Stenopelmatus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cara de niño»)
Saltar a: navegación, búsqueda

(coloquialmente Cara de niño, niño de la tierra)

Commons-emblem-notice.svg
 
Stenopelmatus
Jerusalem cricket.jpg
Clasificación científica
Reino: Animal
Filo: Arthropoda
Clase: Insecto
Orden: Orthoptera
Suborden: Ensifera
Familia: Stenopelmatidae
Género: Stenopelmatus
Especies

Stenopelmatus es un género de insectos ortópteros conocidos vulgarmente como "cara de niño" o "niño de la tierra", en México y como Grillo de Jerusalem (Jerusalem cricket) en USA. Son negros con bandas naranjas, cabeza roja y patas semi rojizas o naranjas. Los adultos alcanzan de 3 a 5 cm de largo. Sus patas traseras son largas. Se encuentran sobre todo en el oeste de Estados Unidos y en algunas partes de México. El insecto cara de niño ha recibido este nombre debido a la forma de niño en la parte inferior del animal, es más visible si lo colocan boca abajo.

Historia natural[editar]

Se alimentan de plantas vivas, raíces y plantas muertas. Son insectos de hábitos nocturnos que utilizan sus fuertes mandíbulas para alimentarse principalmente de los desechos orgánicos que se encuentran junto a las plantas de jardín. Asimismo, utilizan las patas para excavar el suelo húmedo en busca de raíces descompuestas y tubérculos.

La mayor parte de su vida la pasan bajo la tierra húmeda, de modo que no es de sorprenderse que al escarbar un poco se encuentre uno de ellos, y lo más probable es que puedan observarse entre septiembre y diciembre. Algunas de las especies alertan produciendo un sonido con sus patas cuando las molestan. Generalmente salen cuando llueve, porque se inunda el suelo donde viven.

Durante el apareamiento, cada una de las especies de Stenopelmatus produce un tamborileo característico: el insecto golpea su abdomen contra el suelo para atraer a los demás. Los huevecillos se ponen en primavera, y en otoño ya son adultos. En México mucha gente tiene la idea de que este animal por su apariencia puede ser muy peligroso y dicen que nunca te les acerques porque son venenosos y corres peligro, que la mordedura de este insecto puede causar la muerte entre otras creencias.

Aunque estos insectos puede emitir un olor asqueroso y son capaces de infligir una mordedura dolorosa, cabe destacar que no son venenosos, ya que no tienen aguijón ni glándulas venenosas, siendo completamente infundadas las creencias que afirman que su mordedura puede matar a una persona. Por el contrario, estos insectos llegan a ser benéficos, pues ayudan al crecimiento de las plantas gracias a que remueven la tierra y con esto permiten el aireamiento del suelo. Generalmente salen cuando llueve, porque se inunda el suelo donde viven. También como los grillos, producen ruidos, pero a diferencia de éstos sus largas patas traseras no están adaptadas para dar saltos. Salen a buscar pareja por las noches y es común descubrirlos en fuentes de agua, ahogados. Son parasitados por un gusano llamado “gusano pelo de caballo” que crece dentro de su intestino. Aunque sean de mal gusto para mucha gente, es recomendable no matarlos, son inofensivos. Aunque poseen mandíbulas que producen una mordida dolorosa. No son considerados plaga ya que no se suelen encontrarse muchos en un solo sitio.

El tamborileo de la hembra de Stenopelmatus "mahogany".

Referencias[editar]