Carbamazepina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carbamazepina
Carbamazepine.svg
Carbamazepine 3D.png
Nombre (IUPAC) sistemático
5H-dibenzo-[b,f]-azepina-5-carboxamida
Identificadores
Número CAS 298-46-4 85756-57-6
Código ATC N03AF01
PubChem 2554
DrugBank DB00564
ChemSpider 2457
UNII 33CM23913M
KEGG D00252
ChEBI 3387
Datos químicos
Fórmula C15H12N2O 
Peso mol. 236,27 g/mol
Datos físicos
P. de fusión 190,2 °C
Farmacocinética
Biodisponibilidad 80%
Unión proteica 76%
Metabolismo Hepático, vía CYP3A4, a la forma activa carbamazepin-10,11-epóxido
Vida media 25–65 horas (tras varias administraciones 12-17 horas)
Excreción 2-3% inalterado en orina
Datos clínicos
Nombre comercial Carbatrol, Equetro, Tegretal, Tegretol
Cat. embarazo D (EUA)
Estado legal POM (UK)-only (EUA)
Vías de adm. Oral
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico
[editar datos en Wikidata ]

La carbamazepina es un fármaco anticonvulsivo y estabilizador del estado de ánimo utilizado, principalmente, para controlar las crisis epilépticas y el trastorno bipolar. En algunas ocasiones se utiliza para tratar la esquizofrenia y la neuralgia del trigémino, aunque también se ha mostrado efectivo en el tratamiento del Trastorno explosivo intermitente (TEI) y de los dolores provocados por las disfunciones de la glándula tiroides.

Historia[editar]

La carbamazepina fue descubierta por el químico Walter Schindler de J.R. Geigy AG (en la actualidad parte de Novartis) en Basilea, Suiza, en 1953. Schindler logró sintetizar la droga en 1960 antes de que sus efectos antiepilépticos fuesen descubiertos.[1]

Se comercializó inicialmente para tratar la neuralgia del trigémino en 1962 y comenzó a utilizarse como antiepiléptico en el Reino Unido en el año 1965, aprobándose para esta indicación en los Estados Unidos en 1974.

En 1971, los médicos Takezaki y Hanoka fueron los primeros en utilizar la carbamazepina para controlar las crisis maniacas en pacientes refractarios a los antipsicóticos. El doctor Okuma, trabajando de manera independiente, logró también resultados satisfactorios. En aquella época el litio no se encontraba disponible como fármaco en Japón y debido a su experiencia con enfermos de epilepsia, estos investigadores estaban familiarizados con los efectos apaciguadores del ánimo de la carbamazepina. Este fármaco seguiría estudiándose como una alternativa en el tratamiento del trastorno bipolar a lo largo de la década de 1970.[2]

Está considerado como uno de los fármacos de referencia de la segunda generación de agentes anticonvulsivantes, después de fenobarbital.[3]

Descripción[editar]

Derivado tricíclico del iminostilbeno. Es similar de manera estructural a fármacos psicoactivos, como la Imipramina, la clorpromazina y la maprotilina, compartiendo algunas características con la fenitoína, el clonazepam y el fenobarbital.

Farmacocinética[editar]

Oxcarbazepina se metaboliza al epóxido 10,11.

La absorción de este tipo de medicamento es lenta y variable, pero se absorbe casi por completo en el tracto gastrointestinal. Tiene una alta unión a proteínas (entre el 55% y el 59% en niños y 76% en adultos), por lo que tiene múltiples interacciones medicamentosas. Se metaboliza en el hígado, generando el metabolito carbamazepina-10,11-epóxido, el cual posee una actividad anticonvulsionante, antidepresiva y antineurálgica. Su eliminación se realiza por vía renal (72%). Su inicio de acción varía según el paciente, variando en el caso de anticonvulsivo entre algunos días y varios meses. En el caso de antineurálgico, su inicio varía entre 24 y 72 horas.

