Carlo Fontana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Carlo Fontana (Novazzano, 1634/1638 - 1714) fue un arquitecto y escultor italiano, en parte responsable por la dirección clasicista que tomó el barroco tardío en la arquitectura de Roma.

Biografía[editar]

No aparece claro que perteneciera a la familia Fontana, entre cuyos miembros se encontraba Domenico Fontana. Viajó a Roma antes de 1655, donde trabajó como dibujante de Pietro da Cortona, Carlo Rainaldi y Gian Lorenzo Bernini. Este último le dio trabajo durante una década en diversos proyectos.

San Marcello al Corso.

Su primer trabajo independiente parece ser la iglesia de San Biagio en Campitelli, completada en 1665. Su fachada de San Marcello al Corso (1682/3) es citada como uno de sus más brillantes trabajos. Por deseo del Papa, Inocencio XI, su mecenas, construyó el inmenso edificio del Istituto Apostolico San Michele en Ripa Grande, estructurado alrededor de la iglesia; la capilla bautismal de la Basílica de San Pedro y unas ligeras modificaciones y finalización del Palazzo Montecitorio.

A petición del Papa Clemente XI construyó los graneros públicos (Olearie Papale) dentro de las ruinas de las Termas de Diocleciano, el pórtico de la Basílica de Santa María de Trastevere y el cuenco de la fuente del Templete de San Pietro in Montorio. Diseñó la librería Casanate de Santa Maria sopra Minerva, la estructura hemisférica de la cúpula de la catedral de Montefiascone, el casino del Vaticano y completó todos los modelos del edificio.

Trabajó sobre todo en Roma, con la ayuda de sus sobrinos Girolamo y Francesco Fontana, pero también afrontó otras tareas, como la preparación y envío de los planos de la catedral de Fulda y los de los reales establos de Viena. Asimismo diseñó los monasterios para los jesuitas de Loyola, España, justo en la ciudad donde nació el fundador de la orden, San Ignacio de Loyola.

A pesar de ser un buen arquitecto y diseñador, le faltó el empuje creativo que tuvieron los primeros constructores del barroco, como Francesco Borromini y el propio Cortona, por la novedad del estilo. Por orden de Inocencio XI escribió una difusa historia del Templum Vaticanum, que incluía sus trabajos para completar la Basílica de San Pedro. En dicho trabajo aconsejó el derribo del abigarrado barrio medieval conocido como La Spina, que formaba una especie de islote entre el Puente Sant'Angelo y San Pedro, proyecto que no se ejecutó hasta la llegada del periodo fascista con Benito Mussolini mediante los Pactos de Letrán, a la que se le llamó la Via della Conciliazione. Calculó los costes totales de la basílica de San Pedro, desde sus inicios hasta 1694, en 46.800.052 coronas, sin incluir las maquetas. También publicó trabajos sobre el Coliseo, los acueductos, la inundación del Tíber, etc. Es más, veintisiete volúmenes con los manuscritos y bocetos escritos se conservan en la Librería Real del Castillo de Windsor.

Fue nombrado príncipe de la Accademia di San Luca en 1686 y en el periodo 1692-1700. Su estudio fue uno de los más activos en Europa, trabajando en diseños de tumbas, fuentes y altares que fueron muy imitados. Entre los discípulos que extendieron su fama por toda Europa se encontraban Giovanni Battista Vaccarini en Sicilia, Filippo Juvara y Nicola Michetti en Italia (el último también en Rusia) y España, James Gibbs en Inglaterra, Matthäus Daniel Pöppelmann en Alemania, Johann Lukas von Hildebrandt y Johann Bernhard Fischer von Erlach en Austria.

Trabajos[editar]

Del conjunto de su obra, destacan:

Referencias[editar]

El contenido de este artículo incorpora material de la Enciclopedia Católica de 1913, que se encuentra en el dominio público.

Las obras que figuran, al tiempo de la traducción desde la versión en inglés de wikipedia:

Enlaces externos[editar]