Carlos Luis de Ribera y Fieve

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Federico de Madrazo y Kuntz, El pintor Carlos Luis de Ribera (1838), Madrid, Museo del Prado.

Carlos Luis de Ribera y Fieve (Roma, 1815Madrid, 14 de abril de 1891), fue un pintor español, hijo de Juan Antonio Ribera y Fernández.

Biografía[editar]

Familia de Don Gregorio López de Mollinedo (Colección particular, Madrid, 1854). Muestra de la influencia delarochesca en la pintura de Ribera, donde destacan las impresionantes calidades táctiles, la perfección dibujística, la fusión luz-color de inapreciable y milimétrica pincelada y la concepción cuasi fotográfica del conjunto.

Fueron sus padrinos bautismales, los destituidos reyes Carlos IV y María Luisa. En 1830, con su lienzo Vasco Núnez de Balboa logró un primer premio de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se instruyo, completando su formación como pensionado en Roma y París,[1] donde estudió con Paul Delaroche.

En 1845, el 23 de marzo es nombrado profesor agregado de la Academia de Bellas Artes de San Fernando. En base a sus méritos se le concede en grado de caballero la Real y Distinguida Orden de Carlos III, el 15 de diciembre de 1860, y en febrero de 1861 es sustituido por Joaquín Espalter y Rull como profesor numerario de Antiguo y Ropajes de la Escuela Superior. Está en posesión de la Gran Cruz de la Real Orden de Isabel la Católica, que se le concede por decreto de 27 de agosto de 1870. Durante años, desde 1878, participa como miembro de jurado por parte de la Real Academia, y en los años 1883, 1886 y 1888 por parte del Ministerio de Estado para otorgar la pensión a Roma en temas de Pintura, Pitura de historia, y Grabado en hueco.

Desempeñó el cargo de pintor de cámara de la reina Isabel II de España, fue consejero de Instrucción Pública y director de la Academia de San Fernando.

Retrato de Alfonso XII con diecisiete años (Banco de España, Madrid, 1874).

Cultivó el tema histórico con cuadros como Don Rodrigo Calderón camino del cadalso y La Toma de Granada por los Reyes Católicos; y también el religioso (La conversión de San Pablo, La Asunción de la Virgen). Decoró el interior del Palacio de las Cortes (1850) y de la iglesia de San Francisco el Grande, destacando a su vez como fidelísimo retratista, propugnando una pictórica tardorromántica fundamentada en el dibujo, en la contención de la forma y en criterios posclásicos franco-académicos y del purismo cortesano. En este caso, en contraposición junto con Federico de Madrazo y Kuntz ante los devenires románticos (técnicamente, que no en los conceptos), además de la de Ingres destaca la influencia de su maestro Paul Delaroche, quien, como pintor romántico dentro del clasicismo, era un espectacular retratista con una calidad de dibujo increíble, con colores contrastados y contornos perfectamente silueteados, además de con un acabado técnico de pincelada que hace imperceptible los toques de pincel. Pero creaciones del discípulo como el logradísimo retrato de conjunto de La Familia de Don Gregorio López de Mollinedo, ofrecen un carácter íntimo-romántico que es el mismo que reflejaría en obras de tinte histórico de gran formato como las anteriormente mencionadas.

Referencia[editar]

Bibliografía[editar]

  • Diccionario de arte, Pintores del siglo XIX, Editorial LIBSA, 2001. ISBN 84-7630-842-6.
  • Nuevas aportaciones a la biografíade varios artistas del siglo XIX. Francisco José Portela Sandoval. Universidad Complutense de Madrid. Departamento de Historia del Arte II (Moderno).
  • Miguel Egea, Pilar, Carlos Luis de Ribera. Pintor Romántico Madrileño, Madrid, Fundación Vega-Inclán, Patronato Nacional de Museos (1983).

Enlaces externos[editar]