Carlo Porta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carlo Porta
Statua di Carlo Porta.png
La estatua de Porta en el Verzee
Nacimiento 15 de junio de 1775
Milán
Defunción 5 de enero de 1821
Nacionalidad Flag of Italy.svg Italia
Ocupación Escritor
Género Poesía
[editar datos en Wikidata ]

Carlo Porta (Milán, 15 de junio de 17755 de enero de 1821) es el poeta más grande en milanés.

Biografía[editar]

Hijo de Giuseppe e Violante Gottieri, estudió en Monza hasta el 1792 y luego en el Seminario de Milán. En 1796 la llegada de los franceses hizo que su padre pierda el empleo y a Carlo se le encontró trabajo en Venecia, donde habitaba un hermano y donde permaneció hasta el 1799.

Del 1804 hasta su muerte, Porta tuvo un trabajo de empleado estatal que mantuvo bajo el régimen francés y luego con los austriacos. En 1806 se casó con Vincenza Prevosti.

Obras[editar]

Aunque es probable que su producción poética comenzare desde 1792, hasta 1810 pocos trabajos fueron publicados oficialmente. En 1804-05 trabajó en una traducción milanesa de la Divina Comedia, de la cual completó sólo algunos cantos y que es la última de sus obras menores.

En 1810, en cambio, si bien de forma anónima, se publica el Brindisi de Meneghin all'Ostaria escrito para el matrimonio de Napoleón I con María Luisa de Austria. En el Brindisi Porta desea, sobre cualquier otra cosa, un buen gobierno para Milán y la Lombardía. La gran temporada de la poesía portiana solamente comenzaría en 1812 con las Desgracias de Giovannin Bongee. Desde este momento y hasta su muerte la producción fue constante y de altísima calidad.

Sus obras se pueden dividir en tres clases: el primero contra las supersticiones y la hipocresía religiosa de su tiempo, el segundo descriptivo de vivísimas figuras de milaneses populares, el tercero es propia y restrictivamente político.

Del primero forman parte, entre otras: Fraa Zenever (1813), On Miracol (1813), Fraa Diodatt (1814), La mia povera nonna la gh'aveva (1810).

Del segundo pertenecen aquellas que son, probablemente, las obras más grandes de Porta: después de la ya citada Desgrazzi de Giovannin Bongee(1812), siguen Olter desgrazzi de Giovannin Bongee (1814), El lament del Marchionn di gamb'avert (1816) y aquél que muchos críticos consideran como su obra maestra La Ninetta del Verzee (1815).

A los escritos de la tercera pertenecen sobre todo los sonetos como Paracar che scappee de Lombardia (1814), E daj con sto chez-nous, ma sanguanon (1811), Marcanagg i politegh secca ball (1815), Quand vedessev on pubblegh funzionari (1812).

Entre las poesías que no pertenecen a las clases mencionadas recordamos a los sonetos en defensa de la elección milanesa o en defensa de Milán. Celebérrimos son I paroll d'on lenguagg, car sur Gorell (1812) en defensa de los dialectos y El sarà vera fors quell ch'el dis lu (1817) en defensa de Milán.

Entre las poesías que se caracterizan por su humor se recuerdan: Dormiven dò tosann tutt dò attaccaa (1810) y la brevísima Epitaffi per on can d'ona sciora marchesa (1810).

La restauración Austriaca del 1815 desilusionó profundamente a Carlo que había deseado la independencia de Lombardía.

Ciertamente no añoró la ocupación francesa, como es claramente expresado en muchos sonetos de Paracar che scappee de Lombardia:

de podè nanca vess indifferent
sulla scerna del boja che ne scanna.

En la poesía de sus últimos años se acentúan los caracteres antinobiliarias contra la clase que inesperadamente había regresado a dominar. Testimonios de esta fase al estilo de Giuseppe Parini son La nómina del Cappellan (1819), Offerta a Dio (1820) y Meneghin biroeu di ex monegh (1820).

En 1816 Porta se había adherido al, apenas surgido, movimiento romántico (Sonettin col covon).

Muerte[editar]

A sólo cuarenta y cinco años y en la plenitud de su fama, Porta murió en Milán el 5 de enero de 1821 a causa de un ataque de gota. Fue sepultado en la iglesia de San Gregorio a las afueras del Portal Oriental, pero su tumba se perdió.

A su memoria su amigo Tommaso Grossi compuso en milanés la poesía In morte di Carlo Porta.