Campo de San Francisco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Campo de San Francisco
Campo de San Francisco
Detalle del Campo de San Francisco.

El Campo de San Francisco, popularmente conocido como el Campo por los ovetenses, es un parque de 9 ha situado en el mismo centro de Oviedo. Es uno de los lugares más significativos de la capital del Principado de Asturias y auténtico pulmón de la ciudad.[1] [2]

Ubicado en el centro de la ciudad, delimitado por un conjunto de calles, la de Uría al este, la del Conde Toreno al norte, la del Marqués de Santa Cruz al sur y por la de Santa Susana al oeste, dando lugar a sí a una forma romboidal.[2]

En su interior se pueden distinguir tanto paseos como avenidas, las cuales poseen nombres concretos, así tenemos el Paseo de los Álamos, el Paseo del Bombé o el Paseo de José Cuesta; la Avenida Italia o la Avenida Alemania, entre otras.[2]

El paseo de Los Álamos es paralelo a la Calle Uría, por su parte el Bombé forma un sutil ángulo agudo con la Calle Santa Susana. Las avenidas de Italia y Alemania conectan los paseos de los Álamos y el de Bombé.[2]

Actualmente el Ayuntamiento utiliza las instalaciones del parque para la realización de actos y conciertos de música dentro de la programación cultural de la ciudad de Oviedo.[3]

Equipamientos[editar]

Según la información proporcionada por el Ayuntamiento de Oviedo, el Campo de San Francisco presenta los siguientes equipamientos que van desde el riego automático a zonas de ocio para niños (juegos infantiles destinados a diferentes edades, unos para los más pequeños (de hasta 6 años), y otros para los niños de entre 6 y 12 años); mesas de ping-pong; pistas de "skate"; canastas de baloncesto...[1]

También debe tenerse en cuenta que de los 90.000 metros cuadrados que tiene el Campo de San Francisco, unos 55.000 son zonas verdes, en las que destacan los 955 ejemplares de árboles, de 51 especies diferentes y más de 100 variedades. Los más abundantes son los castaños de indias, tilos, plátanos de sombra, y arces; pero también hay chopos, fresnos, encinas, laureles, magnolios, crateagus, plamaces y credos entre otros. Algunos de estos árboles tienen unos 300 años, y otros se caracterizan por su altura, como ocurre con el plátano de sombra que supera los 40 metros de altura.[1] [2]

También tiene el Campo de San Francisco una fauna que ahora le es propia. Puede encontrarse en sus jardines, pavos reales (que viven en absoluta libertad), además de otras aves, algunas de las cuales acuáticas, y otras que gustan de zonas húmedas por lo que habitan más cerca del pequeño estanque (ánades pequeñas e incluso cisnes).[2]

También está equipado con diversos elementos Arquitectónicos como el Quiosco de la Música, o los bustos de diferentes personajes ilustres, las esculturas,el quiosco municipal de "La Chucha" (actualmente abandonado y lleno de grafitis)[4] , las fuentes (La Cuentona, Fuente de las Ranas, Fuente del pez, Fuente del Caracol, Fuente Clarín, Fuente del Angelín) o el Arco de San Francisco.[1]

También debe hacerse mención al Estanque de los Patos y al Estanque de Covadonga.[1]

Pese a que el parque está ubicado en una zona con pendiente,cosa que provoca que muchos de sus paseos tengan inclinación, la accesibilidad para personas con movilidad reducida o en silla de ruedas es buena. De sus accesos, varios de ellos están enrasados a la acera exterior, además, la amplitud de los paseos hace fácil y cómoda la circulación, la cual se ve favorecida por la pavimentación de hormigón. El equipamiento para personas con discapacidades se vería complementado por la existencia en la calle Uría de una cabina con aseos públicos adaptada.[3]

Historia[editar]

La primera referencia sobre este antiguo bosque se remonta al siglo XIII según la escritura conservada en la Catedral de Oviedo por la que D. Fernan Alonso, canónigo de la Colegiata de San Pedro de Teverga, realiza la donación de una fuente y un prado a la Orden de Frailes Menores de Oviedo. La fundación de un monasterio franciscano en estos terrenos dio origen a un primer núcleo fundacional siendo el conocido Campo el propio huerto de dicho convento. Los frailes de San Francisco de Oviedo realizaron una serie de reformas en el siglo XIV como la canalización de aguas y el establecimiento de caminos de acceso.[1]

