Carlos Fuero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carlos Fuero Unda

31 de diciembre de 1873-5 de junio de 1874
Predecesor Victoriano Cepeda
Sucesor Ismael Salas

16 de septiembre de 1875-14 de abril de 1876
Predecesor Francisco González Doria
Sucesor Narciso Dávila

20 de diciembre de 1876-1 de febrero de 1877
Predecesor Juan Hernández y Marín
Sucesor Juan Manuel Flores

9 de diciembre de 1884-28 de julio de 1885
Predecesor Carlos Pacheco Villalobos
Sucesor Félix Francisco Maceyra

Datos personales
Nacimiento 1 de octubre de 1844
México, D.F.
Fallecimiento 11 de enero de 1892 (47 años)
México, D.F.
Profesión General de brigada

Carlos Fuero Unda (n. México, D.F., 1 de octubre de 1844 - f. México, D.F., 11 de enero de 1892) Fue un militar y político mexicano, que combatió en la Guerra de Reforma, Segunda Intervención Francesa, la Revolución de Tuxtepec y desempeñó los cargos de Gobernador de los estados de Coahuila, Nuevo León, Durango y Chihuahua, además es conocido por haber sido el vencedor de Porfirio Díaz en la Batalla de Icamole.

Carrera militar[editar]

Carlos Fuero Unda era hijo del coronel Joaquín Fuero, veterano de la Guerra contra Estados Unidos que había quedado inválido a consecuencia de las heridas recibidas en la Batalla de la Angostura; trató de ingresar al Colegio Militar, sin embargo fue rechazado por no contar con la edad estipulada, por lo que inició su carrera hasta el 13 de enero de 1858 al ser admitido como subteniente de infantería.

Guerra de Reforma e Intervención Francesa[editar]

La primera contienda en que participó fue en la Guerra de Reforma, siempre en el lado liberal, combatiendo a la fuerzas conservadoras, participando en numerosas acciones de guerra, entre las que están las denominadas como Cruz Blanca, El Jacal o Tlacolula, y en el Sitio del puerto de Veracruz en 1860; posteriormente participó en las fuerzas que combatieron a Tomás Mejía en la Sierra Gorda; durante éste conflicto alcanzó los grados de teniente en 1859, capitán en 1862 y teniente coronel en 1864, desempeñó durante el periodo entre la guerra de Reforma y el inicio de la intervención francesa mandos en la guardia nacional de San Luis Potosí.

Durante gran parte de la guerra de intervención francesa operó en el Bajío, entre los estados de Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí, en 1866 participó bajo las órdenes de Francisco Naranjo en la Batalla de la Carbonera, en que Porfirio Díaz derrotó a las fuerzas francesas. Formó parte de las tropas que cercaron a los imperialistas en el Sitio de Querétaro, participando en los combates de San Gregorio, Casa Blanca, San Sebastián y El Cimatario; correspondiéndole estar presente cuando el 15 de junio de 1867 el emperador Maximiliano I de México se rindió en el Cerro de las Campanas a las fuerzas republicanas de Ramón Corona.

Tras el fin de la intervención francesa fue confirmado en el grado de coronel y se dedicó a combatir a las frecuentes sublevaciones militares que ocurrieron esos años contra el gobierno de Benito Juárez y bajo las órdenes de Sóstenes Rocha combatió en San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas, estado donde se había sublevado su gobernador, Trinidad García de la Cadena. En premio a éstos servicios fue ascendido a General de brigada en 1871, ya con éste cargo pasó a combatir a Manuel Lozada en la sierra del hoy estado de Nayarit, hasta la derrota y fusilamiento de éste caudillo; siendo entonces enviado a los estados de Coahuila y Nuevo León como jefe de la III División del ejército.

Revolución de Tuxtepec[editar]

El 31 de diciembre de 1873 asumió la gubernatura del estado de Coahuila al ser desaparecidos los poderes de ése estado por el Senado de la República, habiéndole correspondido convocar a elecciones para poderes constitucionales y entregó el cargo a su sucesor el 7 de julio de 1874 y retornándo a su cargo militar. El 16 de septiembre de 1875 asumió el cargo de Gobernador de Nuevo León por sucesos análogos a los ocurridos el año anterior en Coahuila y lo dejó el 14 de abril de 1876 para poder tomar el mando militar y salir a combatir a los sublevados en la Revolución de Tuxtepec liderados por Porfirio Díaz, le correspondió enfrentar directamente a las fuerzas de la rebelión bajo el mando de Díaz en las afueras del pequeño pueblo de Icamole, Nuevo León, tras una encarnizada lucha, los tuxtepecanos tuvieron que retirarse enmedio de enormes pérdidas hacia Paredón, Coahuila; éste desastre, hizo que Porfirio Díaz llorara abiertamente frente a sus hombres, y le ganó desde entonces el apodo de «El llorón de Icamole».

