Carga maldita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sorcerer
Título Carga maldita
Ficha técnica
Dirección
Producción William Friedkin
Guion Georges Arnaud (novela Le Salaire de la Peur)
Walon Green
Música Tangerine Dream
Keith Jarrett
Charlie Parker
Sonido Robert Knudson
Robert Glass
Richard Tyler
Jean-Louis Ducarme
Fotografía John M. Stephens
Dick Bush
Montaje Bud Smith
Robert K. Lambert
Protagonistas Roy Scheider
Bruno Cremer
Francisco Rabal
Amidou
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1977
Género Thriller
Duración 121 minutos
Idioma(s) español, alemán y francés
Compañías
Productora Film Properties International N.V.
Paramount Pictures
Universal Pictures
Distribución Universal Pictures
Ficha en IMDb

Carga maldita ("Sorcerer" en inglés) es una película estadounidense de 1977, del género thriller, producida y dirigida por William Friedkin, protagonizada por Roy Scheider, Bruno Cremer, Francisco Rabal y Amidou en los papeles principales.

Es un remake del filme francés El salario del miedo (1953). Basada igualmente en la novela de Georges Arnaud del mismo nombre. Fue nominada al premio Oscar en la categoría Mejor sonido.

La banda sonora fue compuesta por el conjunto alemán de música electrónica Tangerine Dream y fue su primer trabajo en Hollywood.

Argumento[editar]

Cuatro fugitivos de la ley, de distintas nacionalidades, llegan a refugiarse por distintas circunstancias a un pueblo remoto en Venezuela, el cual sobrevive de la única fuente de trabajo, las instalaciones de una compañía petrolífera. Un pozo petrolífero ubicado a unos 300 km de distancia se incendia y la única posibilidad de extinguirlo es con explosivos. La compañía busca a cuatro hombres que puedan conducir camiones pesados, para trasladar cajones con cartuchos de dinamita hasta el pozo incendiado. Se presentan numerosos postulantes, quedando al final elegidos los cuatro extranjeros. El salario ofrecido son 10.000 dólares y un pasaporte legal con el cual podrían abandonar el país y retomar sus vidas. Se alistan dos camiones y en la madrugada del día de la partida solo se presentan tres de ellos, el cuarto ha sido asesinado. La compañía lo reemplaza por el siguiente postulante, y el convoy parte. Deberán recoger los cajones con dinamita de un depósito cerca del camino. Al llegar al depósito descubren que la dinamita ha sido mal almacenada, lo que había provocado que los cartuchos exudaran nitroglicerina, transformando la carga explosiva en un material inestable que podría detonar con un golpe o por alguna vibración. Los choferes deciden continuar el viaje, llevando la peligrosa carga. Se van encontrando con distintos obstáculos. Un enorme árbol caído que yace cruzando el camino, un puente colgante en mal estado, el cual deberán cruzar en medio de una lluvia torrencial y para rematar se encuentran con un grupo de bandoleros. Algunos llegarán a su destino, otros pagarán con su vida.