El Campo debió tener su origen en un conjunto de huertas que eran propiedad del Cabildo, de varios conventos y de algunos particulares. En 1534 los representantes de la ciudad y el Cabildo catedralicio acuerdan la conversión de todos los terrenos en un único espacio de uso público.[1]

Ya desde el siglo XV la documentación oficial de la ciudad recoge testimonios sobre el Campo de San Francisco como lugar muy frecuentado por las gentes y mejor salida del núcleo urbano. Contaba por entonces con unos límites más amplios extendiéndose sobre las actuales calle Uría, calle Pelayo, plaza de la Escandalera, calle Toreno y adentrándose en los terrenos de Llamaquique. La parcela que limita con la actual calle de Marqués de Santa Cruz no era pública y común pues se correspondía con la huerta del convento franciscano. Además, el conjunto experimentó grandes transformaciones a lo largo de los años, llevándose a cabo sucesivas urbanizaciones de la zona para hacer frente a nuevas necesidades lo cual llevó a la construcción de paseos, glorietas y caminos arbolados para el soslayo del público. La Avenida de Italia fue el primer paseo que se abrió,y durante siglos coincidió con el inicio de la carretera a Galicia, desde la actual Plaza de la Escandalera.[1]

Aunque este entorno llamaba al sosiego y la tranquilidad fue utilizado en numerosas ocasiones como sitio de instrucción militar como la realizada por tres mil hombres el 22 de enero de 1590 por el Tercio de 24 Banderas (arcabuceros, mosqueteros, piqueros...), según Tirso de Avilés.

Existió un víacrucis de estaciones de piedra que partía de la iglesia del monasterio hacia la capilla de la Magdalena del Campo vinculado a las celebraciones de la Semana Santa ovetense y restaurado en el siglo XVII.

Las transformaciones que se realizaron durante del siglo XVIII consistieron en la apertura del eje occidental del Campo, el que se llamaría, Paseo del Bombé, en que se construiría un edificio singular, el Salón Bombé.[1]

Durante el siglo XIX, se produje un gran auge urbanístico que marcó definitivamente el Campo con la apertura de las calles Uría y Marqués de Santa Cruz. Se da lugar a un nuevo paseo, el Paseo de los Álamos que es una avenida ajardinada paralela a la recién inaugurada calle Uría. El pavimento del paseo, formando un mosaico es obra de Antonio Suárez.[1]

Al producirse la urbanización que dio lugar a la calle Uría, fue necesario talar el famoso Carbayón de Oviedo,que había crecido en el Campo de San Francisco,y que se derribó en 1879, hecho que más tarde recordaría el Ayuntamiento de Oviedo con la colocación de una placa conmemorativa en el año 1949, en el suelo de la acera, a la altura del nº 4 de la calle Uría.[2]

La transformación final del Campo de San Francisco en una auténtico parque al más estilo inglés, la llevan a cabo dos alcaldes del siglo XIX, Ramón Secades y Longoria Carvajal, crando una gra superficie ajardinada, construyendo fuentes ornamentales (como La Fuentona o la Fuente de las Ranas, limitando el Paseo Bombé), obras unidas a las obras hidráulicas que se realizaron durante este siglo en la ciudad.[1]

Es en el siglo XIX, cuando se levanta el quiosco de la música (1899), obra de Juan Miguel de la Guardia, aunque también merecen destacarse otros monumentos que pueden contemplarse en su interior, como la portada románica del viejo templo de San Isidoro o los que forman parte del museo al aire libre de Oviedo, es decir, las esculturas urbanas que por el recinto se dispersan como son los monumentos dedicados a José Tartiere y a Clarín, obras de los escultores como Víctor Hevia y Manuel Álvarez Laviada.[1]

Ya en pleno siglo XX se construyó junto al quiosco de música, una edificación conocida como "La Granja", y que ha tenido diversas utilidades. Inicialmente fue un cabaret, luego una guardería tutelada por la parroquia de San Juan el Real. Actualmente alberga una biblioteca municipal, una escuela de hostelería, así como de salas multiusos.[2] Tras la desamortización de Mendizábal en 1816 los terrenos citados vinculados a huerto y jardín del convento franciscano pasan a manos del Municipio el cual lo cedió en foro perpetuo a la Universidad en el año 1846 para ser convertido en un jardín botánico y un lago.

