un clima más cálido mejoraría su salud. Se reencontró con su familia cuando tenía 13 años, al tomar posesión su padre como rector de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda.

En Nueva Zelanda conoció a una compañera de escuela, Pauline Parker de 16 años. Ambas se hicieron buenas amigas y soñaban con una vida juntas llena de fantasía, poblada de famosos actores tales como James Mason y Orson Welles. También se sabe que tuvieron una especie de relación lésbica, si bien Hulme ha negado con posterioridad que ninguna de las dos fuera lesbiana.[1]

En junio de 1954 los padres de Hulme se encontraban en proceso de separación, consideraban que la relación íntima entre las chicas era algo insensato, en ese tiempo no era bien vista la homosexualidad, por lo que decidieron enviar a Juliet a Sudáfrica a vivir con un pariente. Las chicas no querían ser separadas, Juliet protesto y quería que Pauline también fuese. El problema fue de que Honora Rieper, madre de Pauline, no permitió que su hija se fuera a Sudáfrica, al no lograr convencerla decidieron que no había otra forma más que matarla y que pareciera un accidente.

Asesinato y juicio[editar]

El 22 de junio de 1954, las niñas condujeron a Honora Rieper a un paseo a pie por el parque Victoria en la ciudad de Christchurch, donde entonces vivían. En un camino solitario Juliet tiró una piedra de ornato para que la Sra. Rieper se agachara a recogerla. En ese momento, Pauline había planeado golpear a su madre con la mitad de un ladrillo enfundado en una media. Las chicas supusieron que sería suficiente para matarla. Sin embargo, se requirieron 45 frenéticos golpes de ambas chicas para finalmente matar a Honora Rieper. La brutalidad del crimen ha contribuido a su notoriedad. Pauline y Juliet fueron llevadas a juicio en Christchurch en 1954, y fueron encontradas culpables el 29 de agosto de ese mismo año. Como eran demasiado jóvenes para ser sometidas a la pena de muerte según la ley neozelandesa de aquella época, fueron sentenciadas y condenadas a permanecer detenidas en la gracia de Su Majestad. En la práctica, esta sentencia significaba que permanecerían encarceladas según la discreción del ministro de justicia. Fueron liberadas por separado unos 5 años después. Una condición para su liberación fue que jamás se volverían a ver o comunicar.

Nueva vida[editar]

Juliet Hulme luego de ser liberada se cambio el nombre por el de Anne Perry, usando el apellido de su padrastro. Regreso a Inglaterra a vivir con su madre en el pueblo escocés de Portmahomack se volvió una famosa escritora y autora de libros sobre asesinatos, historias de detectives y misterios. Nunca se casó ni tuvo hijos, actualmente sigue publicando sus historias.

Pauline Parker también luego de ser liberada se cambio el nombre por el de Hilary Nathan. Después de pasar viviendo un tiempo en Nueva Zelanda ante la vigilancia de las autoridades se mudó a Inglaterra. Ingresó en un convento católico y se convirtió en devota. Actualmente también reside en Inglaterra, en las islas Orcadas, tampoco se casó ni tuvo hijos. Se negó a hablar con la prensa sobre el asesinato de su madre y solo dijo tener remordimiento y estar arrepentida.

Se cree que no volvieron a verse hasta el día de hoy.

Referencias[editar]