Campo magnético estelar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
EL campo magnético del Sol produce esta eyección masiva de plasma. Imagen del NOAA..

Un campo magnético estelar es un campo magnético generado por el movimiento del plasma conductivo dentro de una estrella en la secuencia principal. Este movimiento se crea por convección, que es una forma de transporte de energía que involucra al movimiento físico de material. El campo magnético ejerce una fuerza sobre el plasma, aumentando efectivamente la presión sin una ganancia comparable en la densidad. Como resultado, la región magnetizada se eleva relativamente con respecto al resto del plasma, hasta que alcanza la fotosfera de la estrella. Esto crea las manchas solares y los bucles en la corona solar.[1]

Mediciones[editar]

El espectro más bajo demuestra el efecto Zeeman después de aplicar un campo magnético a la fuente superior.

El campo magnético de una estrella puede ser medido por medio del efecto Zeeman. Normalmente los átomos en las atmósfera de una estrella absorben ciertas frecuencias o longitudes de onda en el espectro electromagnético, produciendo líneas oscuras de absorción dentro del espectro de la estrella. Cuando los átomos se encuentran dentro de un campo magnético, estas líneas de absorción se separan en múltiples líneas separadas por un pequeño espacio. Adicionalmente la energía se polariza con una orientación que depende de la orientación del campo magnético. Por lo tanto, la fuerza y la dirección del campo magnético de las estrellas pueden determinarse examinando las líneas del efecto Zeeman.[2] [3]

Para medir el campo magnético de una estrella se usa un espectropolarímetro estelar. Este instrumento consiste en un espectrógrafo combinado con un polarímetro. El primer instrumento dedicado al estudio de campos magnéticos estelares fue el NARVAL, que fue montado en el telescopio Bernard Lyot del Pic du Midi de Bigorre, en los Pirineos franceses.[4]

Generación del campo[editar]

Se cree que los campos magnéticos estelares se forman dentro de la zona convectiva de la estrella. La circulación convectiva del plasma conductor funciona como una dinamo. Esta actividad destruye el campo magnético primordial de la estrella, y entonces genera un campo magnético bipolar. Como la estrella experimenta una rotación diferencial —rotando a diferentes velocidades en varias latitudes—el magnetismo se enrolla en un campo toroidal de cuerdas de flujo que queda envuelto alrededor de la estrella. Los campos pueden llegar a ser altamente concentrados, produciendo actividad cuando emergen a la superficie.[5]

Actividad superficial[editar]

Las manchas solares son regiones de intensa actividad magnética en la superficie de la estrella. (En el Sol hay manchas solares periódicas.). Forman un componente visible de los tubos de flujo que se forman dentro de la zona de convección de la estrella. Debido a la rotación diferencial de la estrella, los tubos se extienden y se curvan, inhibiendo la convección y produciendo zonas de temperatura inferior a la normal.[6] A menudo se forman anillos coronales por encima de las manchas solares, provenientes de líneas de campo magnético que se han extendido dentro de la corona solar. Esto, a su vez, sirve para calentar la corona hasta temperaturas por encima del millón de kelvins.[7]

Los campos magnéticos ligados a las manchas solares y anillos coronales están asociados a erupciones solares y a la eyección de masa coronal. El plasma es calentado a decenas de millones de Kelvin, y las partículas se aceleran escapando de la superficie de la estrella a velocidades extremas.[8]

La actividad superficial parece estar relacionada con la edad y la rotación de las estrellas de la secuencia principal. Las estrellas jóvenes con un índice de rotación elevado muestran una fuerte actividad. En contraste, las estrellas de mediana edad como el Sol con índices de rotación más lentos muestran niveles más bajos de actividad, que además varía en ciclos. Algunas estrellas viejas no muestran prácticamente actividad, lo que podría significar que han entrado en una calma comparable al mínimo de Maunder del Sol. Las medidas en la variación de la actividad estelar pueden ser útiles para determinar los índices de rotación diferencial de una estrella.[9]

Ssn yearly.jpg

Estrellas magnéticas[editar]

Campo magnético superficial de SU Aur (una estrella joven de tipo T Tauri).

Una estrella T Tauri es un tipo de estrella pre-secuencia principal que se está calentando a través de la contracción gravitatoria y que todavía no ha empezado a quemar hidrógeno en su núcleo. Son estrellas variables que son magnéticamente activas. Se cree que el campo magnético de estas estrellas interactúa con su potente viento estelar, transfiriendo momento angular al disco protoplanetario que lo rodea. Esto permite a la estrella frenar su índice de rotación mientras colapsa.[10]

Las pequeñas estrellas de clase M (con 0.1–0.6 masas solares) que muestran una variabilidad rápida e irregular se conocen como estrellas fulgurantes. Se piensa que estas fluctuaciones están causadas por erupciones, aunque la actividad es mucho más fuerte en relación al tamaño de la estrella. Las erupciones en esta clase de estrellas pueden extenderse hasta el 20% de la circunferencia, e irradiar la mayor parte de su energía en el espectro azul y ultravioleta.[11]

