Cantona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cantona
Cantona12.jpg
Una de las canchas de juego de pelota,[1]
Nombre completo Cantona
Ubicación Puebla
Bandera de México México
Coordenadas 19°20′N 97°18′O / 19.34, -97.30Coordenadas: 19°20′N 97°18′O / 19.34, -97.30
Periodo Preclásico Tardío (200 a.C.) - Clásico Tardío
Etnia olmeca-xicalanca
[editar datos en Wikidata]

Cantona ("Casa del Sol", aunque esta interpretación es dudosa)[2] es un importante sitio arqueológico ubicado en el estado de Puebla, en el oriente de México, cerca de la frontera con el estado de Veracruz.

Fue una de las ciudades con mayor grado de urbanización en la época prehispánica, probablemente fundada por grupos olmeca-xicalanca hacia el final del período preclásico tardío. La época de su mayor apogeo corresponde al período epiclásico mesoamericano, es decir, al período en el cual Teotihuacan dejó de ser el principal centro de poder en la región y pequeños estados regionales rivalizaban entre sí por el control de las distintas rutas de comercio. Cantona fue uno de estos centros regionales, y controlaba los recursos de la sierra Madre Oriental.

Se ha hecho poco trabajo arqueológico de investigación y rescate en el sitio, y probablemente solo se puede ver cerca del 10 por ciento, tal vez menos. Existen opiniones que aseguran que únicamente se ha rescatado el 1 por ciento.[3]

Fue una de ciudad fortificada y con un alto grado de urbanización en la época prehispánica, probablemente fundada por grupos olmeca-xicalanca hacia el final del período Clásico Tardío.

Cantona se fundó cerca de una antigua ruta comercial entre la costa del Golfo y las tierras altas centrales y, aunque aislada, fue una prominente ciudad de Mesoamérica entre los 600 y 1000 d.C.[4]

La época de su mayor apogeo corresponde al periodo Epiclásico mesoamericano, es decir, al período en el cual Teotihuacan dejó de ser el principal centro de poder en la región y pequeños estados regionales rivalizaban entre sí por el control de las distintas rutas de comercio. Cantona fue uno de estos centros regionales, y controlaba los recursos de la sierra Madre Oriental.

La superficie del asentamiento prehispánico ocupa unos 12 km², distribuidos en tres unidades, de las cuales, la mayor es la del sur, con cinco km² de superficie. En Cantona han sido descubiertos veinticuatro canchas de juego de pelota, más que en ninguna otra ciudad mesoamericana así como una serie de pequeñas pirámides. La mina de obsidiana de Zaragoza se encuentra cerca. Posee una acrópolis, elevada con respecto al resto de la ciudad en la que fueron construidos los principales edificios de la ciudad. Ahí residía la élite gobernante y los sacerdotes, y se encontraban los templos de las deidades más importantes de sus ocupantes.

Se trata de una zona arqueológica espectacular recientemente excavada, considerada como el centro urbano más grande descubierto a la fecha en Mesoamérica. Las ruinas incluyen una red de caminos de más de 500 calles adoquinadas, más de 3,000 patios individuales o residencias, más de 24 juegos de pelota y una acrópolis muy elaborada con muchos edificios y templos ceremoniales.[5]

Estos importantes edificios fueron hechos por medio de roca grabada; para erigirla, se puso una piedra encima de otras sin cobertura de estuco o Mortero usado en su construcción. Se estima que tuvo una población de aproximadamente 80,000 habitantes durante el pico de su poder. Dependía de comercio e intercambio con otras zonas. Existían algunos esfuerzos agrícolas. Parecía existir un plan urbano muy bien definido y calles amuralladas interconectando todas las áreas de la ciudad. La calle principal, llamada Calle Primera, tiene 563 metros de longitud. Se ve muy similar a lo que pudo ser hace 1,000 años. Esta ciudad lejana está rodeada por terrenos secos y áridos y con muchas haciendas viejas. La ciudad fue abandonada 300 años antes de la llegada de los españoles. Se cree que fue poblada por los Toltecas.[5]

Sus habitantes se dedicaban principalmente a la agricultura y al comercio, en especial de obsidiana, que obtenían de las montañas que rodeaban la ciudad. Tras las invasiones chichimecas en el siglo XI, Cantona fue abandonada.

Historia del sitio[editar]

Henri de Saussure pudo haberla descubierto en 1855. Nicolás León, con base en lo publicado por Saussure, visitó la zona a principios de siglo e hizo una completa descripción de las estructuras.[6]

En 1938, Paul Gendrop visitó el sitio y determinó que Cantona ocupa una extensión de 15 kilómetros cuadrados y opinó que había numerosos recintos rectangulares de 20 a 30 metros de largo por 12 a 20 metros de ancho, delimitados por gruesas paredes de piedra, bastante rectas y bien conservadas.[6]

En 1958, Eduardo Noguera hizo estudios tentativos de la cerámica y construcciones y la ubica, cronológicamente, en el periodo Preclásico (200 a 100 a.C), lo que coincide con la información de entonces.[6]

En 1980, con base en fotografías aéreas, la arqueóloga Diana López de Molina hizo un croquis del sitio y se hicieron sondeos estratigráficos, para proponer una cronología tentativa a la ocupación de la zona.[cita requerida] Los estudios hacen suponer que esta ciudad prehispánica fue ocupada desde el Preclásico Superior (200 a.C.) hasta el Clásico Temprano (0 a 200 d.C.), lo cual haría de ella una de las ciudades más antiguas de México.[6]

El auge de Cantona probablemente ocurrió entre los años 600 y 1000 d.C., y coincide con la caída de las principales urbes del horizonte Clásico. Existen opiniones de que pudo haber afectado a Teotihuacan, al obstruir rutas de comercio de la costa al Altiplano.[6]

El sitio[editar]

Marcador del juego de pelota, Cantona.
Camino con peldaños, Cantona.