Continuó combatiendo a los porfiristas en el norte del país y el 20 de diciembre de 1876 mediante un decreto expedido por el mismo asumió la gubernatura del estado de Durango, a pesar de la oposición del gobernador Juan Hernández y Marín y del Congreso de Durango, que cesaron en sus cargos en consecuencia, permaneció en éste cargo hasta el 1 de febrero de 1877, con anterioridad y ante de la derrota de las fuerzas leales al presidente Sebastián Lerdo de Tejada en la Batalla de Tecoac que tuvo consecuencia que éste saliera del país, resolvió reconocer como presidente a José María Iglesias, pero ante la derrota también de éste y su exilio, finalmente reconoció la victoria de Díaz y entregó sus fuerzas a los militares designados por éste.

Tras la derrota lerdista quedó en situación de disponibilidad y en 1879 fue señalado como cómplice de la rebelión lerdista liderada por Mariano Escobedo y fue aprehendido en Veracruz por el gobernador de éste estado, Luis Mier y Terán, estando a punto de ser fusilado siguiendo las célebres órdenes de Díaz de «mátalos en caliente», sin embargo fue enviado a la Ciudad de México donde Porfirio Díaz ordeno que fuera puesto en libertad y lo rehabilitó en todos sus cargos, iniciando de ésta manera su carrera bajo el régimen porfirista.

Porfirismo[editar]

El 19 de septiembre de 1880 fue nombrado como Jefe de armas de los estado de Chihuahua y Durango y el 16 de septiembre de 1881 asumió la jefatura de la Segunda Zona militar, de nueva creación y que abarcaba todo el estado de Chihuahua, teniendo su sede en la capital del mismo, durante los primeros años se dedicó principalmente al combate de las tribus apaches que aún permanecían irreductibles en su rebeldía, saliendo personalmene a combatirlos, siendoa consecuencia de ésta última ofensiva que muchos de estos indígenas resolvieron retornar a las reservaciones de los Estados Unidos. Sin embargo, antes de esto, infringieron una seria derrota a las fuerzas mexicanas en noviembre de 1882 en el punto llamado Puerto del Chocolate, municipio de Galeana, donde murió el comandante Juan Mata Ortiz junto a 29 vecinos de Casas Grandes y Galeana que combatían junto a él; por ésta derrota fue gravemente reprendido por la Secretaría de Guerra y Marina, debido a lo cual abandonó intespestivamente su cargo y se trasladó a México a defender su posición, siendo absuelto de los cargos retornó a Chihuahua, pero no volvió a asumir la jefatura de armas.

Permaneció dedicado a activiades privadas, hasta que el 9 de diciembre de 1884 fue nombrado por el Congreso de Chihuahua como gobernador del estado con carácter de interino ante la solicitud de licencia del propietario, el Gral. Carlos Pacheco Villalobos que retornaría a México a reasumir su cargo de Secretario de Fomento. Durante su gestión estableción la Procuraduría General de Justicia, reorganizó las gendarmerías municipales y la educación primaria en el estado, pretendió solicitar licencia al cargo de gobernador interino el 28 de julio de 1885, pero diputados pertenecientes al grupo político del Gral. Luis Terrazas, opositor al gobierno, protestaron ante el hecho de que hubiera dos gobernadores con licencia (Pacheco y Fuero) y en consecuencia prefirió renunciar definitivamente al cargo; y pasó a ocupar la jefetura de la Quinta Zona Militar con sede en la ciudad de San Luis Potosí, fue electo en dos ocasiones senador por San Luis Potosí pero nunca ocupó dichos cargos por permanecer al frente de sus cargos militares, siendo jefe de la Quinta Zona Militar hasta su muerte, ocurrida en la Ciudad de México el 11 de enero de 1892.