Las nebulosas planetarias se forman cuando una estrella gigante roja eyecta su cobertura exterior, formando una capa de gas en expansión. No obstante, todavía no está claro por qué estas capas no son siempre simétricamente esféricas. El 80% de las nebulosas planetarias no tienen forma esférica, tienen formas bipolares o elípticas. Una hipótesis para la formación de formas no esféricas es el efecto del campo magnético de la estrella. En vez de expandirse uniformemente en todas direcciones, el plasma eyectado tiende a salir por los polos magnéticos. Las observaciones de las estrellas centrales de al menos cuatro nebulosas planetarias han confirmado que poseen potentes campos magnéticos.[12]

Después de que algunas estrellas masivas hayan cesado su fusión termonuclear, una porción de su masa se colapsa en un cuerpo compacto de neutrones llamado estrella de neutrones. Estos cuerpos retienen una parte significativa del campo magnético de la estrella original, pero el colapso de tamaño causa el reforzamiento de este campo. La rotación rápida de estas estrellas de neutrones colapsadas dará como resultado un púlsar, que emite una estrecha banda de energía que puede apuntar hacia el observador periódicamente.

Una forma extrema de una estrella de neutrones magnetizada es un magnetar, que se forman como resultado del colapso de un núcleo de supernova.[13] La existencia de estas estrellas fue confirmada en 1998 con los medición de la estrella SGR 1806-20. El campo magnético de esta estrella ha incrementado la temperatura superficial hasta los 18 millones de K y libera enormes cantidades de energía en forma de explosión de rayos gamma.[14]

Referencias[editar]

  1. Brainerd, Jerome James (6 de julio de 2005). «X-rays from Stellar Coronas». The Astrophysics Spectator.
  2. Wade, Gregg A. (8-13 de julio de 2004). «Stellar Magnetic Fields: The view from the ground and from space». Cambridge University Press The A-star Puzzle: Proceedings IAU Symposium No. 224: 235-243.
  3. Basri, Gibor (2006). «Big Fields on Small Stars». Science 311 (5761):  pp. 618-619. http://www.sciencemag.org/cgi/content/full/sci;311/5761/618. 
  4. Staff (22 de febrero de 2007). NARVAL: First Observatory Dedicated To Stellar Magnetism. Science Daily. http://www.sciencedaily.com/releases/2007/02/070208131656.htm. Consultado el 21-06-2007. 
  5. Piddington, J. H. (1983). «On the origin and structure of stellar magnetic fields». Astrophysics and Space Science 90 (1):  pp. 217-230. http://adsabs.harvard.edu/abs/1983Ap&SS..90..217P. 
  6. Sherwood, Jonathan (3 de diciembre de 2002). Dark Edge of Sunspots Reveal Magnetic Melee. Universidad de Rochester. http://www.rochester.edu/news/show.php?id=290. Consultado el 21-06-2007. 
  7. Hudson, H. S.; Kosugi, T. (1999). «How the Sun's Corona Gets Hot». Science 285 (5429):  pp. 849. http://www.sciencemag.org/cgi/content/full/285/5429/849. 
  8. Hathaway, David H. (18 de enero de 2007). «Solar Flares». NASA. Consultado el 21-06-2007.
  9. Berdyugina, Svetlana V. (2005). «Starspots: A Key to the Stellar Dynamo». Living Reviews. Consultado el 21-06-2007.
  10. Küker, M.; Henning, T.; Rüdiger, G. (2003). «Magnetic Star-Disk Coupling in Classical T Tauri Systems». The Astrophysical Journal 589:  pp. 397-409. http://www.journals.uchicago.edu/doi/abs/10.1086/374408. 
  11. Templeton, Matthew (otoño de 2003). «Variable Star Of The Season: UV Ceti». AAVSO. Archivado desde el original el 2004-03-05. Consultado el 21-06-2007.
  12. Jordan, S.; Werner, K.; O'Toole, S. (6 de enero de 2005). First Detection Of Magnetic Fields In Central Stars Of Four Planetary Nebulae. Space Daily. http://www.spacedaily.com/news/stellar-chemistry-05a.html. Consultado el 21-06-2007. 
  13. Duncan, Robert C. (2003). «'Magnetars', Soft Gamma Repeaters, and Very Strong Magnetic Fields». University of Texas at Austin. Consultado el 21-06-2007.
  14. Isbell, D.; Tyson, T. (M20 de mayo de 1998). Strongest Stellar Magnetic Field yet Observed Confirms Existence of Magnetars. NASA/Goddard Space Flight Center. http://heasarc.gsfc.nasa.gov/docs/asca/science/magnetar.html. Consultado el 24-05-2006. 

Enlaces externos[editar]