El sitio consiste en múltiples patios (50 x 40 metros y más grandes); se han encontrado lugares de trabajo (obsidiana y cantera), lo que establece una división y especialización del trabajo de sus habitantes. De acuerdo con García Cook, la población civil probablemente habitó las zonas bajas, la gente con algún rango social las intermedias, y la clase superior habitó la parte superior, donde se ubican los templos, juegos de pelota y viviendas.[6]

Existen evidencias que sugieren que los patios eran lugares de residencia para grupos familiares; hay una gran cantidad, en el sector V hay 620 patios y 997 montículos. En la arquitectura no existe restos de estuco, probablemente se usó arcilla (lodo) para unir la roca volcánica; también se usó la técnica de sobreponer piedra, para construir las bardas, callejones, plataformas y otras estructuras. El sitio tiene dos grandes calzadas prehispánicas (más de 1 km); estas avenidas están enmarcadas por altos y gruesos muros hechos de piedra volcánica, además de calles de acceso a patios y áreas ceremoniales, lo que permitió control de accesos; esta ciudad-fortaleza tiene un foso perimetral de protección contra intrusos.[6]

Se han localizado estructuras ceremoniales, como juegos de pelota, hay más de 24; doce de ellos tienen un estilo especial (denominado “tipo Cantona”), integrado por estructuras alineadas, con pirámides, plazas, altares y otras estructuras.[6]

Por sus características y el tamaño, se estima que Cantona pudo haber sido una de las ciudades más urbanizada en el hasta ahora conocido mundo mesoamericano prehispánico.

Origen[editar]

Aún es un misterio qué cultura construyó y habitó esta ciudad, aunque se piensa que su principal actividad económica probablemente era la fabricación de artículos de obsidiana y su comercio, por tratarse de un material muy codiciado. Se han identificado 27 canchas de juego de pelota.[3]

La ciudad en general es asimétrica, una característica que hace de ella una urbe única en Mesoamérica. Se piensa que tuvo limitaciones de agua, lo cual no impidió el desarrollo impresionante de esta ciudad. La Plaza de la Fertilidad, llamada así por las esculturas fálicas descubiertas (hay dos hachas votivas), es considerada un importante hallazgo. Se estima que la caída de Cantona ocurrió entre 950 al 1000, y que en 1100 fue abandonada totalmente. Se desconocen las causas.[3]

Sobre el nombre[editar]

Existen múltiples estudios e investigaciones por diferentes grupos, se ha establecido que fue construida por la cultura olmeca o la chichimeca; sin embargo, la única conclusión segura a la que se ha llegado es que aún falta mucho por investigar; únicamente se ha restaurado el 1 por ciento del total del sitio, el 99 por ciento restante continúa bajo el pasto, árboles, tierra y rocas.[7]

Controversias sobre el origen de este sitio empiezan con el nombre. Oficialmente se le conoce como Cantona, pero para nativos de San Pedro Tepeyahualco el nombre real es Caltonac.[7]

Cómo llegar[editar]

Rumbo a la ciudad de Puebla desde la ciudad de México: a 44 km pasando la caseta de San Martín Texmelucan, yendo hacia el oriente (dirección Tehuacán-Orizaba), se toma la desviación hacia Perote-Xalapa (hacia la izquierda, dirección NE), justo antes de llegar a Amozoc. Hecho esto, a unos 80 km (pasando Huamantla, Oriental y Libres) está la caseta de Tepeyahualco, Puebla. A 8 km en dirección norte, está la zona arqueológica.

Galería de imágenes[editar]

Más información[editar]

  • García Cook, Ángel; Beatriz Leonor Merino Carrión (1998). Cantona: urbe prehispánica en el Altiplano Central de México. Latin American Antiquity, 9:191-216.

Notas[editar]

  1. Day, Jane Stevenson (2001). «Performing on the Court». En E. Michael Whittington (Ed.). The Sport of Life and Death: The Mesoamerican Ballgame. New York: Thames & Hudson. pp. 65–77. ISBN 0-500-05108-9. 
  2. INAH sugiere que Cantona deriva del náhuatl Caltonal, "la casa del Sol".
  3. a b c Contreras, Nohemy (31 de marzo de 2010). «Cantona, zona arqueológica bajo la tierra». El Sol de Puebla.. http://www.oem.com.mx/elsoldepuebla/notas/n1578441.htm. 
  4. Day, p. 73.
  5. a b Delange, George & Audrey. «Visita a Cantona». George y Audrey DeLange. http://www.delange.org/Cantona/Cantona.htm. 
  6. a b c d e f g h Martínez Arreaga, Silvia. «Sitio arqueológico de Cantona». INAH Suárez Cruz, Sergio:  pp. página web Cantona. http://www.gobiernodigital.inah.gob.mx/ZonasArqueologicas/todas/htme/za01803.html. 
  7. a b García, Jair (Marzo 4, 2007). «Cantona, zona arqueológica llena de misterio y encanto». Diario de Jalapa. http://www.oem.com.mx/esto/notas/n191967.htm. 

Enlaces externos[editar]