Carnaval en Perú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carnaval en el Perú
Humisha en Moyobamba.jpg
En el Perú es generalizada la costumbre de adornar un árbol con regalos para bailar alrededor de éste en los carnavales. En la foto, la Humisha, nombre con el que se conoce a éste árbol en la amazonía, esta fotografía es de la ciudad de Moyobamba
Tipo fiesta folclórica popular
Ubicación Perú
Comienzo Móvil, unos días antes del Miércoles de ceniza
Término Días después del Miércoles de ceniza
Motivo Carnaval
Costumbres Cortamonte, juegos con agua y pinturas, danzas y algunos rituales

El carnaval en el Perú es una fiesta y celebración pública que tiene lugar días antes de la cuaresma católica por lo cual es una fiesta movible, que a lo largo del Perú tiene diversas manifestaciones locales que lo hacen distinto de lugar en lugar, pero que tienen en común el sentido lúdico y alegre de la festividad.

En el Perú los carnavales van acompañados con el juego con agua, harina, talco y/o pinturas, y en algunas zonas van acompañadas de danzas folclóricas, ritos paganos o incluso cristianos.

Historia[editar]

Son de los diablos, danza de carnestolendas en Lima durante el siglo XIX

La festividad llegó al Perú con los primeros cristianos, pero por el proceso de aculturación y sincretismo religioso, el carnaval empezó a tomar características propias.

Durante la época republicana fue tal la popularidad y el salvajismo de los carnavales que se inició una represión a esta celebración. Durante el siglo XIX algunos viajeros describieron los carnavales limeños como una mezcla de salvajismo y alegría sin límites, en donde eran comunes el arrojar agua desde los balcones o lanzar huevos llenos con agua o perfume según sea la clase a la que pertenezcan. También existieron crónicas que hablaban de que en el carnaval entre 1860 y 1874 era común ver escenas con heridos y aún muertos durante los tres días que duraba la fiesta.[1]

Los carnavales fueron descritos también como un puente para la satirización de las autoridades por parte de la población, esto a través de las máscaras que fueron prohibidas a nivel nacional. Éstas máscaras y satirizaciones fueron vistas por las autoridades como una falta de respeto por las jerarquías. Era común que en los carnavales hasta los policías fueran víctimas de los chorros de agua.[1]

Augusto B. Leguía lanzando un chorro de agua en los carnavales de 1926.

Esta situación fue cambiando hacia finales del siglo XIX cuando a propuesta de Ricardo Dávalos se propuso un carnaval organizando fiestas y paseos públicos, siguiendo los modelos de Argentina e Italia. Para 1920 con el gobierno de Augusto B. Leguía el carnaval fue cambiando y fueron comunes los pasacalles con carros alegóricos en donde la élite se lucía elegantemente vestida, éste tipo de carnaval fue impuesto en las principales ciudades del país y en Lima duró hasta los años 50.[1]

Aunque en los barrios del Perú continuó el espíritu de alegría y lujuria desbordante de los carnavales, todo esto fue configurado nuevamente por el fenómeno de migración del campo a la ciudad con lo cual la población andina trajo las costumbres propias de sus diversos carnavales a las principales ciudades del Perú.

Las costumbres andinas de los carnavales descienden de las celebraciones por las lluvias en el mes de febrero, por lo cual las danzas son inseparables de los festejos de los carnavales. En muchos pueblos del interior del país todavía prevalecen cultos hacia apus y el pago a la pachamama durante el carnaval.

Más recientemente se ha empezado a revalorar la festividad del carnaval tradicional andino proclamando 5 expresiones carnavalezcas como patrimonio cultural de la nación, estas son:

Expresiones costumbristas del carnaval en el Perú[editar]

Concurso de carnaval ayacuchano en la Plaza de Acho - Lima

Las costumbres de carnestolendas más extendida en el Perú es el derribar un árbol ataviado de regalos, esta práctica es acompañada por bailarines que generalmente giran alrededor del árbol bailando acompañados de música; posteriormente cada bailarín o pareja golpea el árbol con un hacha tratando de cortarlo turnándose para hacerlo, finalmente cuando el árbol es derribado los niños y adultos se abalanzan a este árbol que por lo general lleva regalos distintos de acuerdo a la zona en donde se realiza este acto. La práctica recibe diversos nombres de acuerdo a la zona, puede ser "cortamonte", "yunza", "humishas", "unshas", etcétera de definiciones.

El juego con agua es generalizado en todo el Perú, y se extiende por varios días, desde el siglo XX ésta práctica se ejecuta llenando globos con agua o baldes, persiguiendo a los pobladores hasta mojarlos; antiguamente se hacían con huevos llenos de agua. En el Perú los hombres mojan y pintan a las mujeres y viceversa, en juegos que también incluyen la pintura, talcos, añilinas, betunes o incluso barro.

