Capsicum pubescens

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Capsicum pubescens
Capsicum pubescens fruit.jpg
Frutos de Capsicum pubescens
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Solanales
Familia: Solanaceae
Subfamilia: Solanoideae
Tribu: Capsiceae
Género: Capsicum
Especie: C. pubescens
Ruiz & Pav., Fl. Peruv., 2: 30, 1799 non Dunal, Prodr., 13(1): 415, 1852

Capsicum pubescens —conocido como, locoto (nombre utilizado en Bolivia y en Chile), pimiento (utilizado para diferentes clases de Capsicum pubescens y Capsicum annuum en Argentina), rocoto (utilizado en el Perú y Chile), chile de cera, chile manzano (nombre utilizado en México) o perón, viene del quechua luqutu o rukutu— es un fruto del género Capsicum utilizado como condimento picante en la cocina latinoamericana, especialmente la boliviana y peruana. Su color puede variar desde el rojo, verde naranjo o amarillo. Se comercializa en su estado natural en los mercados mexicanos, bolivianos y peruanos, como también en pasta y en polvo.

Es un fruto relativamente picante: su rango en la escala Scoville se ubica entre 100.000 SHU a 200.000 SHU.

Origen[editar]

Frutos maduros cortados, evidenciando la placentación axial con simientes oscuras.

Su origen es americano, aunque aún existen discrepancias si su procedencia es sudamericana o centroamericana. Sin duda es en la zona Andina – Perú y Bolivia – donde existe una mayor cantidad de variedades, tanto silvestres como cultivadas, y cuenta con una abundante producción. Se han encontrado bayas secas del fruto en tumbas del Perú con antigüedad de 2.000 años aprox.

Sinónimos[editar]

  • Brachistus lanceifolius Miers
  • Capsicum annuum var. violaceum Voss
  • Capsicum lanceifolium (Miers) Kuntze
  • Capsicum violaceum Kunth nom. illeg.[1]

Citología[editar]

Cultivares[editar]

Además de los ya citados, existen unos pocos cultivares - todos en América, entre otros:

  • Canario
  • Turbo Pube
  • Chile de Caballo
  • Ají Mongo[3]

Usos[editar]

Mapa de los países productores de C. pubescens.

El rocoto o locoto es parte importante de la gastronomía peruana y boliviana.

En el Perú, el rocoto es la base de muchos platos típicos, especialmente en la cocina del sur del país, en Arequipa, Moquegua y Tacna. Es usado, por ejemplo en el rocoto relleno de Arequipa, cuyo consumo está masificado en todo el país. Además, se utiliza como un ingrediente importante en la preparación del ceviche, plato nacional del Perú, después del ají limo. También se usa a lo largo del país en molidos con cebolla, aceite y ajo para acompañar los platillos, desde sopas a guisos.

En Bolivia es consumido a diario, principalmente en las zonas de los valles y el altiplano en ensaladas; trozado en rodajas o cubitos para acompañar las salteñas; mezclado con tomates y diferentes hierbas aromáticas como la killkiña y la wakatea para la preparación de la llajua ; y como acompañamiento y decoración en diveross platillos como el Pique Macho, tradicional plato cochabambino.

El principal componente del ají es la capsaicina [compuesto que le otorga el picante].

Hay 25 especies silvestres, de las cuales 5 han sido domesticadas. Las que hay aquí en el Perú son las llamadas ‘Capsicum baccatum’, que se resumen en tres ramas principales de ajíes. Uno es el ají verde, que puede venir en color amarillo o verde, y que cuando se seca es el ají mirasol. Otro es el ají colorado, que cuando se seca se convierte en el panca, y el tercero es el limo o también llamado pipí de mono.

El rocoto pertenece también a la familia del ‘Capsicum baccatum’, por ende, posee también la capsaicina, alcaloide que tiene efectos en el organismo, tanto fisiológicos como farmacológicos.

  • Papilas gustátivas:

Se produce mayor salivación. Pese a que no tenemos en la lengua una papila específica para el sabor del ají, el picante activa todas a la vez.

  • Estómago:

Se genera un efecto bactericida, que ayuda a eliminar bacterias del estómago, por ende uno tiene menos probabilidades de sufrir enfermedades como la salmonella, por ejemplo.

  • Cerebro:

Una vez que se absorbe el ají, se produce una estimulación en el sistema nervioso, que hace que el cuerpo produzca más endorfinas, compuestos opiáceos que están asociados con la satisfacción y el bienestar.

  • Páncreas:

Aquí surge el efecto insulinotrópico que ayuda a segregar mayor cantidad de insulina. Esto sirve de complemento al tratamiento que siguen los diabéticos para tener mejores niveles de glicemia.

  • Próstata:

La capsaicina, principal componente del ají, protege el ADN de los carcinógenos y está demostrado que reduce la posibilidad de sufrir cáncer de próstata.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]