Farmacodinámica[editar]

Mecanismo de acción[editar]

No se conoce con exactitud su mecanismo de acción, aunque se sabe que bloquea los canales de sodio dependientes de potencial, interactuando con su forma inactivada, lo que explica que actúe de forma selectiva sobre aquellas neuronas que sufren descargas epilépticas, en las que se incrementa el número de estos canales inactivados. Como anticonvulsivo, se supone que provoca una depresión del núcleo ventral anterior del tálamo. Como antineurálgico, se cree que actúa sobre el sistema nervioso central, disminuyendo la trasmisión sináptica, la cual da lugar a la descarga neuronal. Como antimaniaco, su efecto está relacionado con la disminución de las concentraciones de AMPc, el cual aumenta con este trastorno.

Interacciones[editar]

El uso concomitante de simeticona y carbamazepina puede llevar a toxicidad de la segunda.[4]

Efectos adversos[editar]

Visión borrosa, cefalea continua, escuchar o percibir los sonidos a una frecuencia menor o mayor que la normal, mareo, aumento de la frecuencia de crisis convulsivas, falta de Apetito, somnolencia y debilidad se han observado en menor número; hiponatremia, bradicardia, respiración dificultosa, disartria, rigidez, temblor, alucinaciones visuales, heces pálidas, hemorragias o hematomas, fiebre, adenopatías, linfadenopatías y parestesias. El metabolismo oxidativo de carbamazepina por epoxidacion genera intermedios electrófilos que se unen a macromoléculas como proteínas, ADN, ARN, causando daños a nivel celular.

Varía según el peso y la altura del paciente,amnesia en dosis mayores a 800 mg.relajante muscular,alucinaciones con ojos cerrados,alucinaciones auditivas,tendencia al suicidio,ideas paranoides.[cita requerida]

Incidencia ambiental[editar]

La carbamazepina es uno de los compuestos detectados frecuentemente en las aguas residuales y superficiales,[5] siendo difícil su eliminación en las plantas de tratamiento de aguas residuales, lo que hace posible su permanencia en el ciclo del agua, pudiendo provocar su acumulación en los peces, alteraciones en el comportamiento y fisiología de los insectos, así como inhibición del crecimiento en plantas acuáticas y algas. Su eliminación puede lograrse eficazmente mediante diversos mecanismos:[6]

Referencias[editar]

  1. Schindler W, Häfliger F (1954). «Über Derivate des Iminodibenzyls» (en inglés). Helvetica Chimica Acta 37 (2):  pp. 472–83.. doi:10.1002/hlca.19540370211. 
  2. Okuma T, Kishimoto A (febrero 1998). «A history of investigation on the mood stabilizing effect of carbamazepine in Japan» (en inglés). Psychiatry Clin. Neurosci. 52 (1):  pp. 3–12. doi:10.1111/j.1440-1819.1998.tb00966.x. PMID 9682927. 
  3. Mula, Marco (julio 2009). «New Antiepileptic Drugs: Molecular Targets». Central Nervous System Agents in Medicinal Chemistry 9 (2):  pp. 79-86. PMID 20021341. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20021341. Consultado el 23 de febrero de 2012. 
  4. Véase [1]
  5. Stamatelatou K, Frouda C, Fountoulakis MS, Drillia P, Kornaros M, Lyberatos G (enero 2003). «Pharmaceuticals and health care products in wastewater effluents: the example of carbamazepine» (en inglés). Water Science Technology Water Supply 3 (4):  pp. 131–137. http://web.archive.org/web/http://www.iwaponline.com/ws/00304/0131/003040131.pdf. 
  6. Marco Urrea, Ernest (julio de 2009). «Hongos que mejoran el medioambiente». UAB Divulga. Revista de divulgación científica. Consultado el 23 de febrero de 2012.
  7. «Degradation of Aqueous Pharmaceuticals by Ozonation and Advanced Oxidation Processes: A Review». Ozone: Science & Engineering: The Journal of the International Ozone Association 28 (6):  pp. 353-414. 2006. doi:10.1080/01919510600985937. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/01919510600985937. Consultado el 23 de febrero de 2012. 
  • Mº del Carmen Avendaño López, "Introducción a la química farmacéutica", McGraw Hill
  • Despo Fatta-Kassinos, "Xenobiotics in the urban water cycle", Springer
  • Assoc.Prof.Dr.Klaus Kummerer,"Pharmaceuticals in the Environment, Sources, Fate, Effects and Risk", Springer
  • Stanley E.Manhan, "Introducción a la Química Ambiental", Reverté

Enlaces externos[editar]