Estas festividades tienen un matiz especial, en la que se entremezclan con lo natural, con lo sobrenatural; lo religioso con lo pagano; lo terrenal con lo cósmico. Sus orígenes en los pueblos de la antigüedad, provienen de una mezcla de festividades y ritos en honor a la tierra, los animales y plantas. Eran amantes de la naturaleza, a la que consideraban como una divinidad. De tal forma, cada pueblo fue desarrollando su propia identidad y forma de expresarla.

Carnavales por región[editar]

Amazonas[editar]

Los árboles que se adornan en los carnavales se denominan humishas en la región Amazonas; una característica de las humishas de la región Amazonas es su decoración con quitasueños, espejos, cadenetas e incluso animales vivos. Las parejas bailan alrededor formando pandillas, que por lo general son 2, cada pandilla con un gran número de bailarines.[2]

Ancash[editar]

Las escenas lúdicas con agua y pintura, además de la práctica del cortamontes está extendida por toda la región. Una práctica particular en la zona andina del departamento es el velatorio de cruces.[3]

  • En el área rural los juegos empiezan en el 30 de noviembre con el juego de agua: laqchinakuy; también se estila el embadurnamiento con pintura, llukiy; lanzamiento de ranpuchka( fruto de la papa) a una joven; el despertar con ortiga, shinwá astikuy; el cortamonte hacha walluy, ver Ancash enciclopedia de Víctor Unyén (2011).

Apurimac[editar]

En la región Apurimac prácticamente todos los pueblos y caseríos tienen sus propias celebraciones carnavalezcas, pero todas estas manifestaciones bien pueden resumirse en dos: el carnaval abanquino y el carnaval andahuaylino, estos carnavales se festejan de 3 a 8 días.[4]

En la región Apurimac se denomina comparsa o pandilla a los grupos que bailan por las calles durante el carnaval. Estos carnavales van acompañados musicalmente de guitarras, quenas, tinyas y cascabeles; y por lo general los conjuntos musicales ejecutan quenas de diferentes tesituras a la vez.[4]

En las zonas más altas de la región las danzas representan manifestaciones como la ganadería, agricultura y relaciones de pareja. En Abancay y Andahuyalas también es generalizada la yunza o cortamonte. La música del carnaval en Apurimac tiene un ritmo característico.[4]

Además de los juegos con agua, talco y pinturas; es común la práctica del secollo que es un juego a manera de duelo con látigos. También es típico el paki que es una lucha a puño cerrado en el cual se golpea el antebrazo del oponente.[4]

Arequipa[editar]

La composición del carnaval arequipeño es la canción identificativa de Arequipa. En el balneario de Mejía, salen los populares caperos. En la ciudad de Arequipa se festejan los carnavales con un gran corso con desfile de carros alegóricos, además de la elección de la reina del carnaval y concurso de bailes folclóricos.[5]

Ayacucho[editar]

En la región Ayacucho los carnavales se caracterizan por los cortamontes, las comparsas y las araskaskas. En las zonas más altas se realiza el sejollo o seqollo.[6]

Los grupos de comparsas, de esta festividad, salen en forma organizada por un jefe que va delante de la comparsa, cantando y bailando por las calles de la ciudad con instrumentos musicales como la guitarra, quena, mandolina, etc. Su vestimenta o indumentaria está compuesta por disfraces de diversos tipos de vestidos multicolores, destacando entre ellos, el traje típico de Huamanga.

El carnaval ayacuchano fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación por el Instituto Nacional de Cultura del Perú.[7]

Cajamarca[editar]

En la región Cajamarca es común que se formen grupos llamados patrullas, éstas patrullas recorren las calles bailando vestidos con trajes multicolores y máscaras; destacando el personaje del virrey quien es el encargado de dirigir a la patrulla.

A los grupos con el mismo disfraz se le denomina comparsa y además de bailar juegan con agua, pintura, betún, entre otros.[8]

En la región Cajamarca al árbol adornado que se derriba en carnavales se le denomina unshas y por lo general son capulís adornados con frutas y regalos.[8] La ciudad de Cajamarca es conocida mediáticamente en algunas partes del Perú como la capital del carnaval peruano.[9]

Huánuco[editar]

La festividad en Huánuco la preside Don Calixto, un personaje que aparece en los carnavales y que acompaña a los cortamontes.[10]

Ica[editar]

Luego del miércoles de ceniza se realizan las yunzas o cortamontes, que tienen la particularidad de realizarse de noche, el árbol elegido suele ser un sauce o cinamomo y se le adorna con cadenetas, espejos, faroles de papel, frutas y regalos. Las parejas bailan alrededor del árbol turnándose para dar hachazos al árbol, antes de dar el hachazo la pareja brinda con cachina, pisco o vino.[11]

La pareja que tumba el árbol recibe atenciones pues esto simboliza buena suerte en el año, además se comprometen a organizar la fiesta del año siguiente, convirtiéndose en mayordomos. Las yunzas se realizan durante 4 fines de semana después del miércoles de ceniza.[11]

Moquegua[editar]

Danza de la morenada durante la fiesta del carnaval en la ciudad de Juliaca.

