Casa tomada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Casa Tomada
Autor Julio Cortázar
Género Literatura fantástica
Publicado en

Buenos Aires, Argentina

  1. Bestiario
Tipo de publicación Revista, Libro
Editorial Hyspamerica
País Flag of Spain.svg España y Flag of Argentina.svg Argentina
Fecha de publicación 1951
Formato Impreso
Páginas 5
ISBN 9788403602649
OCLC 777895102
Casa Tomada Final del juego

Casa tomada es un cuento del escritor argentino Julio Cortázar. Aparecido por primera vez en 1946 en la revista publicada por Jorge Luis Borges, fue recogido en el volumen Bestiario, de 1951.[1] El cuento —un ejemplo temprano de las narraciones fantásticas cortazarianas— comienza de manera realista e introduce paulatinamente un ambiente de distorsión de las leyes naturales.

Además es quizá el cuento de Cortázar que mayor cantidad de estudios ha generado.[2] Entre los recursos que se harían habituales en el cuento de Cortázar se cuentan el uso de signos gráficos (en este caso, paréntesis) como reflejo de la censura. Cortázar se basó en una casa de la ciudad de Chivilcoy, todavía en pie sobre las calles Suipacha y Necochea.[3]

Argumento del cuento[editar]

En la narración de uno de los protagonistas (narrador intradiegético) se nos cuenta la historia de dos hermanos(Irene y el narrador) que siempre han permanecido juntos en una casa colonial muy antigua, a la cual han dedicado su vida para mantenerla y cuidarla. Ninguno de los dos se ha casado bajo el pretexto de cuidar la casa y les asquea la idea de que un día, cuando ellos mueran, primos lejanos la vendan para enriquecerse. Después de una detallada descripción de la casa y de las meticulosas costumbres de sus habitantes, encontramos el nudo: a causa de unos extraños ruidos (susurros, el volcar de una silla...), estos dos hermanos tienen que ir abandonando partes de la casa que son tomadas por los intrusos. Las incursiones de éstos acaban por tomar toda la casa y los hermanos tienen que irse, tirando la llave por la alcantarilla para que ningún desafortunado ladrón entrase y se encontrase con la casa tomada.

En ningún momento del cuento el autor deja claro de qué naturaleza son estos intrusos. De todos modos es sorprendente con qué facilidad y resignación los dos hermanos abandonan la casa, su casa, la que los ha mantenido unidos y a la que han dedicado tanto tiempo, sin siquiera intentar luchar.

Resumen[editar]

El cuento de La casa tomada narra cómo dos hermanos son expulsados de su propia casa familiar a causa de “algo” que se va apoderando de ella, desplazándolos poco a poco a lo largo de las habitaciones de la casa, hasta la calle.

El protagonista y su hermana Irene (la coadyuvante de la historia) se resisten a abandonarla, lamentando tan sólo las pérdidas que les ocasiona ese “algo” cada vez que toma una parte de la casa. Pero, cuando ésta es tomada completamente, no tienen más remedio que dejarla, llevándose únicamente consigo un reloj y la llave de la casa, de la cual se deshacen tirándola por la cloaca.

Al personaje principal, al igual que a su hermana, le gusta la casa por ser espaciosa y antigua y, además, por guardar los recuerdos de su familia. Él es un hombre culto, amante de la literatura francesa. Ella una mujer tranquila y sencilla a la que le gusta pasar el día tejiendo. Ambos viven la situación como si nada estuviera pasando, no se sienten asustados, se toman la apropiación de la casa por lo desconocido como algo normal e irremediable.

Viven solos, tan sólo acompañados por lo que se apodera de casa. Realizan las tareas de limpieza juntos, cooperando por igual. No trabajan, el dinero les llega de los campos que, posiblemente, poseen y explotan sus trabajadores. En vez de hermanos, su relación parece más bien la de una pareja bien avenida.

Los dos se caracterizan por no evolucionar en carácter a lo largo de la obra. Siempre se comportan igual, siguiendo la rutina del día a día, como ajenos a la situación que están viviendo.

La casa está ubicada en Argentina, por lo tanto la acción transcurre en ese país, pero esto no aporta ningún significado a la obra. Las indicaciones espaciales son mínimas, sólo se conoce el país por lo que comenta el protagonista en algunas ocasiones, lo único que importa de que la acción ocurra en Argentina es que, a causa de esto, el protagonista no puede comprar novedades en literatura francesa, que tanto le gusta, porque desde 1939 no llega nada valioso. Esta fecha es también la única que nos sitúa un poco en el tiempo histórico.

A lo largo de “Casa Tomada”, Irene y el narrador se encuentran amenazados por un murmullo externo y en vez de enfrentar este conflicto, se repliegan cada vez más hasta finalmente quedar fuera. Esta acción de repliegue restringe la rutina que poseían originalmente los personajes. Viendo esto desde un aspecto sociológico de la época del peronismo según Luis Alberto Romero, uno ve que el fragmento hace alusión a la relación de la sociedad normalizada con el aluvión zoológico que irrumpía un orden desde ya instalado. “Casa Tomada” cumple el protocolo típico de un cuento neo fantástico de Cortázar ya que hay un elemento externo, no necesariamente sobrenatural, que distorsiona un orden preestablecido.

En cuanto al tiempo narrativo, la acción que narra transcurre en más tiempo del que aparenta, tan sólo cuenta los hechos más importantes, es decir, el avance en la posesión de la casa, y, también, la descripción de ésta y de su hermana. El tiempo es lineal ya que sigue un orden cronológico.