Desde entonces ha sido el corazón de la vida social y el pulmón de la ciudad de Oviedo. Cuenta con una gran riqueza botánica con 127 especies diferentes de árboles y arbustos, representando a todos los continentes menos la Antártida y con más de once especies consideradas típicas del paisaje asturiano.

Durante la década de los años cincuenta y sesenta, cerca del estanque, vivieron en cautividad una pareja de ejemplares de osos de Teverga, conocidos con los nombres de Petra y Perico, que llegaron al parque el año 1950, siendo unos cachorros de menos de dos meses. En un primer momento se les encadenó a unas argollas que les permitían dar paseos de unos 25 metros, los cuales fueron popularmente bautizados como "el tranvía".[2]

En los últimos quince años (1992-2007) se han realizado una serie de reformas de adecuación que han mejorado este espacio público. La renovación del saneamiento, los juegos infantiles y el alumbrado con farolas de fundición, la pavimentación y peatonalización con hormigón impreso de sus vías, la recuperación de la Rosaleda y la renovación de los bordillos han sido algunas de las actuaciones realizadas.

Imagen de Pavo real.

Este espacio natural limpio y frondoso se ha convertido durante generaciones enteras en espacio de recreo y paseo. Es un entorno seguro en donde a través de sus sendas peatonales y entre sus árboles se guardan los testimonios miles de ovetenses y visitantes, con recuerdos ligados a la osa Petra, los barquillos y los helados, los pavos reales, la fuente del caracol, el estanque de los patos o el quiosco de la música del Bombé. El pavo real se ha convertido en un icono del Campo de San Francisco conviviendo con los ovetenses en una natural armonía.

Puntos de interés[editar]

  • Jardín Botánico: se correspondería con el prado al que se refieren los documentos de los siglos XIII y XIV que sirvió de huerta y jardín al convento franciscano. Estaba cerrado por una tapia cuyo límite norte se encontraba en la Avenida de Alemania. Tras las desamortización de Mendizábal en 1816 los terrenos citados vinculados al huerto y jardín del convento franciscano pasan a manos del Municipio el cual lo cedió en foro perpetuo a la Universidad en el año 1846 para ser convertido en un jardín botánico y un lago. En 1871 se derribó la tapia y fue incorporado al Campo de San Francisco.
  • Paseo del Bombé: situado en la parte alta del parque, cercano al paseo de los Curas, su nombre afrancesado podría estar relacionado con la estancia en Oviedo de las tropas napoleónicas al establecerse este como paseo en 1833 sólo veinte años después de la ocupación. En 1875 se inauguró la ¨ Fuentona ¨, y en los años siguientes las fuentes de las Ranas y el Caracol.
  • Fuente del Caracol: esta fuente, coronada por un simpático caracol de piedra, canaliza una llegada de agua fresca ligada en el recuerdo a las meriendas infantiles bajo la mirada atenta del quiosco de la Chucha y que hoy en día sigue calmando la sed de sus visitantes.
  • Paseo de los Curas: situado junto al Bombé, entre este y la calle Santa Susana, debe su nombre centenario a estar relacionado con ser el lugar preferido por los clérigos para sus paseos al estar ubicado en discreto lugar pero próximo al festivo Bombé del que se escuchaba su música y conciertos.
  • Estatua de San Francisco: es una réplica de la famosa imagen de San Francisco de Asís de Pedro de Mena. En el frente de su pedestal se lee la siguiente inscripción: "A la memoria de – San Francisco de Asís – que peregrinó en ésta camino de Santiago – inspiró a su compañero el Beato Fray Pedro Compadre – la fundación del desaparecido convento de – menores, cuya huerta fue llamada siempre – Campo de San Francisco – y es el único vestigio de esta antigua – fundación de la noble ciudad de – Oviedo – IV-X-MCMXLIX".
  • El Escorialín': cercano a este lugar se encontraba un crucero de piedra derribado en 1841 con la siguiente inscripción: ¨ A honra y gloria de Dios hicieron esta obra los hermanos de la Orden de nuestro Padre San Francisco. Año 1677 ¨. En este lugar, frente a la Junta General del Principado se encuentra actualmente el Escorialín, apodo otorgado por los ovetenses al establecer un paralelismo con el largo tiempo empleado en la construcción del monumental Escorial madrileño. Actualmente es sede de una Oficina Municipal de Turismo del Ayuntamiento de Oviedo.
Imagen del Estanque de los Patos.
  • Estanque de los Patos: hogar mágico de patos y cisnes, es lugar de visita obligada para el disfrute de los niños. Es un estanque que permite la protección de estos animales junto a la posibilidad de su observación respetando su cuidado entorno.
  • Paseo de la Rosaleda: antiguo espacio dedicado a la instalación de circos y barracas hacia 1928 empezó la plantación de la Rosaleda. Tras cuarenta años de existencia desapareció con la última remodelación del Estanque de los Patos. Desde el año 1996 este entorno señalado para el retrato de generaciones enteras con su vegetación de fondo ha sido recuperado para el disfrute de ovetenses y visitantes.
Imagen del Quiosco de la Música.
  • Quiosco de la Música: los jardines contaron con la incorporación del Quiosco de la Música promovido por el Ayuntamiento que consta de un templete que sirve a la población como servicio municipal con el objetivo de entretener y donde actúa la banda municipal. Es una iniciativa con origen en el siglo XIX donde resulta lógico que su autor fuera el arquitecto municipal. Realizado en 1888 por Juan Miguel de la Guardia cumple con los cánones de un zócalo elevado sobre el que nacen unas columnas que soportan la cubierta a la que se añade un elemento que hace referencia a su uso musical, una lira.