En los pueblos de la región se practica el cortamonte acompañado de danzas folclóricas. Una particularidad de los carnavales en Moquegua es la tinka y el marcado del ganado en las zonas en las zonas de mayor altitud en la región.[12]

Pasco[editar]

Aquí los carnavales van asociados a la festividad religiosa de San Santiago, esto se realiza el último domingo de Carnaval y su principal actividad es la marcación del ganado acompañado de danzas y música folclórica local. El instrumento que acompaña esta música es la tinya, junto con pitos y cuernos. Esta celebración se extiende hasta el denominado Viernes de ceniza.[13]

El viernes de ceniza se entierran los pedazos de orejas cortadas al ganado durante la marcación, esto va acompañado de un ritual en el cual se agradece a la pachamama con chicha, aguardiente y coca.[13]

Puno[editar]

En la región de Puno destaca la pandilla puneña, danza exclusiva de los carnavales que se ejecutaba ya desde antes de 1880. Para los ciudadanos de Puno, la pandilla es una danza muy especial que no se incluye en los concursos de carnaval, sino más bien tiene concursos exclusivos de pandilla.[14] Otras danzas autóctonas asociadas al carnaval en Puno son los q'ajelos, la wifala, las tarkeadas, chacalladas, pinkilladas, el tokoro, las ch'ullas, kashuas, mohoceñadas, entre otras.

En el caso del q'ajelo, k'ajelo o karabotas, es una danza de carnestolendas en las zonas de pastoreo en la cual los hombres representan el rapto de las mujeres.[14]

La wifala o wiphala, es una danza de carnaval que se divide en 3 partes: la pandilla, la guerra y el cacharpari; ésta danza es acompañada musicalmente por un grupo de pinkillos.[14]

El carnaval de Arapa, es otra de las danzas símbolos del carnaval regional orginaria de los alrededores de la laguna de Arapa, al norte de la ciudad de Puno, específicamente en la provincia de Azángaro. Es una danza erótica y agrícola que rinde culto al amor, la fecundidad y la pachamama.[14]

Carnaval en la ciudad de Moyobamba , capital del Departamento de San Martín

En el departamento de Puno el carnaval en la ciudad de Juliaca es el más importante de la región, siendo además el grande y fastuoso del país; también destacan la danza del carnaval de Qopamayo y el carnaval de Santiago de Pupuja fue declarado por el INC como patrimonio cultural de la nación peruana.

San Martín[editar]

En la región San Martín la población baila en grupos denominados pandillas, estos se disfrazan y bailan alrededor de la humsha. El que corta la humsha organizará la fiesta del próximo año. Destacan las celebraciones de Rioja con fiestas costumbristas en cada barrio que suelen terminar el miercóles de ceniza con el velorio y lectura del testamento del "Ño Carnavalon". Pero Rioja es considerada la capital del carnaval en el departamento de San Martín.En Moyobamba capital de la región, se realizan bailes típicos denomidados "Tahuampa Baile"; además de concursos de comparsas entre barrios e instituciones, se baila "La Pandilla" que es una danza local, alegre y espontánea al rededor de una palmera trenzada y adornada que se llama "Humisha". En esta región también se destaca el carnaval de Lamas, diferenciandose las celebraciones mestizas y las indígenas.[15]

Tacna[editar]

En la región Tacna destacan las anatas, tarkadas y orquestas. Aunque en algunas zonas de la provincia de Tarata (Tarucachi y Estique) aún pervive la danza de la bijuala, ejecutada por ancianos.

La zona andina de Candarave se caracteriza por formar grupos de danzantes llamados pandillas que bailan al ritmo de las tarkas y pitos, recorriendo las casas e invitando a los vecinos a integrarse a la fiesta.[16]

Véase también[editar]

Referencia[editar]

  1. a b c Augusto Ruiz Zevallos (2000). «Mentalidades y vida cotidiana (1850-1950)». En Teodoro Hampe Martínez. Historia del Perú. Etapa republicana. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-35-4. 
  2. Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Amazonas. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  3. Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Ancash. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  4. a b c d Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Apurimac. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  5. Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Arequipa. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  6. Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Ayacucho. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  7. «Declaratoria del Patrimonio Cultural de la Nación». Portal Web del Ministerio de Cultura del Perú. Consultado el 10 de febrero de 2011.
  8. a b Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Cajamarca. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  9. «Baile, fiesta y chicha en el carnaval de Cajamarca». Consultado el 2 de marzo de 2012.
  10. Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Huánuco. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  11. a b Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú Ica. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  12. Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Moquegua. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  13. a b Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Pasco. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  14. a b c d Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú Puno. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  15. Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. San Martín. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3. 
  16. Varios autores, ed. (1998). «Folklore». Gran enciclopedia del Perú. Tacna. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-13-3.