Interpretaciones del cuento[editar]

En más de una oportunidad, se ha hecho una interpretación del cuento en la que se indica que es una alegoría antiperonista. La casa que es tomada no sería otra cosa que la Argentina tradicional que va retrocediendo bajo el avance del peronismo y la participación en la vida política de los sectores hasta entonces marginados de esa actividad. Esta visión de esta obra cortazariana ha significado una verdadera anatemización del autor por parte de la cultura oficial peronista, que durante años lo calificó de gorila (término con el que se designaba a los opositores al gobierno de Perón).[1]

Personajes[editar]

Narrador
Tiene 40 años y vive en una casa vieja con su hermana Irene, ellos han vivido en esa casa desde su infancia y se ayudan con la limpieza y mantenimiento de la misma. Él es un buen hombre e intenta ayudar a su hermana con todo lo que puede. Y le gusta la literatura francesa.
Irene
Hermana del narrador. El narrador la describe como "nacida para no molestar" ya que es callada y buena trabajando. Ella tuvo dos oportunidades de casarse pero rechazó a ambos pretendientes.
María Esther
Este personaje es el fallecido amor del narrador, ésta muere antes del matrimonio.
La casa
La casa es uno de los personajes principales del cuento, ya que tiene la facultad de guardar recuerdos. Además, en el cuento se hace referencia a la casa como "ella", cuando dice que "era ella la que no nos dejó casarnos." La toma de la casa define a los personajes, Irene y el narrador, pero también define a la casa en sí.

Secuencia de acciones[editar]

  1. El narrador nos cuenta acerca de la historia de la casa y de su rutina para mantenerla.
  2. Nos habla de su hermana Irene y del rechazo a los 2 pretendientes de ella.
  3. Nos dice que la casa es más valiosa por materiales y terreno que por la casa en sí, también que en el caso de su muerte sus primos la heredarían.
  4. Describe a Irene y nos habla de su pasatiempo favorito, tejer. El dice que ella es muy buena tejiendo y que le gustan mucho sus tejidos.
  5. Él habla de su gusto por la literatura francesa y que últimamente le ha sido muy difícil encontrar ésta en las librerías que frecuenta.
  6. El narrador habla de que no les hace falta trabajar ya que ellos son dueños de un negocio que es manejado por otras personas en el campo.
  7. Nos habla del aspecto físico de la casa y de cómo está distribuida.
  8. Él dice que ellos permanecen en una sección específica de la casa y el único momento cuando la abandonan es para limpiar el resto.
  9. Por primera vez se escucha un ruido en una de las secciones de la casa. El sonido fue descrito como un murmullo sordo.
  10. El narrador cierra la puerta de donde el escucha el murmullo y después se dirige a la cocina para avisarle a su hermana que ha tomado el fondo de la casa.
  11. Irene queda en shock, ellos deciden vivir en este lado de la casa, esto los fuerza a aceptar la pérdida de varios objetos que aún querían.
  12. Ya que tenían que limpiar menos ellos tenían más tiempo libre, el narrador mataba tiempo viendo la vieja colección de estampillas de su padre.
  13. De día cuando estaban cerca del cuarto donde estaba el ente desconocido ellos intentaban impedir que hubiera silencio y así ignorar más fácilmente la situación.
  14. En la cocina se escucha un aumento en la frecuencia en la que oyen los ruidos y en qué tan fuerte el sonido se presentaba.
  15. Se quedaron escuchando los ruidos de su lado de la casa hasta que narrador toma a Irene y la lleva a la puerta principal.
  16. Los ruidos se oían más fuertes ya que otra parte de la casa había sido tomada.
  17. El narrador agarra a su hermana y la lleva hacia afuera, cierra la puerta de la casa con llave y después bota la llave a la alcantarilla.

Espacios físicos[editar]

La casa
Está situada en Buenos Aires, Argentina. Es una casa muy vieja donde los personajes han vivido su infancia. Es una casa muy grande y espaciosa, pero el terreno donde se encuentra tiene un valor mayor al de la casa en sí. La casa representa una locura de la protagonista.

Simbolismos decisivos[editar]

Puerta de roble
Es un simbolismo de lo impenetrable y de encarcelamiento. Los personajes cierran la puerta y se excluyen a sí mismos de una sección de su propia casa. El ente del cual se están protegiendo pronto los hace prisioneros ya que su presencia les impide ir a la parte "tomada".
Tejido
Éste es un inter-texto de la Odisea, Penélope tejía y destejía el mismo manto una y otra vez como señal de espera ya que el parar esto significaría la rendición o perder la esperanza.

Interpretación de simbolismos clave[editar]

Tejido
Irene lo hace para entretenerse casi todo el día y al final de la historia al tirarlo, renuncia ese entretenimiento que ha pasado haciendo todo este tiempo, lo deja atrás, abandonando todas sus manualidades hechas que le gustaba hacer y que a su hermano le fascinaba ver y apreciar.
Llave
Ésta representa la liberación del narrador ya que dejen al ente adentro de la casa sin posibilidad de salir. Ésta también se puede ver como instrumento de castigo hacia el ente desconocido.

Referencias[editar]

  1. a b Jaime Alazraki: Hacia Cortázar. Aproximaciones a su obra, Anthropos, 1994, Casa tomada en Google Libros..
  2. Ambriz Aguilar, César Eduardo. Texto tomado Análisis narratológico de "Casa tomada". Universidad Nacional Autónoma de México. Consultado el 19 de noviembre de 2012.
  3. Correa, Martín (8 de julio de 1999). «Entrevista a Emilio Fernández Ciccio, autor de "El secreto de Cortázar"». Revista "Hum®". http://cronopiocronopio.tripod.com/cuentos/secreto.htm. Consultado el 13 de octubre de 2013. 

Enlaces externos[editar]