Carga inmediata (implante)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Carga inmediata (Implante)»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La carga inmediata en implantología se define como la colocación de la prótesis en el mismo momento del implante o bien dentro de las 72 horas posterior a la colocación de los mismos, este tipo de carga debe ser en oclusión central. si no estuviera en oclusion se denomina provisionalización inmediata ya que estas no recibirán fuerzas oclusales del antagonista. La carga temprana es la que se realiza anteriormente a los tres meses de la colocación de los implantes en la mandíbula y seis meses en el maxilar superior, periodo a partir del cual se considera la carga diferida tradicional.

Consideraciones generales[editar]

Los implantes dentales son unas fijaciones de diferentes materiales que se colocan en el hueso maxilar, con el fin de sustituir las raíces de las piezas dentales perdidas, lo cual permite reemplazar la pieza natural por una pieza artificial de mejor funcionalidad e igual o mejor estética. Por tanto, el implante dental es una base artificial que reemplaza la raíz del diente natural. El cuerpo o raíz del implante se introduce quirúrgicamente en la mandíbula o en el maxilar mediante un sencillo procedimiento. Al cabo de unas 6 semanas el implante cicatriza y se suelda al hueso. Tras este tiempo de espera se coloca la corona sobre el implante ya fijado.

La evolución que ha sufrido el tratamiento de la superficie de los implantes y la demanda creciente de los pacientes por obtener la restauración lo antes posible, han llevado a acortar los tiempos anteriormente expuestos de osteointegración. Evidentemente estos implantes no están osteointegrados según el concepto tradicional, pero si reúnen una serie de condiciones que posibilitan que el porcentaje de éxito sea muy elevado, en parte gracias al aforismo "la función hace al órgano" de Lamarck; la propia presión derivada de la masticación acelera el proceso de osteointegración.

El concepto de carga inmediata fue llevado a la práctica por Branemark, mediante su sistema Novum. Este sistema se basa en la ferulización de los implantes colocados mediante una plataforma de titanio, de manera que se repartan las cargas masticatorias. Este procedimiento válido exclusivamente a nivel mandibular. Se basa en el concepto de la repartición de las cargas masticatorias sobre estos implantes que han adquirido una estabilidad primaria ideal. Los factores que permiten indicar esta carga inmediata, no basándose exclusivamente en el sistema Novum de Branemark sino incluso en restauraciones unitarias, comprenden una serie de condiciones tanto del paciente, como de la técnica quirúrgica empleada en la colocación del implante.

Estabilidad primaria del implante, cargas adecuadas y superficies[editar]

Tanto la calidad como la cantidad de hueso, así como la técnica atraumática de preparación de los lechos implantarios, influirán positivamente en la estabilidad del implante. Éste debe ser insertado con un toque entre 35 y 50 Ncm.

El plan de tratamiento debe contemplar y reducir potenciales factores de carga negativos como cantilevers (límites de la prótesis que exceden la superficie de fijación del implante), contactos oclusales, laterales, maloclusiones o hábitos parafuncionales como el bruxismo. En algunas situaciones el contacto oclusal debe reducirse u obviarse durante dos o tres meses. Es preferible una disposición espacial tripoidea que permita ferulizar los implantes y repartir así las cargas masticatorias. La orientación del eje de los implantes respecto a las superficies masticatorias de las piezas de la arcada opuesta es extremadamente importante a la hora de transmitir las fuerzas de carga a estas superficies.

Muchos de los tratamientos de superficie de implantes, como la capa de recubrimiento mediante óxido de titanio o TiUnite, y otras con gran capacidad osteoconductiva, promueven la estabilidad del implante durante su curación. Si las condiciones óseas y de los tejidos blandos adyacentes son favorables los resultados estéticos no deben variar respecto al procedimiento diferido. Sin embargo, se recomienda colocar el pilar estético en el momento de la cirugía para optimizar resultados.

Criterios de inclusión o exclusión en el proceso de carga inmediata[editar]

Los criterios de inclusión y exclusión de los pacientes para la carga inmediata de los implantes son los siguientes:

  • El paciente ha de estar saludable, ha de mantener una actitud de colaboración con el profesional y ha de mantener una buena higiene oral.
  • Debe haber un correcto estado gingival, periodontal y periapical de los dientes adyacentes.
  • Normoclusión.
  • Ausencia de patología apical en la zona del lecho del implante.
  • Ha de existir un espacio intermaxilar suficiente para colocar el implante, el pilar y la restauración.
  • El hueso de volumen y la densidad han de ser los adecuados.
  • Ausencia de hábitos parafuncionales como el bruxismo.

En cualquiera de estos casos el profesional debe ser el que decida, en última instancia, según las circunstancias quirúrgicas, la posibilidad de carga inmediata o si es conveniente, retrasarla.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]