"FUERO" y lo que REALMENTE significa PALABRA DE HONOR

En el año de 1892 murió don Carlos Fuero. Una calle en la ciudad de Saltillo, Coahuila y una en Parral, Chih., lleva su nombre. Más merece por el hecho que ahora voy a narrar. A la caída de Querétaro quedó prisionero de los Juaristas el General don Severo del Castillo, Jefe del Estado Mayor de Maximiliano. Fue condenado a muerte, y su custodia se encomendó al Coronel Carlos Fuero. La víspera de la ejecución dormía el Coronel cuando su asistente lo despertó. El General Del Castillo, le dijo, deseaba hablar con él. Se vistió de prisa Fuero y acudió de inmediato a la celda del condenado a muerte. No olvidaba que don Severo había sido amigo de su padre. -- Carlos -- le dijo el General, -- perdona que te haya hecho despertar. Como tú sabes me quedan unas cuantas horas de vida, y necesito que me hagas un favor. Quiero confesarme y hacer mi testamento. Por favor manda llamar al padre Montes y al licenciado José María Vázquez.-- -- Mi General-- respondió Fuero, --no creo que sea necesario que vengan esos señores.-- -- ¿Cómo? -- se irritó el General Del Castillo. -- Deseo arreglar las cosas de mi alma y de mi familia, ¿y me dices que no es necesario que vengan el sacerdote y el notario? -- -- En efecto, mi General - repitió el Coronel republicano. - No hay necesidad de mandarlos llamar. Usted irá personalmente a arreglar sus asuntos y yo me quedaré en su lugar hasta que usted regrese. -- Don Severo se quedó estupefacto. La muestra de confianza que le daba el joven Coronel era extraordinaria. -- Pero, Carlos -- le respondió emocionado. -- ¿Qué garantía tienes de que regresaré para enfrentarme al pelotón de fusilamiento? -- -- Su PALABRA DE HONOR, mi General -- contestó Fuero. -- Ya la tienes -- dijo don Severo abrazando al joven Coronel. Salieron los dos y dijo Fuero al encargado de la guardia: -- El señor General Del Castillo va a su casa a arreglar unos asuntos. Yo quedaré en su lugar como prisionero. Cuando él regrese me manda usted a despertar. -- A la mañana siguiente, cuando llegó al cuartel el superior de Fuero, General Sóstenes Rocha, el encargado de la guardia le informó lo sucedido. Corriendo fue Rocha a la celda en donde estaba Fuero y lo encontró durmiendo tranquilamente. Lo despertó moviéndolo. -- ¿Qué hiciste Carlos?, ¿Por qué dejaste ir al General? -- -- Ya volverá -- le contestó Fuero. -- Si no, entonces me fusilas a mí. -- En ese preciso momento se escucharon pasos en la acera. -- ¿Quién vive? -- gritó el centinela.

-- ¡México! -- respondió la vibrante voz del General Del Castillo. -- Y un prisionero de guerra. -- Cumpliendo su PALABR A DE HONOR volvía Don Severo para ser fusilado.

El final de esta historia es muy feliz. El General Del Castillo no fue pasado por las armas. Rocha le contó a don Mariano Escobedo lo que había pasado, y éste a don Benito Juárez. El Benemérito, conmovido por la magnanimidad de los dos militares, indultó al General y ordenó la suspensión de cualquier procedimiento contra Fuero. Ambos eran hijos del COLEGIO MILITAR; ambos hicieron honor a la Gloriosa Institución. Ambos hicieron honor a su palabra. De ahí deriva también la palabra "Fuero", tener "Fuero" es tener un privilegio, que debe sustentarse en la palabra de honor y en un juramento o "protesto" como le llaman, que todos nuestros los políticos han olvidado y hecho a un lado para gozar de canonjías, privilegios fuera de la ley y, en resumidas cuentas, PARA COMETER ABUSO DE PODER SIN LÍMITES, robar y cometer toda clase de fraudes contra la nación.

También muchos de los que no son políticos han olvidado lo que es tener PALABRA DE HONOR para eludir sus responsabilidades, evitar sus compromisos y engañar, muchas v eces hasta a sus más allegados, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo, a su empleador y, en resumen, a MÉXICO.

AFORTUNADAMENTE AÚN EXISTEN MUCHAS FAMILIAS QUE A SUS HIJOS LES INCULCAN A TENER PALABRA, PALABRA DE HONOR.

Aunque no lo crean, esa es una de las esperanzas de MÉXICO.que espero la retomemos y la hagamos valer.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • ALMADA, Francisco R. (1980). Gobernadores del Estado de Chihuahua. Chihuahua: Centro Librero La Prensa. 


Predecesor:
Carlos Pacheco Villalobos
Gobernador de Chihuahua
1884 - 1885
Sucesor:
Félix Francisco Maceyra
Predecesor:
Juan Hernández y Marín
Gobernador de Durango
1876 - 1877
Sucesor:
Juan Manuel Flores
Predecesor:
Francisco González Doria
Gobernador de Nuevo León
1875 - 1876
Sucesor:
Narciso Dávila
Predecesor:
Victoriano Cepeda
Gobernador de Coahuila
1873 - 1874
Sucesor:
Ismael Salas