Esculturas[editar]

El Campo de San Francisco acoge entre su frondosa vegetación una serie de estatuas dedicadas a personajes estrechamente vinculados a los ovetenses. Las estatuas fueron realizadas por varios autores a lo largo de las décadas y se fueron situando en lugares representativos del campo para poder ser contempladas por ovetenses y visitantes en una atmósfera artística y natural.

  • Amor y Dolor: Situadas en el Paseo de los Álamos son obra del escultor ovetense Víctor Hevia siendo inauguradas en 1925 como donación del marqués de la Rodriga, por entonces concejal de Parques y Jardines, al Ayuntamiento.[5] [6] [7]
  • Monumento a Leopoldo Alas "Clarín": inaugurado en 1931 este conjunto todo en piedra es obra de Manuel Álvarez Laviada quien diseñó una plazuela con una fuente rodeando la pieza principal, en cuya parte posterior se representa una figura femenina semidesnuda, mientras en el frente se sitúa el busto del escritor Leopoldo Alas ¨Clarín¨, obra de Víctor Hevia. Tras los daños sufridos en la Guerra Civil fue reconstruido sustituyendo la figura esculpida de Manuel Álvarez Laviada por una inscripción.[5] [6] [7]
Detalle del Campo de San Francisco.
  • Monumento a José Tartiere: un grupo de amigos del empresario José Tartiere Lenegre que impulsó la industrialización asturiana fomentó, tras su muerte, la realización de un monumento en su recuerdo. Inaugurado en 1933, obra de Víctor Hevia Granda, consta de una escultura en bronce del homenajeado en un conjunto de escalinata en cuya parte posterior hay un conjunto con perfiles de trabajadores. Se completa la obra con cuadro figuras en piedra de obreros que coronan, dos a dos, el monumento en sus esquinas, obra de Manuel Álvarez Laviada. Está ubicado en el Paseo de los Álamos.[5] [6] [7]
  • Alfonso Iglesias: la ciudad erigió en anónima y popular cuestación esta obra inaugurada entre lágrimas y rodeado de decenas de niños por el propio homenajeado en 1986. La obra de Félix Alonso Arena representa al dibujante creador de Pinón, Telva y Pinín.[5] [6] [7]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • El libro de Oviedo. CANELLA Y SECADES, Fermín. Oviedo: Ayuntamiento, 1887.
  • Nombres y Cosas de las Calles de Oviedo 1992. TOLIVAR FAES, José. Oviedo: Ayuntamiento, 1992.
  • COLEGIO OFICIAL DE ARQUITECTOS DE ASTURIAS. Guía de Arquitectura y Urbanismo de la Ciudad de Oviedo. Oviedo: COAA, 1998.
  • Oviedo 1753: Según las Respuestas Generales del Catastro de Ensenada. Madrid: Ediciones Tabapress, 1990.
  • La formación de la ciudad burguesa 1850-1950¨ TOMÉ, Sergio. Oviedo.. Oviedo: Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias, 1988
  • "Oviedo", 1993, Agenda editada por el Ayuntamiento de Oviedo.
  • "Oviedo y los ovetenses",Evaristo Arce, Ayalga Ediciones, Gijón, 1977.

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 43°21′42.18″N 5°51′00.67″O / 43.3617167, -5.8501861