Capital económico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El capital económico es uno de los factores de la producción y está presentado por "el conjunto de bienes" necesarios "para producir riqueza." A diferencia de la contabilidad que observa el capital que se tiene, el capital económico mide el capital que se debería tener -para ver definiciones contables de capital véase Capital (Economía)-.

En finanzas, principalmente para las firmas de los servicios financieros, el capital económico es la cantidad de "capital en riesgo" determinada sobre una base realista, que una firma requiere para cubrir los riesgos que es o está recogiendo.

Se refiere al nivel de capital acorde con los riesgos que la entidad tenga -con independencia de la existencia de activos-. Es la cuantificación probabilística del importe de pérdidas futuras potenciales. La utilización de un buen modelo de capital económico permite a la alta dirección estar preparada para anticipar problemas potenciales.

Es uno de los factores de producción que está representado por los bienes necesarios para producir riqueza.

Cálculo[editar]

Para calcular el capital económico necesario, se suelen utilizar modelos estadísticos. Cada modelo debe recoger un tipo de riesgo, o incluso carteras que presenten comportamientos diferentes. Los modelos se deben construir a partir de bases de datos lo suficientemente representativas, para obtener:

La metodología empleada para la definición de estos modelos es clave para la exactitud del modelo. Generalmente se requiere la colaboración de especialistas metodológicos.

Los riesgos que se considera en su cálculo suelen ser:

El capital económico es la protección contra pérdidas inesperadas futuras, expresado dentro de un nivel de confianza:

  • La cantidad de capital se calcula teniendo en cuenta la exposición de la entidad a cada uno de estos riesgos, la solvencia que deseamos para la entidad durante un determinado plazo y un porcentaje de probabilidad determinado. Usualmente se toma un año como período de referencia y la probabilidad se determina conforme al rating objetivo de la entidad (por ejemplo un rating AA exigiría un 99,97%, el capital regulatorio según Basilea II utiliza un 99,9%, etc).

Esto significa que, si se elige un nivel de confianza del 99,97%, la dirección está aceptando una probabilidad de 3 entre 10.000 de que el banco sea insolvente en los próximos 12 meses.

Adicionalmente, el cálculo del capital económico incorpora penalizaciones por concentración de riesgo y mitigación por diversificación. Se produce concentración cuando una misma contrapartida acumula varias operaciones. Por el contrario se produce diversificación cuando las operaciones se realizan en riesgos con comportamientos opuestos.

Los objetivos de capital los pueden establecer las propias entidades, entonces hablaremos de "capital económico" o los reguladores de los servicios financieros, y entonces hablaremos de "capital regulatorio".

Hay que destacar que el capital debe ser suficiente para cubrir todas las pérdidas inesperadas, ya que las pérdidas esperadas o previstas se deben reconocer en la cuenta de resultados.

Capital económico vs. capital regulatorio[editar]

El concepto del capital económico diferencia de capital regulador en el sentido que el "capital regulador" es el capital obligatorio que los reguladores requieren para ser mantenidos mientras que el capital económico es la mejor estimación del capital requerido que las instituciones financieras utilizan internamente manejar su propio riesgo y asignar el coste de mantener el capital regulador entre diversas unidades dentro de la organización.

El capital regulatorio y el económico se diferencian también en los métodos y procedimientos de cálculo que se utilizan, y en que en el cálculo del capital económico se cuantifica el efecto beneficioso de la diversificación (en el regulatorio se ignora intencionadamente para ser más conservador).

La progresiva implantación de la normativa de capital regulatorio de "Basilea II" en todo el mundo está permitiendo unificar métodos y criterios de cálculo.

Utilidad[editar]

Las entidades financieras emplean la medición del capital económico para varios fines:

  • Determinar el nivel de capital que deben tener, tanto en un momento dado, como el su planificación a futuro.
  • Asignar capital a las diferentes unidades de negocio
  • Establecer criterios de rentabilidad/riesgo que se deben cumplir para aprobar o rechazar operaciones.
  • Evaluar la actuación de la alta dirección en la creación de valor para el accionista

Uno de los ratios más conocidos que emplea el capital económico es el RoRaC, Return on Risk-ajusted Capital.

Enlaces externos[editar]